1998: “Vengan y Vean!” 5° Encuentro de Jóvenes y Redentoristas Eropeos

3304
16206

Motivados por el slogan ” ¡ Vengan y vean!” y tras una intensa pre­paración en sus comunidades de origen, 395 jóvenes y redentoristas se reunieron durante los días 3 al 7 de agosto de 1998 en Essen, Bél­gica, en el que fue su quinto en­cuentro europeo. A pesar de la gran dificuldad del idioma, el encuentro contó con una amplia par­ticipación y se desarrolló en medio de un gran entendimiento. La fe y el amor fueron el idioma común. Hubo sesiones plenarias y también trabajos por grupos linguísticos. Se tuvo igualmente una reunión de redentoristas que trabajan con jó­venes.A Essen 98 dedicamos este nuestro número de Communicatio­nes.

La Redacción.

come-and-see-2

El primer encuentro de este tipo tuvo lugar en 1987 en Pagani, Italia; el se­gundo, en El Espino, España, en 1988; el tercero, en 1991, en Eggenburg, Austria; el cuarto, en Durham, Inglaterra, en 1994; y el quinto, ahora, en Essen, Bélgica. A dichos encuentros fueron invitados jóvenes que en cierto modo están comprometidos con la vida comunitaria redentoris­ta y con nuestras atividades  apostólicas. Han participado en ellos un buen número de redentoristas dedicados a la pastoral juvenil. La preparación de este encuentro comenzó hace dos años bajo la responsabilidad de una comisión internacional. Su coordinador general fue el P. Harry Mattheessens (de la. Provincia de Bélgica Norte). Todos los que participaron en el congreso, contando con el impor­tante apoyo del superior provincial, P. Walter Cor­neillie, fueron muy bien acogidos por la Provincia de Bélgica Norte. Dicha Provincia tiene en Essen (dista en coche una hora y media de Bruselas) un colegio muy bien situado que atualmente cuenta con 586 alumnos. El período de vacaciones escola­res que se tiene en Europa en esta época hizo posible que dicha celebración tuviera lugar en el mencionado colegio, aunque fue también fruto de la colaboración de todos. Los jóvenes de Dinamar­ca no pudieron asistir debido a que, precisamente en esos días, comenzaba en su país el período escolar. Essen es una pequeña ciudad de aproxi­madamente 16.000 habitantes. Un poco alejado del casco urbano, entre bosques, se encuentra el colegio redentorista que reunía las condiciones adecuadas para la acogida de todos, aunque hubo que montar fuera tres grandes tiendas y algunas otras más pequeñas en sus alrededores.Se reunie­ron en EsGesen jóvenes y redentoristas provenientes de las siguintes unidades redentoristas: De Bélgica Norte: 96 (se incluye aquí el entero equipo de servicios); Bélgica Sur: 5; Bratislava: 9; Colonia: 47; Copenhague: 1 (no fue posible contar con una mayor participación de Dinamarca debido a que en esa misma semana comenzaba en dicho país el período escolar, como antes se dijo); Dublin: 44; Estrasburgo: 13; Lisboa: 9; Londres: 15; Lviv: 20; Lyon-París: 11; Madrid: 48; Munich: 27; Nápoles: 4; Roma: 16; Suiza: 6; Viena: 18.

Se contó también con la participación de: un redentorista del Congo, dos de la República Domi­nicana y tres de la Curia Generalicia de Roma (P. . Joseph W. Tobin, Superior General, P. Serafino Fiore, Consultor General responsable de la pasto­ral juvenil vocacional, y el P. Geraldo Rodrigues, ‘ responsable del sector de Comunicaciones).

Para muchos, como fue el caso de los partici­pantes de Bratislava (Eslovaquia) y de Lviv (Ucrania), era ésta la primera vez que tomaban parte en un encuentro de este tipo; otros, en cam­bio, habían estado ya presentes en los encuentros que anteriormente se tuvieron.

El desafío europeo

En la misa de clausura que tuvo lugar en la catedral de Antuérpia, el Superior General Reden­torista, P. Joseph W. Tobin, enfatizó en su homi­lía: “En cierto, sentido, es más fácil predicar el Evangelio en Africa que en Europa; porque para muchos de nosotros y de nuestros contemporáneos el Evangelio ya no es “bueno” y ni tampoco es ya ‘una “noticia”. Muchos consideran que oyeron ya todo lo que tenían que oír sobre Jesucristo y que, poco o nada significa ya su mensaje para nuestros días. En muchas ciudades de este continente euro­peo las iglesias están casi vacías y permanecen como silenciosos testemonios de una civilización que pasó ya a la historia. Manifestar públicamente la propia fe supone muchas veces tener que en­frentarse también a la indiferencia, caer en el ridículo e, incluso, encontrarse con la hostilidad”.

El tema del congreso pretendió seguir la misma pauta que la marcada este año por el Papa en París en la jornada internacional de la juventud. Se basaba en la historia de los dos jóvenes discípulos de Juan el Batista que buscaban algo o a alguien. Cierto día le vieron señalar a un extraño y excla­mar: “¡Eh ahí el Cordero de Dios!” (Jo 1,36). Al oír estas palabras, los dos discípulos de Juan si­guieron a Jesús. Cuando Jesús se volvió y vió que lo seguían, les preguntó: “¿Qué buscáis?”

“Jesús comienza la conversación con una pre­gunta. No les dice lo que deben creer o cómo deben comportarse. Simplemente les pregunta qué buscan, o qué quieren”, subrayó el P. Tobin.

La pregunta que Jesús nos hace es la misma que también nosotros debemos hacer a aquellos que tratan de dar un sentido a sus vidas: “¿Qué es lo que buscáis?”

Los dos jóvenes preguntaron: “Rabi (que quiere decir: Maestro), dónde moras?” Tal vez no sabían qué decir; o se vieron en un aprieto, o bien se dieron cuenta de que estaban siguiendo a un personaje extraño. Confusos o perplejos, deseaban conocer algo más sobre él.

‘Venid y ved”, fue lo que les respondió Jesús.

Él invita a los dos que se interesan por él a acompañarle y a ver. “Ver” será también un sinó­nimo fundamental de “creer”.

Print Friendly, PDF & Email

3304 COMMENTS


    Fatal error: Allowed memory size of 134217728 bytes exhausted (tried to allocate 3977216 bytes) in /web/htdocs/www.cssr.news/home/wp-includes/comment-template.php on line 2102