Jóvenes redentoristas de la Provincia de América Central

3326
12823

TESTIMONIO JOVEN, DE UNA MISIÓN JOVEN

María Isabel Paramo, de la Parroquia Santísima Trinidad, en Managua, Nicaragua

nos cuenta brevemente su experiencia en la misión de la PJVR

TROJES, EL PARAÍSO, HONDURAS

“Si te has decidido a servir al Señor, prepárate para la prueba”. (Sirácides 2,1).Una cita bíblica que siempre recuerdo, porque cuando fui invitada para ir a la misión, se me presentaron muchos obstáculos. Al iniciar la preparación se escuchaban muchos comentarios negativos del lugar y eso da un poco de miedo, pero para Dios nada es imposible y sus designios son maravillosos. A pocas horas de partir hacia Trojes, mi compañero de misión decide no ir por los terremotos que la cuidad de Managua sufrió el día antes de partir y que siguió teniendo durante esos días. No voy a mentirles, también me entraron deseos de renunciar al viaje, pero Algo o Alguien me impulsó a salir de casa. No sé por qué, pero sentía pena de ser la única nicaragüense delegada entre tantos jóvenes adultos de los otros países de la Provincia.

acentral2

Dios no se equivoca y me concedió la bendición de compartir con tantos hermanos, personas humildes de corazón puro, que entregaron lo poco que tenían con tanto amor que era imposible rechazarles. Cada día de la semana se nos concedía un regalo especial: abrazos tan llenos de cariño de esas ancianitas que me animaban a seguir y no rendirme, jóvenes con ese espíritu de entrega al Señor, niños que con su inocencia y corazón puro llenaban las celebraciones y convivencias de alegría, verlos participar en el Misterio Pascual, sobre todo en el lavatorio de los pies me contagió de su entusiasmo…

Las increíbles y largas caminatas bajo ese sol que nos provocaba quedarnos en casa, contrastaba con la satisfacción del corazón cuando al llegar a cada hogar sentíamos la alegría y la acogida de la gente. Valía la pena todo el camino recorrido. Para mí, los dos momentos más difíciles fueron, el primer día que llegamos a la aldea, porque no sabíamos que iba a pasar en los días próximos; y el último día, cuando llegó el momento de la triste despedida. Nos queda esa gran satisfacción de ver rostros que a pesar de la distancia y el tiempo nos quedarán grabados en el corazón.

acentral3

En lo personal, nunca olvidaré esta maravillosa experiencia, la convivencia con mis compañeros (as) misioneros (as), hizo que me convenciera de que Dios me puso en el lugar indicado sin importar todo lo que pasara. Mi primera vez en misión fue increíble, inolvidable y llena de muchas enseñanzas, conocer personas de otros países, que tienen la convicción y el deseo de predicar la Palabra del Señor en todos los rincones de la tierra. Todavía no dejo de dar gracias a Dios por esta oportunidad, espero haber servido de instrumento para El. También quiero agradecerle a nuestros sacerdotes redentoristas, que me animaron a vivir esta aventura, a muchas personas que estuvieron dispuestos y me apoyaron en la formación. Solo espero y deseo poder experimentar nuevamente otra misión.

Que me hayan tomado en cuenta para realizar esta bella labor significa mucho y volver a formar parte de ella en el futuro me llena de esperanza.

¡AMO LA MISIÓN!

   LE DOY GRACIAS A DIOS,

PORQUE SOY REDENTORISTA

 

Print Friendly, PDF & Email

3326 COMMENTS


    Fatal error: Allowed memory size of 134217728 bytes exhausted (tried to allocate 3915776 bytes) in /web/htdocs/www.cssr.news/home/wp-includes/comment-template.php on line 2102