Comisión para la Solidaridad Económica: Reflexiones para la Comunidad

3246
10370

Foto

De pie (de izquierda a derecha): Ben Ma (Coordinador de Asia), Joachim Parron (Brasil), Mark Miller (Canadá), Brendan Kelly (Oficina de la Secretaría General); sentados (de izquierda a derecha): Michael Kelleher (Irlanda), Martin Gay (Oficina del Ecónomo General).

La Comisión para la Solidaridad Económica, creada por el anterior Capítulo General, se reunió en Toronto, Canadá, durante la primera semana del presente mes de septiembre. Desde 2010, la Comisión ha venido reuniéndose, al menos, una vez al año a fin de examinar los desafíos que se le presentan a la Solidaridad Económica en toda la Congregación. Como la mayoría de ustedes sabe, se envió a todas las comunidades un documento que sirviera para la reflexión comunitaria sobre la solidaridad económica juntamente con una carta del Superior General con seis puntos orientados a que se profundizara en la comprensión de algunos de los significados fundamentales de la solidaridad en la Congregación y a fin de que sirviera también de continua reflexión sobre el compromiso local de todas las comunidades con la unidad de mente, de corazón y de recursos materiales.

Las respuestas recibidas por la Comisión suponen menos del 10% de las comunidades de todo el mundo, si bien están representadas en ellas 16 Unidades de las 75 existentes. Somos conscientes de que un cierto número de comunidades debatió los temas pero no envió ningún informe. El documento fue traducido a 7 idiomas para que pudiera utilizarse en toda la Congregación; todas las respuestas recibidas estaban escritas en portugués o inglés, y sólo una en español.

No obstante, la respuesta general fue muy favorable a hacer frente a los desafíos que representa la solidaridad económica dentro de la Congregación. Numerosos cohermanos comentaron hasta qué punto las reflexiones llevadas a cabo les habían ayudado (como individuos y en cuanto comunidad) a profundizar en su sentido del voto de pobreza en cuanto interdependencia, en su aspecto de necesidad para la misión y como forma de ser testigos del Evangelio. Del mismo modo, hubo también algunos comentarios sobre la importancia de una recta administración de los activos de la Congregación – nuevamente por el bien de la misión. Otras muchas ideas se incluyeron igualmente en los informes.

Nos llamaron la atención tres respuestas muy concretas. Un cohermano dijo que las reflexiones le hicieron caer en la cuenta de que sus ingresos pertenecían a la comunidad. Un segundo cohermano sugirió que todo cohermano se esforzara por ahorrar del dinero que recibe para su uso personal 100 $ al año para contribuir con ellos al Fondo para África y Madagascar. Una comunidad prometió vender uno de los coches de la comunidad y donar el dinero al Fondo de Solidaridad.

Varias comunidades de Formación comentaron que les gustaría conservar este documento, que se ha orientado a la reflexión comunitaria, a fin de que pudiera formar parte del proceso formativo con la idea de fomentar el sentido de corresponsabilidad, interdependencia y de saber compartir que debe caracterizar la vida de la comunidad redentorista. Una vez más se hicieron algunos comentarios sobre la presencia y fuerza del individualismo (frecuentemente de forma inconsciente) en nuestra vida de Redentoristas. Los puntos de reflexión para la comunidad ayudaron nuevamente a llamar a los cohermanos a responder al desafío y al ideal de nuestra Regla en lo tocante a la vida en común, tanto en nuestras propias comunidades como en toda la Congregación en el mundo entero.

Una de las críticas que se hicieron sugería que el documento parecía apuntar a un micro control desde arriba – pero esperamos que no diéramos tal impresión. La solidaridad económica, entendida correctamente, es exactamente lo contrario al control – se trata de la responsabilidad compartida y de presentar unas cuentas para el bien de la misión. Además, nos alentó ver a tantas comunidades que dan ejemplo de esto a partir de sus propias vidas.

La Comisión quiere dar las gracias a los cohermanos y comunidades que dedicaron su tiempo a estudiar los puntos de reflexión enviados y que respondieron a nuestra petición de información. Para aquellos de ustedes que no tuvieron la oportunidad de hacerlo o que piensan aún tomarse un día de retiro o tener alguna reunión de comunidad para reflexionar sobre el actual desafío de la solidaridad económica en nuestras comunidades y en todo el mundo redentorista, les animamos a que no lo echen en saco roto. La Comisión ya no necesita ningún informe más. Pero los cohermanos que se beneficiaron de sus reflexiones recomiendan encarecidamente que las comunidades tengan discusiones periódicas sobre estas ideas.

(Traducción: P. Porfirio Tejera CSSR)

Print Friendly, PDF & Email

3246 COMMENTS


    Fatal error: Allowed memory size of 134217728 bytes exhausted (tried to allocate 3809280 bytes) in /web/htdocs/www.cssr.news/home/wp-includes/comment-template.php on line 2102