El desafio del estudio en la vida del joven

3279
11211

“La libertad, para que sea real, tiene que estar basada en la buena información.  Una persona mal informada, ilusa, o engañada, realmente no es libre.  La verdad es la que nos hace libres.”

Sin duda, los jóvenes tienen ante sí muchos retos.  Estos retos los ayudan a definir cómo será su vida, que clase de vida escoger, y cómo escoger el estilo de vida a seguir.  Es responsabilidad de todos lograr construirse como persona.  Definir cuáles serán los valores que definan la vida, decidir con quién y para que vivir y trabajar.  En ese esfuerzo hermoso de construirnos como personas, el joven tiene múltiples alternativas.  Pero tiene que optar por una como opción fundamental.  Una manera importante de hacer una opción fundamental es el estudio.

Sí, el estudio es un desafío importante para los jóvenes que se avientan a la atrayente tarea de construir su futuro.  Especialmente para los jóvenes de escasos recursos económicos, el estudio representa la manera más poderosa para superarse y llegar a ser gente de bien en la vida.  Con el estudio, llegamos a expandir nuestros horizontes, conocemos ideas y alternativas que antes no conocíamos.  De hecho, el estudio nos pone en comunicación con otros mundos, con otras maneras de ver y vivir, con los logros y desafíos de tanta gente que triunfa en la vida.

Naturalmente, el estudio no es la única herramienta para mejorar nuestro futuro ni la única que nos permite superarnos y crecer.  Pero el estudio, cuando es asumido con responsabilidad, ayuda a las personas a estudiar una profesión, un oficio, una actividad que será remunerativa y que también le puede dar sentido a la vida.  La vida de un cristiano, llamado a la excelencia de la santidad, está íntimamente ligada también al estudio.  Mientras más estudiamos y más nos comprometemos con una profesión, no solamente mejoramos nuestras prospectivas actividades en la vida, sino que adquirimos una formación humana y espiritual que también nos configura como personas.  El conocimiento no es solamente un cúmulo de información que almacenamos en el cerebro, sino también una sabiduría que nos ayuda a discernir lo que es realmente importante en la vida.

Conozco muchas personas que, aunque provienen de un trasfondo económico humilde, han sabido dedicarse con esmero al estudio, y mediante su educación, han logrado romper el círculo infernal de la pobreza económica, que quiere atraer a todos hacia su centro.  No quiere decir que ser económicamente pobre signifique una maldición.  Son tantas las razones que llevan a las personas a empobrecerse y vivir en dicha pobreza económica, que es imposible resumirlas aquí.  Pero la gente que se compromete con el estudio, frecuentemente rebasa los confines de la pobreza, y es capaz de ser persona productiva y útil para la convivencia.

Alguno objetará que el estudio no lo es todo, y tiene razón.  Aparte del estudio, el joven debe comprometerse con las causas sociales, promoviendo la justicia, el derecho, la búsqueda de la verdad y la equidad.  Debe tener una vida espiritual rica, iluminada por la Palabra de Dios y por la razón informada.  El joven debe compartir sus talentos, aprender de las experiencias de los demás, y aprender también de sus propios errores.  Pero, definitivamente, el compromiso con el estudio, como entrenamiento que nos habilita para contribuir a la vida propia y la de los demás, lo ayuda a escoger el tipo de persona que quiere ser.

Somos las personas que queremos ser cuando nuestras decisiones matizan nuestra vida.  Cada decisión que yo tomo tiene unas consecuencias.  Con cada decisión yo escojo cómo quiero ser. Mis valores afloran con cada cosa que decido, sea buena o mala.  Y esto presupone la libertad.  Para poder decidir libremente, no basta tener el poder de decidir.  Soy libre, no porque hago lo que me da la gana, sino porque escojo lo mejor.  Uno es libre cuando, ante una multiplicidad de alternativas escojo, no necesariamente la más atractiva o conveniente, sino la que más me hace persona.  Ser persona madura, llena de amor, comprometida, supone la libertad.

La libertad, para que sea real, tiene que estar basada en la buena información.  Una persona mal informada, ilusa, o engañada, realmente no es libre.  La verdad es la que nos hace libres.  Pero para que la libertad sea auténtica, tiene que estar cimentada en la buena información.  Por eso, el estudio, cuando es asumido responsablemente, es una de las mejores maneras de hacernos crecer en libertad.

Como joven, debo recordar que yo soy parte de un proyecto de Dios.  Él me llama a la santidad, me llama a vivir en íntima unión con Él.  Dios trabaja su proyecto contando con mi libertad, y no tiene prisa.  Dios se toma su tiempo para completar su proyecto y espera que nosotros cooperemos con él en la ejecución de su plan.  Uno de los medios que más nos capacita para cooperar con el proyecto de Dios es el estudio.  Mediante el estudio, cuando es asumido responsablemente y para servir a los demás, yo afirmo el proyecto de Dios para mí.

El estudio, ciertamente, solo me ayuda a convertirme en mejor persona, cuando lo que estudio no es un mero capricho, sino que va vinculado a mis valores, a las cosas que yo considero importantes en mi vida, a mis ideales más sublimes y nobles.  Estudiar meramente para acumular conocimiento, no le sirve a nadie.  Pero cuando yo asumo el estudio como decisión personal para autosuperarme y así lograr servir a los demás, entonces es un valor de mucho peso en la configuración de mi personalidad.

En fin, el estudio puede ser, con las condiciones antes expuestas, una manera segura y valiosa para crecer como personas.  Cuando los jóvenes asumen responsablemente el estudio, no solo logran cumplir sus sueños académicos, sino que también cumplen parcialmente con el plan de Dios para sus vidas.

jorge

Jorge R. Colón León, C.Ss.R.

Misionero Redentorista – San Juan, Puerto Rico

Print Friendly, PDF & Email

3279 COMMENTS


    Fatal error: Allowed memory size of 134217728 bytes exhausted (tried to allocate 3911680 bytes) in /web/htdocs/www.cssr.news/home/wp-includes/comment-template.php on line 2102