La Experiencia de Baclaran: Un día con Nuestra Madre María

0
572

En Manila, los miércoles son popularmente llamados “Día de Baclaran” debido a que las carreteras están congestionadas por los peregrinos que van al santuario. Miles de devotos invaden el Santuario Nacional de Baclaran cada miércoles para asistir a la Misa y rezar la Novena a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro. Hay 5 misas y 13 Novenas cada miércoles.

El tercer día del Congreso Internacional se dedicó a tener la experiencia de Baclaran con todos los participantes. Toda la asamblea se dividió en tres grupos y cada uno de ellos fue guiado a través de una oración y peregrinación hacia dentro de las instalaciones del santuario. Después de la peregrinación guiada, cada uno tuvo la oportunidad de pasar tiempo en oración y también para ver el gran flujo de personas y su devoción a Nuestra Señora.

La tarde fue dedicada al Festival de Cine relativo a la Virgen del Perpetuo Socorro. “Icono de Amor”, el documental preparado por la Oficina de Comunicaciones de Roma, fue la primera película que se proyectó por la tarde. Se celebró un concurso de cortometrajes organizado por el Comité de Celebración del Jubileo de Filipinas y las películas que llegaron a la ronda final fueron proyectadas por la tarde, seguidas por dos largometrajes, uno de la Provincia de Cebú y el otro de la Provincia de Vietnam. La celebración de la Eucaristía estaba programada a las 4.45 p.m., y fue presidida por el Cardenal Orlando Quevedo, OMI. El cardenal habló de su apego personal al Icono y subrayó que el Icono de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro representa el rostro compasivo de María, que como una madre amorosa, espera acoger a todos con afecto y abrazarlos.

A las 8.00 pm se realizó una solemne procesión con la copia del Icono del Perpetuo Socorro, que fue bendecido por el Papa Francisco en Roma. Junto con miles de devotos, todos los participantes del Congreso participaron en la procesión con velas encendidas y recitando el rosario. Los calles principales estaban cerradas y con mucha seguridad policial, mientras que la procesión caminaba lentamente, los niños en las calles laterales acompañaban gritando “Mamá Maria”, expresando su amor y afecto hacia nuestra Santa Madre. Fue realmente una experiencia conmovedora para la mayoría de nosotros y al final del día se experimentó una especie de paz que llegaba hasta lo profundo de nuestros corazones.

Print Friendly, PDF & Email