Una misión que necesita muchas manos

0
210

El Congreso Internacional sobre Nuestra Madre del Perpetuo Socorro fue una ocasión para que yo aprendiera más sobre el Santuario Nacional de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro de Baclarán, en Manila, Filipinas. Deseaba comprender cómo esta iglesia, que atrae a cientos de miles de personas cada año, que vienen a rendir homenaje a la Madre María, sirve como una plataforma para el cambio social. Así, mientras conversaba con un compañero redentorista, me habló del gran trabajo que realizan las Oblatas del Santissimo Redentor entre las mujeres involucradas en la prostitución. El padre me organizó una reunión con ellas, en la que conocí a las Hermanas Nancy, Susy y Gau. Hablamos extensamente de la triste realidad de la prostitución, las drogas, el abuso infantil y la violencia contra las mujeres que las hermanas encuentran en su vida cotidiana como parte de su misión.

OSR (Oblatas del santissimo redentor) Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor.

Las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor son una congregación religiosa católica fundada en Ciempozuelos, Madrid, España el 1 de junio de 1864 por el obispo José María Benito Serra, OSB y Antonia de Oviedo Schonthal, OSR para la evangelización y el desarrollo humano integral de los marginados y Mujeres explotadas.

A mediados del siglo XIX, España estaba en extrema agitación política con profundos cambios sociales. La economía sufrió mucho con la pobreza que afectó a los menos afortunados de las clases sociales. La situación económica del país obligó a algunas personas a emigrar a las grandes ciudades. En aquella época, no era raro que las niñas que estaban solas y sin trabajo se dedicaran a la prostitución para ganarse la vida.

Hoy, la congregación se ha ramificado y está presente en 15 países cumpliendo su misión de liberar a las mujeres en situaciones de prostitución y violencia. Actualmente tienen cuatro comunidades en Filipinas (Tagaytay, Pasay, Paranaque y Cebú).

La realidad de Baclaran …

A través de los años, cuando el Santuario de Baclaran se hizo muy popular y cuando los peregrinos acudieron en gran número, los Redentoristas mantenían la iglesia abierta las 24 horas del día. Así se dieron cuenta de que muchas mujeres que se dedican a la prostitución también estaban visitando el santuario durante las primeras horas del día, especialmente los miércoles. Ellos estudiaron la situación e invitaron a las hermanas OSR a venir a la iglesia y considerar la posibilidad de ayudar a estas mujeres. Las hermanas llegaron en mayo de 2014 y estudiaron la situación ampliamente. Decidieron aceptar la invitación de los Redentoristas y comenzaron su ministerio en el Santuario de Baclaran en diciembre de 2014. Marivic Listana, la trabajadora social del Santuario, presentó a las hermanas a algunas de las mujeres y así las hermanas asumieron la misión con entusiasmo.

Durante los dos primeros meses, las hermanas simplemente observaron y aprendieron la profunda realidad de la situación. Entonces escucharon al Señor diciéndoles que era hora de actuar! Un día un grupo de mujeres que trabajaban en un bar en la ciudad de Makati llegó al Santuario. Las hermanas se reunieron con ellas durante su visita y ambos grupos se encontraron bien en el encuentro. Este fue el comienzo! Poco a poco, las hermanas comenzaron a conocerlas. Comenzaron a hablar con ellas y, sobre todo, a escucharlas.

Los martes y los sábados, las hermanas llegan al Santuario. Pasan la noche allí levantándose al día siguiente tan temprano como a las 2 de la madrugada. Salen a esa hora temprana en busca de estas mujeres para extender una mano amiga y un corazón abierto.

El grupo oscila entre las edades de 18 a 43 años. Ellas vienen a encender unas velas ante la imagen de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro y orar en la iglesia. Algunas de ellas pasan tiempo alrededor de la estatua de Santa Teresita de Lisieux que se encuentra en los jardines de la Iglesia. Muchos hablan el dialecto Bisaya / Cebuano. Inicialmente, se muestran reticentes en el abrirse. Pero eventualmente, hablan de sus vidas, la situación en el bar, su familia, etc. Las hermanas les dan aperitivos, bebidas y con su permiso registran sus nombres para los archivos.

En la mayoría de los casos, la pobreza y la falta de educación les impiden conseguir un empleo y por eso casi se ven obligadas a terminar en la prostitución. La prostitución infantil también está desenfrenada en Manila y Cebú. A veces viven con alguien y su “compañero” los obliga a ganar dinero “alquilandose” y por eso recurren a la prostitución. Muchas de las mujeres vienen de las islas Bisayas, Dvavo, o Mindanao. Sus “clientes” que vienen al bar son en su mayoría extranjeros. En muchos de los bares se paga a las mujeres 150 pesos (alrededor de $ 3 ), pero si un cliente las elige pueden ganar hasta 3.000 pesos dependiendo siempre de la situación y las reglas del bar.

Algunas de las mujeres están en el alcoholismo y drogas. Dicen que a veces lo necesitan para soportar las noches. Lo hacen para superar la profunda vergüenza y la culpa que sienten, ya que la mayoría de ellas nacen y se educan en un ambiente católico. Una mujer contó que bebía hasta cinco botellas de vino para soportar las noches. Cuando la policía realiza una incursión entre ellas, deben evitar ser capturadas a toda costa. Si la policía las arresta, come sucede en ocasiones, las violan dentro de la cárcel.

También enfrentan el peligro de sus “clientes”. A menudo son tratadas muy cruelmente por sus clientes y los gerentes de la barra no intervienen para ayudarlas o defenderlas. Algunos de los bares están dirigidos por extranjeros. Se casan con una mujer filipina y por lo general es la esposa quien administra las barras. No tienen la seguridad social ni servicios médicos adecuados para estas mujeres. Recientemente una mujer afectada por la tuberculosis llegó donde las hermanas y los Redentoristas la ayudaron a obtener el tratamiento necesario para curar su enfermedad.

Sobre todo lo que necesitan y son deseosas es alguien con quien hablar. También desean desesperadamente confesarse. Cuando se abren a las hermanas o trabajadores sociales, sólo lloran de impotencia.
La Misión Social en el Santuario

Las hermanas OSR y los trabajadores sociales animan a las mujeres a participar en un programa de “seguimiento” que los reúne todos los miércoles. Ellas son ayudadas a tomar conciencia de la realidad de su situación de vida y son motivadas para buscar una nueva y más completa experiencia de la vida.
En el Santuario se les ofrece varios tipos de programas de capacitación para ayudarlas a obtener las habilidades necesarias para dejar sus vidas de esclavitud en la prostitución. Las principales preparaciones que se imparte son en las áreas de limpieza, artes culinarias, cuidado de belleza y la industria de servicios de alimentos y bebidas. Este programa de aprendizaje y entrenamiento también se conoce como ALS (Alternate Running System).
Algunas reciben becas para ir a la universidad, e incluso en algunos casos, sus hijos también reciben becas para asistir a la escuela. Cada mes hay una reunión para estas mujeres que está especialmente dirigido a dar formación en los valores, enriquecimiento espiritual, habilidades para la vida y lecciones sobre salud reproductiva.
En los últimos dos años, fueron capaces de salvar al menos a 10 mujeres de la prostitución y les ayudó a encontrar un medio de vida en otros trabajos.

Sor Gau, es también una trabajadora social reconocida y dedica buena parte de su tiempo a brindar asesoramiento a las mujeres. Azeneth Cuentas, una trabajadora social laica, está de servicio en el Santuario, 5 días por semana, de 9 am a 5 pm. Los limitados recursos financieros disponibles para esta pastoral se gastan principalmente en las visitas domiciliarias, el transporte, la alimentación, las actividades mensuales, la recreación, las visitas a los bares donde trabajan las mujeres y también para la asistencia médico y legal.

Las hermanas les ayudan a inscribirse en el sistema de seguridad social. Según sor Nancy, aunque la mayoría de las mujeres no quieren continuar con este estilo de vida, hay quienes encuentran este tipo de vida un camino fácil para conseguir dinero fácil.
Las hermanas también acompañan a homosexuales de los cuales algunos se dedican a la prostitución, mientras que otros sólo participan en las actividades del bar, como conciertos, bailes y otros entretenimientos.

Francis Toby Regala, trabajador social que trabaja para el centro de Intervención de Crisis, patrocinado por los Redentoristas, también es parte de esta misión que ayuda a este grupo de mujeres en la prostitución. Básicamente, él ayuda en el área de intervención de crisis. Pueden ser individuos, familias o grupos que están en serio peligro y vienen al Santuario para orar. “Después de verlos y conocer más sobre su situación, están invitados a los diversos programas de misión social para que puedan ser ayudados a responder adecuadamente a su crisis”, dice Toby.

Cuando se encuentra con mujeres que trabajan en la prostitución, las refiere al centro de mujeres del Santuario. Francis Toby trabaja cinco días a la semana en las instalaciones del santuario. También encuentra a grupos LGBT, mendicantes y ancianos mendigos.

Francis Toby Regala, trabajador social del centro de Intervención de Crisis

Una experiencia personal

Después de visitar y hablar con las hermanas, me invitaron a acompañarlas para conocer a las mujeres y hablar con ellas para poder entender mejor su lucha. Me levanté a las 2.30 de la madrugada y me senté junto a las hermanas donde tienen un lugar habitual para encontrar a estas mujeres. Conocí a un grupo de 20 mujeres jóvenes encantadoras que vinieron a orar delante del Icono de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro antes de regresar a casa. Ellas dudaban en conversar conmigo, solo después dijeron que tenían el privilegio de conocer a un sacerdote que se preocupa por ellas. Esa misma noche, fui con las hermanas a un bar en la vecina ciudad de Baclaran. Sor Nancy ya había telefoneado a una mujer que había estado trabajando durante casi 20 años en el mismo bar y así fue fácil para nosotros entrar y conocer a algunas de las mujeres. Parecía una discoteca o local nocturno con mucha gente que cantaba y bailaba.
Las mujeres que Sor Nancy y Sor Gau conocían vinieron a saludarlas y me las presentaron. No fue difícil sentir el trauma que estas mujeres enfrentaron tan pronto como miraba alrededor y comencé a entender cómo funciona la vida en el bar.

Hermanas Susy, Nancy y Gau con dos chicas que vienen al Santuario

Las mujeres fueron tocadas profundamente por la visita de un sacerdote. Una mujer me dijo: “Padre, sé que no estoy haciendo lo correcto. Por favor perdóname. Quiero confesarme ya que no lo hago desde hace muchos años, pero no puedo hablar contigo aquí en el bar”. Entonces ella comenzó a llorar. Sólo le cogí la mano y le dije que no se preocupara, que no estaba allí para juzgar a nadie. Al notar que mi presencia y palabras habían tocado profundamente el corazón de esta chica, sor Gau convenció a otra mujer para que viniera a hablar conmigo. Empezó a temblar y dijo casi las mismas palabras de la mujer anterior. Esta era una hermosa chica de sólo 19 años de edad. Le aseguré que Dios la ama incondicionalmente y que llegaría el día en que ya no tendría que estar en un lugar como ese bar. Lentamente comenzó a abrirse. De repente ella me abrazó fuertemente y comenzó a llorar mientras los otros estaban observando. La consolé cerca de mi corazón y le dije que no era una mala persona. Tomó algún tiempo controlar sus sollozos, y yo estaba sintiendo un profundo dolor dentro de mí por ella.

No había nada más que pudiera hacer para ayudarlas ya que volvía a Roma al día siguiente. Mucho más tarde, cuando se reunieron para decirnos adiós, les dije: “Soy vuestro hermano y rezaré por vosotras”. Cada uno de ellas se acercó para abrazarme y sentí que eran como mi propia familia sufriendo enfermedad, pobreza y corrupción. Su impotencia hirió profundamente mi corazón y las lágrimas de esta chica removió mi conciencia a tal punto que no pude dormir aquella noche. Vi en ellas a Cristo herido y sufriente!

Biju Madathikunnel, CSsR

(Si alguno desea colaborar con esta misión de las Hermanas OSR en Baclaran, comuníquese con Sor Gau Pausal: Móvil +63 921 488 3696, correo electrónico: gaupausal68@gmail.com)