Duyog Marawi, trabajo social de misioneros redentoristas

0
804

Desde la prelatura de Santa María a Marawi

El 31 de agosto de 2017, la crisis en Marawi alcanzó su centésimo día.

La prelatura de Santa María en Marawi está con la gente – en particular con los Maranai – en su pérdida y sufrimiento. Muchos de nuestros empleados siguen siendo rehenes de los terroristas, nuestra catedral se ha reducido a la ruina después de ser saqueada, nuestra comunidad cristiana de 20.000 personas se encuentra dispersa. Toda nuestra herencia, archivos, registros de la iglesia y estructuras han sido quemados.

Pero permanezcamos con la gente de Marawi en su esperanza de iniciar un largo viaje hacia la recuperación y reconstrucción de su ciudad y las obras esenciales para la curación, la reconciliación y la construcción de la paz. Ya hemos oído los signos de la disonancia y las semillas de la discordia antes de que los proyectos de reconstrucción hayan sido designados. Será más fácil invertir miles de millones en la reconstrucción de caminos, puentes y otras infraestructuras, pero el verdadero fundamento de esta ciudad debe ser reconstruido en el corazón de su pueblo.

Para comenzar este viaje, Mons. Edwin de Peña, DD, MSP, en colaboración con misioneros redentoristas, reunió a un grupo de sacerdotes laicos y misioneros de todo el país para la intervención social centrada en la planificación e implementación de la respuesta oportuna a corto y largo plazo de la restauración de la iglesia a esta crisis.

Después de consultar a las principales partes interesadas -IDPs, LGUs, Militares, OSCs, líderes de Maranao y organizaciones de la Iglesia- hemos desarrollado un programa llamado DUYOG MARAWI, Duyog es el término Cebuano para “acompañamiento”, a menudo referido como cuando se toca un instrumento musical para acompañar a un cantante y un bailarín.

Somos conscientes de que la misión de reconstruir la ciudad pertenece al pueblo de Marawi; nosotros, como representantes de la Iglesia Católica universal, estamos aquí para apoyarlos y acompañarlos al máximo.

Print Friendly, PDF & Email