Un nuevo venerable redentorista: Bernard Łubieński

0
1165

El Papa Francisco autoriza la promulgación del decreto sobre la heroicidad de las virtudes del misionero redentorista Bernard Łubieński (1846-1933), un sacerdote profeso de la provincia de Varsovia.

Bernard Łubieński nació en Guzów, cerca de Varsovia, el 9 de diciembre de 1846, el segundo de doce hijos de los nobles Tomasz y Adelajda Łempicka. Bautizado el 15 de diciembre siguiente, mostró desde su adolescencia el deseo de convertirse en sacerdote. Enviado a estudiar en Inglaterra en 1858, gracias a la influencia favorable del entorno educativo del St. Cuthbert College en Ushaw, recibió la tonsura en 1862.

El 7 de septiembre de 1864 ingresó en la Congregación del Santísimo Redentor. El 7 de mayo de 1866 profesó los votos religiosos y el 29 de diciembre de 1870 fue ordenado sacerdote en Aquisgrana (Aachen, Alemania). Permaneció en Inglaterra durante once años, desarrollando su actividad misionera y ayudando al Superior Provincial como secretario.

En 1883 regresó a casa para colaborar activamente en la refundación de la Congregación en Polonia. Las primeras casas fundadas en Mosciska, Cracovia y Varsovia se convirtieron inmediatamente en los centros de su intensa actividad apostólica. Durante quince años fue superior en la casa de Mosciska, al mismo tiempo que se ocupó de la formación de los jóvenes misioneros que asistieron al “segundo noviciado” en preparación para las misiones populares.

A pesar de una seria parálisis de las piernas que lo golpearon en 1885, continuó su intensa actividad apostólica. A lo largo de su vida sacerdotal, predicó más de 1000 misiones y retiros para diferentes categorías de personas. Al anunciar la Palabra de Dios, viajó por toda Polonia, llegando hasta Alemania, Ucrania, Rusia y Finlandia. Se esforzó tenazmente por la unión de la Iglesia Ortodoxa con la de Roma, por lo que, en 1908, fue considerado un posible candidato para la sede episcopal de Mohylew, en Rusia.

Escribió numerosos libros y artículos de contenido religioso. Gran promotor del culto mariano, escribió una historia del Icono del Perpetuo Socorro, extendiendo su culto por toda Polonia, tanto que trajo de Roma más de setenta tablas del Icono para venerar en las iglesias.

En su ferviente trabajo apostólico estaba animado por una fe sólida y una caridad solícita, perfeccionada por la relación continua con Dios. Trabajando constantemente y con cuidado sobre su naturaleza natural, desarrolló una marcada humildad y una serena obediencia religiosa. Debido a estas características, fue muy estimado por las personas que confiaron en su guía espiritual.

Agotado por su actividad apostólica y agotado por su invalidez, murió pacíficamente el 10 de septiembre de 1933 en Varsovia, donde sus restos descansan en la iglesia de San Clemente.

Antonio Marrazzo

Print Friendly, PDF & Email