Pastoral hispana de los redentoristas en el Misisipi

0
256
P. Ted Dorcey conduce un recorrido por una granja de calabacines en el Delta del Mississippi para representantes de Catholic Extension y la Diócesis de Jackson

(Greenwood, EE. UU.) – El bagre y los calabacines tienen un denominador común en la cocina del sur: el alma de los trabajadores latinoamericanos. El Padre Ted Dorcey notó esta conexión durante una gira en la que ayudó a guiar a los miembros de Catholic Extension, una organización nacional con sede en Chicago que proporciona fondos y recursos a las comunidades católicas necesitadas y a la diócesis de Jackson.

Él y otros tres cohermanos Redentoristas que trabajan con la comunidad hispana en el Delta del Mississippi, los padres Scott Katzenberger, Mike McAndrew y Kevin Zubel, recibieron a los visitantes, quienes pasaron dos días inmersos en diferentes aspectos de la pastoral hispana. Durante más de cuatro años, los Redentoristas han ayudado a católicos en áreas remotas del Delta, especialmente a aquellos que trabajan en industrias con un programa que podría dificultar asistir a Misa o recibir los sacramentos.

Los trabajadores agrícolas recolectan el calabacín bajo el sol sofocante

Joe Boland, vicepresidente del grupo Católico, explicó que la misión de la organización es financiar los mejores esfuerzos de la Iglesia Católica en el país, así como ayudar en casos especiales como la crisis puertorriqueña, el apoyo a los seminaristas y la construcción de iglesias en Cuba.

Según Timothy Muldoon, director de la misión educativa, el viaje fue preparado para dar una idea del trabajo pastoral que no se conoce bien. Espera conectar a tres sacerdotes de Chicago en el área de Delta, donde algunas de las familias afroamericanas a las que sirven provienen de hace una generación. Los tres – p. Sergio Romo de San Andrés, p. Paul Seaman de San Clemente y el Padre Francis Bitterman de St. Josaphat – quedaron impresionados por el ministerio redentorista. P. Sergio notó las grandes diferencias entre su trabajo en una iglesia metropolitana en Chicago y el ministerio de los Redentoristas con los feligreses diseminados por todo el Delta del Misisipi.

El Padre Kevin Slattery, Vicario General de la Diócesis de Jackson, escucha al Padre. Ted Dorcey, quien habla sobre el trabajo pastoral en el Delta

Según Fran Lavelle, director de educación religiosa de la diócesis de Jackson, los católicos son una minoría en la zona del Misisipi. La diócesis sirve a 95 parroquias y misiones diseminadas por el área. Aunque los Redentoristas sirven a muchas familias latinas, se necesita más apoyo.

Dos guadalupanas de la misión del Espíritu Santo, María Elena Méndez y María Josefa García, viajan constantemente para apoyar el trabajo en parroquias y misiones como coordinadoras del ministerio hispano de la diócesis. Se unieron a esta visita, el Padre Kevin Slattery, vicario general de la diócesis y el personal del grupo católica, que fotografió y filmó los distintos encuentros.

Un trabajador con una tina de calabacín comparte una sonrisa

P. Ted organizó visitas a una cosecha de calabacín y una planta de bagre, donde muchos trabajadores mexicanos de temporada tienen una visa de trabajo, dando a los visitantes la oportunidad de presenciar las condiciones de trabajo y la motivación de los jóvenes migrantes y sus familias que trabajan en Misisipi. Los visitantes quedaron impresionados por el hecho de que los trabajadores siguen vinculados a su tradición de fe, incluso después de largas horas de trabajo físico.

Berta Mexidor

(Este artículo apareció originalmente el 24 de agosto en el número de Mississippi Catholic. Reproducido con permiso en el denverlink el 09.09.18)

Print Friendly, PDF & Email