Triduo en honor del beato Pedro Donders en Roma

0
343

(Roma) – La Comunidad de San Alfonso en Roma ha comenzado el Triduo en honor del Beato Pedro Donders en el Santuario de la Madre del Perpetuo Socorro en Roma antes de la fiesta del 14 de enero. La oración de tres días y las reflexiones comenzaron con las celebraciones de la Sagrada Eucaristía presididas por el Padre Oscar Báez Pinto, CSsR y concelebrado por los cohermanos de la comunidad. A través de este Triduo, nos gustaría orar con los cohermanos de todo el mundo por los trabajos misioneros realizados en todas las conferencias y unidades.

Damos gracias a Dios por el don y la vida del Beato Pedro Donders, que ha sido un canal del amor misericordioso de Dios a los hermanos y hermanas más descuidados, especialmente a los leprosos. La Iglesia nos ha dado un santo que nos inspira en nuestro ministerio a los más abandonados y descuidados. Es bueno recordar cada año a un sacerdote, el beato Pedro Donders.

Pedro Donders nació en Tilburg, Holanda, el 27 de octubre de 1809. De niño, sintió el llamado al sacerdocio. Su familia era pobre, y su educación se interrumpió para que pudiera aprender a tejer, que era el oficio de su padre. A la edad de veintidós años, ingresó en el Seminario Saint Michael-Gerstel. Ordenado sacerdote el 5 de junio de 1841, Donders partió para Paramaribo, Surinam, una colonia holandesa.

Durante catorce años, ministró a los dos mil católicos de la ciudad, y visitó regularmente a los esclavos de las plantaciones, las guarniciones militares y los indígenas a lo largo de los ríos. En 1856 se ofreció como voluntario para atender a personas con lepra en Batavia, donde permaneció, con la excepción de algunos intervalos cortos, durante el resto de su vida. En 1866 se unió a los Redentoristas, profesando sus votos el 24 de junio de 1867. Estos votos le dieron un sentido más vívido de la comunidad misionera apostólica, y abandonó Batavia con más frecuencia para atender a otras necesidades pastorales. Donders murió entre sus leprosos el 14 de enero de 1887, llorado como su benefactor e invocado como Santo. Juan Pablo II beatificó a Pedro Donders el 23 de mayo de 1982. El beato Peter Donders está enterrado en Batavia, Surinam.

Oración en honor del beato Pedro Donders

Dios sanador, mostraste tu maravillosa misericordia hacia los leprosos a través del Beato Pedro Donders, tu sacerdote. Por su ejemplo y sus oraciones, podemos servir a través de nuestro cuidado amoroso para los más necesitados. Te lo pedimos a través de nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

Scala News

Print Friendly, PDF & Email