La ansiedad y nuestra respuesta en la espiritualidad redentorista.

0
300

Hay muchos indicadores de que vivimos en tiempos que causan mucha ansiedad para la vida consagrada religiosa y los consagrados. Esto es cierto no solo en el mundo occidental, sino en todos los 82 países en los que estamos presentes como familia redentorista y ejercemos nuestro ministerio al ofrecer la abundante redención.

El Padre General, Michael Brehl, en la introducción a los documentos finales del XXV Capítulo General escribió: “Es cierto que es un momento de cambio de época, de un choque de civilización, incertidumbre y temor …” Los capitulares de este mismo capítulo en su mensaje a la Congregación escribieron: “… incluso la vida consagrada atraviesa una crisis importante …”

¿Cuáles son algunos de los elementos que 50 años después del Concilio Vaticano II, cuyo objetivo era la renovación de la vida de la Iglesia, incluida la vida religiosa, parecen causar esta ansiedad entre nosotros? Aquí hay algunos:

  • La realidad del envejecimiento de nuestros miembros.
  • La drástica reducción de las vocaciones y el abandono de la vida religiosa consagrada por parte de muchos, no solo de los redentoristas.
  • La dificultad para mantener las obras tradicionales (colegios y universidades, hospitales, casas, parroquias, centros pastorales y sociales, misiones) debido a la falta de personal y la falta de recursos económicos.
  • A nivel personal e interno, al comenzar un nuevo período de cuatro años, podemos sentirnos ansiosos por pensar en los nuevos nombramientos de cuatro años y, al mismo tiempo, sentirnos abrumados por el ambicioso programa de reestructuración y reconfiguración.

Podríamos pensar: “Mis superiores (inteligentes, sabios, prudentes, inspirados, santos), ¿qué van a hacer conmigo ahora?” En mi experiencia personal, a veces los he considerado muy sabios e inspirados, pero tengo que admitirlo en otros momentos ( envejeciendo) me sentí muy confundido por sus decisiones !!! “¿De dónde vienen?” “¡¿Cómo se atreven a desafiar mi zona de confort?”

  • Al mismo tiempo, están surgiendo nuevos movimientos eclesiales seculares que tienen un apoyo jerárquico, mientras que la vida religiosa parece morir.
  • Digno de mención como causa de ansiedad es todo lo que ha ocurrido con respecto a la protección de menores y adultos vulnerables, que aún está muy lejos de ser resuelta y seguirá influyendo en nosotros en el futuro.
  • Quizás otra fuente de ansiedad sea el regreso a las misiones diocesanas que se ajustaron auténticamente a nuestro carisma redentorista e incluso a la venta de propiedades que han sido parte de nuestra identidad y nuestra herencia redentorista durante muchos años. (ver comentarios agregados al final como una nota a este artículo)

Todo esto ha llevado a la pregunta que surge: ¿el tiempo de la vida religiosa ya pasó en la Iglesia?

Causas:

Podemos preguntar correctamente cuáles son las causas fundamentales de lo que puede considerarse una crisis (véase el Capítulo General XXV). Propongo recurrir con demasiada facilidad a razones simplistas y superficiales, por ejemplo, una percepción de falta de celo misionero, disponibilidad, compromiso, testimonio auténtico y alegre de sus miembros.

Sin que esto sea totalmente falso, esta no es la explicación definitiva de la crisis actual.

Debemos reconocer que existen raíces históricas y estructurales de la crisis actual de la Iglesia, por ejemplo, el cambio de época (no una era de cambio como lo explica Juan Pablo II), acompañado de nuevos paradigmas y cambios profundos en los cambios sociales, económicos y sociales. Técnicas, culturales y religiosas que la sociedad ha experimentado en las últimas décadas y que naturalmente influyen en la vida religiosa.

Mientras hacemos algunas introspecciones, otra dimensión de la causa de la crisis actual en la Iglesia es la que han señalado varios escritores, teólogos y espiritualistas y que nos afecta directamente como una congregación clerical, es decir, la superación de modelos que se han llamado “exagerados”. Colocar al centro de todo al sacerdote, al templo y al altar”.

Nuestra respuesta basada en nuestra fe y nuestro carisma y espiritualidad redentoristas:

Como religiosos, no podemos ser abrumados por estos cambios profundos; No podemos usar la expresión del Papa Benedicto XVI sobre la renuncia al pontificado, que puede ser un resumen de lo que muchos experimentan durante estos cambios globales: “No tengo más fuerza”.

Cuando reflexionamos con fe en la historia de la salvación, en la historia de nuestra Congregación y en nuestras historias personales, descubrimos que Dios nos ha sorprendido constantemente.

Las Escrituras que hemos rezado y reflexionado sobre este pasado Adviento y Navidad nos han mostrado muchas de las sorpresas de Dios. Cuando nuestro Salvador se hizo hombre y llegó entre nosotros hace dos mil años, los únicos que lo sabían eran María, José, algunos pastores y los reyes de oriente. Dios, nuestro Padre, ha sorprendido a la humanidad con el don especial del nacimiento de su único Hijo.

Dios ha sorprendido a San Alfonso al convertirlo en el fundador de una congregación religiosa misionera. Dios ha sorprendido a la Congregación que inspiró a San Clemente a llevar a la Congregación más allá de los Alpes y desde allí se ha extendido a todos los continentes del mundo.

Si observamos honestamente nuestra historia personal, encontramos a Dios, nuestro Padre, que constantemente nos sorprende e interviene en nuestras vidas, en nuestra vocación y en nuestra misión.

Dios continúa sorprendiéndonos, pero necesita que nos pongamos en sus manos y NOS DEJEMOS SORPRENDER POR EL, personal y colectivamente.

Las causas de ansiedad para nosotros como familia religiosa son muchas y pueden ser justificadas. Sin embargo, la ansiedad y las preocupaciones malsanas son ciertamente contrarias a lo que Dios quiere para nosotros, es decir, nos ha creado y nos quiere libres y felices. No podemos y no debemos dejar que la ansiedad y las emociones negativas definan estos tiempos en que vivimos y permitimos que nos intimiden, sino que los que vivimos en estos tiempos presentes con toda su confusión y ansiedad seamos responsables de las generaciones futuras. Transmitiéndoles nuestra definición de hombres y mujeres fieles y confiados, alegres y llenos de paz interior y siempre abiertos para que el Señor nos sorprenda.

La fe viva y la actitud esperanzadora de la NECESIDAD DE DEJARSE SORPRENDER POR DIOS, además de ser un testimonio poderoso para las personas a quienes ministramos, nos dan mucha paz y libertad.

El Papa Francisco en el Ángelus del tercer domingo de Adviento (16 de diciembre de 2018) compartió este mismo mensaje basado en la carta de San Pablo a los Filipenses (4,6): “Hoy San Pablo nos exhorta a no preocuparnos por nada, pero en todas las circunstancias. Pongamos ante Dios nuestras peticiones, nuestras necesidades y nuestras preocupaciones. Somos conscientes de que en las dificultades siempre podemos recurrir al Señor y que Él nunca rechaza nuestras súplicas. Esta es una gran fuente de alegría para nosotros.

No hay preocupación, temor o ansiedad que pueda quitar la serenidad que viene, no de las cosas humanas ni de los consuelos humanos, no, la serenidad que viene de Dios al saber que Dios siempre guía nuestras vidas con amor, incluso durante los problemas y sufrimientos. Esta certeza nutre la esperanza y el coraje. Para recibir la invitación del Señor a la alegría, debemos ser personas que estén dispuestas a cuestionarnos. ¿Qué significa esto? Como aquellos que, después de haber escuchado la predicación de Juan el Bautista, le preguntaron: Usted predica así, pero “¿Qué debemos hacer?”, “¿Qué debo hacer?” (Lc 3, 10). Esta pregunta es el primer paso en la conversión a la que estamos invitados en esta temporada de Adviento. Cada uno de nosotros se pregunta: ¿qué puedo hacer? ¿Qué debo hacer? Que la Virgen María nos ayude a abrir nuestros corazones al Dios que viene, para que pueda inundar toda nuestra vida de alegría. Y entonces no tendrás miedo de nada. En la presencia del Señor, nuestros corazones están siempre alegres “.

Para completar y aplicar estas reflexiones a nuestras vidas, podemos reflexionar sobre las siguientes preguntas:

¿Qué realidades (personal, comunitaria, religiosa, social, etc.) causan en ti una cierta ANSIA?
¿El pensamiento “El Señor te sorprende” va de acuerdo con tus experiencias personales y comunitarias?
Nota: Me gustaría mencionar un Congreso reciente (noviembre de 2018) patrocinado por el Pontificio Consejo para la Cultura titulado “¿DIOS YA NO VIVE AQUÍ?”. El Congreso se centró en el tema de las iglesias abandonadas y su uso futuro. El Papa Francisco se dirigió al Congreso diciendo que el hecho de que algunas iglesias ya no sean necesarias “debería ser considerado en la Iglesia no con ansiedad, sino como un signo de los tiempos que nos invita a reflexionar y nos obliga a adaptarnos”. El Papa continuó sus comentarios y agregó que hay una constante enseñanza de la Iglesia de que los bienes de la Iglesia no tienen un valor absoluto y que las iglesias y las propiedades abandonadas deben estar destinadas a los pobres y no al comercio.

Es interesante notar que en Alemania se cerraron más de 500 iglesias en el país entre 2000 y 2017. Una tercera parte fue demolida y el resto vendido o destinado a otros usos, desafortunadamente entre otros usos hay garajes, discotecas, heladerías, etcétera.

En los Países Bajos, la Iglesia pierde 267 seguidores cada día, 100,000 cada año. En los Países Bajos, se estima que dos tercios de las 1,600 iglesias católicas se cerrarán en los próximos 10 años. Cada semana se cierra otra parroquia. Muchos edificios se han utilizado para bibliotecas, discotecas y centros recreativos.

Manuel Rodríguez Delgado, C.Ss.R.
Secretaría General para la Formación, Roma.

Print Friendly, PDF & Email