Mensaje del padre M. Brehl por el 70 aniversario de la Fundación de la Academia Alfonsiana.

0
331

9 de febrero de 2019

Queridos hermanos, estudiantes y estudiantes de doctorado,
Hermanos y hermanas en Cristo Redentor:

La Academia Alfonsiana y la Teología Moral

Mis mejores deseos vienen mientras celebramos el 70 aniversario de la Fundación de la Academia Alfonsiana. En los últimos 70 años, la Academia se ha dedicado a la investigación y la enseñanza de la teología moral, en el espíritu de nuestro fundador y padre, San Alfonso María de Liguori, teólogo moral y pastor, doctor de la Iglesia y patrono de los confesores y moralistas.

Sant’Alfonso, la teología moral y la Academia Alfonsiana

San Alfonso escribió que había aprendido su teología moral sobre todo al escuchar las confesiones de los pobres. Fue su compromiso de por vida con los abandonados, y especialmente con los pobres, quienes formaron y moldearon su espíritu misionero. Este compromiso lo llevó a continuar investigando, estudiando y escribiendo sobre teología moral, como Fundador y Rector Mayor de la Congregación del Santísimo Redentor, como obispo de Sant’Agata dei Goti, e incluso después de su retiro a Pagani. Su preocupación por una teología pastoral y moral al servicio de los pobres y abandonados ha permeado sus obras espirituales y doctrinales, así como su práctica para confesores, misioneros, obispos y pastores.

Para San Alfonso, el estudio y la enseñanza de la teología moral fue un servicio no solo para la Congregación, sino sobre todo para toda la Iglesia. Su trabajo no solo ha ayudado a preparar a los misioneros redentoristas para su ministerio de predicación, reconciliación y orientación pastoral de las personas, sino que su investigación ha brindado asistencia concreta a obispos, pastores, confesores y seminaristas. En este espíritu, la Academia Alfonsiana continúa, en nuestra época, esta tradición. De hecho, uno de los ministerios fundamentales de la Academia es la preparación de profesores de teología moral que, a su vez, prepararán a la próxima generación de ministros pastorales, seminaristas, religiosos y ministros laicos, para su servicio al Pueblo de Dios. 5,000 hombres y mujeres han estudiado en la Academia desde su fundación, una contribución significativa a la misión de la Iglesia en el espíritu de San Alfonso. Damos gracias por la contribución que cada uno hizo por el bien del pueblo de Dios.

Cuando el P. Leonard Buijs, C.Ss.R., Superior General de los Redentoristas, fundó la Academia Alfonsiana el 9 de febrero de 1949, implementó una decisión del Capítulo General de la Congregación de 1947 de continuar esta tradición tan vital para el carisma redentorista. La Academia se ocuparía de la investigación, el estudio y la reflexión sobre la teología moral en el contexto de una realidad cultural e histórica en evolución.

El XXIV Capítulo General (noviembre de 2009) reflexionó sobre la misión de la Academia Alfonsiana hoy. El entonces preside, el P. Martin McKeever, invitó a los Capitulares a enfrentar los desafíos presentados a la Academia y a este ministerio. Su presentación provocó una reflexión sobre la relación necesaria y recíproca de la Congregación del Santísimo Redentor con la Academia, que involucra a maestros, redentoristas y otros estudiantes.

El XXIV Capítulo General lo declaró posteriormente. “La Academia Alfonsiana es uno de los apostolados y prioridades comunes de la Congregación con la que todas las Unidades deben colaborar con generosidad y eficacia” (Decisión 13). En noviembre de 2016, el XXV Capítulo General afirmó: “Continuar con la tradición moral de San Alfonso y de la Congregación es nuestra prioridad. Entre los apostolados comunes que continúan esta tradición están la Academia Alfonsiana y otros Institutos en diferentes partes de la Congregación, que promueven el estudio, la investigación, las publicaciones y la preparación de teólogos en teología moral.”(Decisión 14)

La Academia Alfonsiana continúa desempeñando un papel importante en la actualidad, no solo para la Congregación, sino también para el bien de la Iglesia Universal. También es importante reconocer y apreciar lo que la Academia ofrece a la Congregación y a toda la Iglesia a través de:

  • Cursos regulares conducentes a licencia y doctorados.
  • Revista Studia Moralia con artículos para estudio y reflexión, también disponible en internet.
  • Congresos de teología moral, abiertos a los cohermanos y, a menudo, a graduados de la Academia.
  • Facultad de la academia individual dispuesta a ofrecer conferencias, talleres o cursos cortos en diferentes partes del mundo. Estos fueron de gran ayuda para la renovación del clero y los ministros pastorales y para la reflexión conjunta sobre temas importantes y actuales.

Celebrar 70 años de investigación y enseñanza en teología moral es también una celebración de los profesores redentoristas y otros que han dado su vida por esta misión. Aunque es arriesgado nombrar a un profesor en particular, ya que todos han hecho una importante contribución, no podemos olvidar la inestimable contribución de algunos que nos han precedido en el banquete eterno, como los Padres Capone y Vereecke, Häring y Hitz, así como muchos otros, numerosos por mencionar, que formaron este cuerpo docente comprometido con el logro de la excelencia en teología moral. En este aniversario, agradecemos a todos los profesores, colaboradores, redentoristas y benefactores que han continuado contribuyendo a la misión de la Academia durante más de 70 años.

La experiencia misionera y pastoral convenció a San Alfonso de la importancia de la teología moral como dimensión integral del carisma de la Congregación del Santísimo Redentor. Dedicó tiempo, estudio y un gran esfuerzo a su Theología Moralis. Su espiritualidad se basa en la profunda convicción de que la vida moral cristiana se basa y está fundada en la práctica del amor de Jesucristo y en la uniformidad con la Voluntad de Dios. Todo esto conduce a la santidad. Para San Alfonso, la teología moral no solo es una disciplina teológica independiente, sino una práctica vital e integral para la proclamación efectiva de la Buena Nueva de la “Copiosa Redemptio” en Jesucristo, y esta proclamación está dirigida a la salvación y liberación de Jesús. Toda la humanidad, especialmente los más abandonados y pobres, y la construcción de comunidades cristianas que viven la Buena Nueva de Jesucristo y trabajan por la completa dignidad de la persona humana, y por la justicia, la paz, la integridad de la creación. y el cuidado de nuestra casa común.

La sabiduría y el compromiso de San Alfonso, nos inspiran a continuar su visión de estudio, investigación, enseñanza y publicación sobre teología moral para que todos aquellos que están llamados a la redención y a la santidad puedan encontrar la inspiración y la esperanza que tienen. Necesito hacer la voluntad de Dios en todas las cosas.

Mientras nos preparamos para celebrar su fiesta con alegría y esperanza, sigamos el ejemplo de su vida con confianza y lealtad. Que la Virgen del Perpetuo Socorro nos acompañe siempre.

Vuestro hermano en el Redentor.

Michael Brehl, C.Ss.R.
Moderador General de la Academia Alfonsiana

Print Friendly, PDF & Email