Los que trabajan por la Paz

0
180

Desde hace algunos años, nos han contado, una y otra vez, sobre las Novenas que tienen lugar en nuestras comunidades en Irlanda. Sabíamos que era un festival de fe, un gran evento de celebración, evangelización y encuentro de cristianos: ¡10.000 personas al día! – e intentamos imaginar cómo sería … Pero el domingo, cuando llegamos al Monasterio de Clonard en Belfast, viniendo del silencio de Perth, no estábamos preparados para encontrar una iglesia de puertas abiertas de par en par ( y jardines y pasillos y biblioteca y refectorio). Vivimos cinco días inmersos en ese movimiento permanente que se extiende desde la mañana hasta la tarde en todos los rincones del monasterio (¡y sobrevivimos!).

Después de un largo domingo, con una sesión especial para los niños y otra preparada por los jóvenes, una hermosa manera de terminar nuestro primer día en Belfast, entramos a la iglesia el lunes por la mañana para un nuevo día. Y efectivamente fue un nuevo día. En lugar de encontrar a los predicadores redentoristas, encontramos varios líderes de diferentes iglesias que existen en Irlanda. En la primera sesión escuchamos a una mujer. En la segunda sesión escuchamos a un hombre casado con hijos. En la tercera sesión escuchamos a un joven. Eran miembros de la Iglesia de Irlanda, presbiterianos, metodistas … eran cristianos. Todos ellos hablaron sobre cómo el Evangelio nos llama a ser pacificadores, a trabajar por la Paz (Mateo 5, 9). Todo para ser aplaudido por los miles que los escucharon.

Lo que vimos ese lunes, cristianos unidos, es motivo de alegría en cualquier parte del mundo. Pero en Clonard esta alegría se eleva al nivel de un testimonio extraordinario. A pocos metros de nuestra comunidad hay un enorme muro construido hace 50 años que divide la ciudad de Belfast en dos mitades. Una división que tiene raíces políticas y religiosas, y a veces es difícil distinguir la diferencia entre ellas. Significa que en un lado es donde viven los católicos, y en el otro lado, los protestantes. Es decir, los cristianos viven en un lado del muro y los cristianos viven en el otro lado del muro. Los seres humanos en ambos lados. Separado por el muro de la paz. Un muro construido como algo temporal para ayudar al proceso de paz después de los Problemas, pero con los años ha ido creciendo en tamaño y hoy sigue en pie.

La historia no es bonita, sobre todo porque todavía no es parte del pasado. De hecho, es una historia muy viva y presente. Un conflicto real. Una terrible división.

Por lo tanto, aún es urgente construir puentes (quizás una de las mejores maneras de derribar muros). Ese lunes fue uno de esos puentes, que se construyó en medio de la predicación, sonrisas, abrazos y vítores. Pero cuando quisimos saber un poco más sobre el origen de este puente, nos invitaron a sentarnos a la mesa con una taza de café en nuestras manos y la gente comenzó a contarnos historias de muchos otros puentes y llamaron a un tal Gerry Reynolds. Fue un redentorista que ha vivido durante más de 30 años en el Monasterio de Clonard y ha pasado las últimas décadas de su vida llegando a los cristianos al otro lado del muro. Es la historia de un peregrino – El Peregrino de la Unidad – que abandonaba su comunidad todos los domingos por la mañana para ir a una de las iglesias donde se reunían los “otros”. Inicialmente solo, más tarde con algunos compañeros más y hoy, sin él, esta peregrinación continúa: los católicos que caminan hacia el otro lado para vivir en el mismo lado durante al menos unas horas.

Parece que Gerry Reynolds creía que el punto de partida para construir puentes no eran los debates teológicos o políticos, sino la creación de relaciones de amistad evangélica. Su enfoque fue: ir, visitar, conocer, tocar. Ser. Sólo estar allí. Mientras escuchábamos la historia de Gerry, era imposible no recordar el trabajo de Winfried y la hermana Ulrike en ese vecindario de inmigrantes y refugiados en las afueras de Bochum. Parece que hay una intuición común en la construcción de la paz: simplemente estar allí.

Gracias Gerry, y Dan y Ed y Noel y Claire y Paul y Brendan y Gerald y … Hasta pronto,

Teresa Ascensão & José Silva Oliveira
Misioneros Laicos del Santísimo Redentor

(puedes seguir nuestro blog en: http://www.cssr.news/spanish/cssr-alrededor-del-mundo/)

 

Print Friendly, PDF & Email