En la mesa – Misioneros laicos visitan Toronto

0
196

Cuando alguien viaja al extranjero y se pone en contacto con diferentes culturas, a su regreso al país de origen, a menudo escucha la pregunta: “Entonces, ¿cómo era la comida allí?” A nosotros también nos preguntan a menudo: “¿Cómo va todo? ¿Te estás acostumbrando a nuestra comida?” Esta vez decidimos escribir un post totalmente dedicado a responder estas preguntas. Un post enteramente dedicado a sugerir las mejores mesas de Toronto, nuestra primera parada en Canadá.

Todos los domingos, de noviembre a marzo, al final de la tarde, las puertas de uno de los salones de la parroquia de San Patricio en Toronto se abren para recibir a los invitados a la cena. Los preparativos de la comida comienzan temprano en la mañana atendidos por un equipo de cocineros voluntarios para esta tarea. A las 4 pm las puertas se abren y todo está listo. Mesas puestas, comidas calientes listas para ser servidas y también hay alguien tocando el piano para ayudar a crear un ambiente hogareño. Esta es una cena de autoservicio y la comida consiste en una sopa de carne – o una vegetariana -, el plato principal – también con una opción vegetariana – y el postre – fruta, pasteles o algunas otras opciones de repostería. Para acompañarlo hay bebidas calientes y pan, con o sin mantequilla. Hay muchas opciones en el menú. Y varios invitados muestran su gratitud abiertamente. Los comentarios agradables abundan: “¡La sopa está muy buena! ¿Puedo tomar otro tazón?” Por supuesto que pueden; la sopa es más que suficiente para todos.

Un gran equipo de camareros se posiciona alrededor del espacio: sirviendo, recogiendo y lavando los platos; asegurándose de que el servicio se presta de la mejor manera posible. Algunos de nuestros cohermanos también caminan, saludando y dando la bienvenida a los huéspedes, con una amabilidad que cada vez estamos más seguros de que es nuestra característica distintiva.

Esta cena, que tiene lugar cada semana, es especial. Cuando vemos a los invitados entrar, a primera vista, se parecen a los peregrinos, con una mochila a la espalda y los pocos bienes que tienen adjuntos. No siempre están muy limpios u ordenados, y algunos ni siquiera son capaces de sonreír. Algunos son personas sin hogar y otros están pasando por situaciones de grave tensión financiera. Y esta es la cena que un gran equipo de “camareros”, o voluntarios, sirve cada semana. La llaman “Fuera del Frío”, porque, en realidad, afuera hace mucho frío. La sirven gratis a unos 200 “invitados”. Eso es exactamente lo que son para el equipo detrás de la organización: invitados.

En este “restaurante” también hay un equipo de enfermeras disponibles y listas para ayudar y curar algunas de las heridas, incluso las que realmente derraman sangre. También ofrecen productos de higiene personal y ropa de abrigo para el frío del exterior. Durante la noche, este “restaurante” puede funcionar como un “hotel” para algunos de ellos. Al final de la cena, se proveen 80 colchones para aquellos que necesiten pasar la noche, y en la mañana se sirve el desayuno. Todos son bienvenidos aquí. Especialmente aquellos que traen diferentes tipos de hambre.

Pero la verdad es que en Toronto experimentamos con más mesas, lo que también podemos recomendar. Diferente a ésta, pero igual de acogedora. Una de ellas fue la deliciosa mesa que teníamos en Barbara’s, una Asociada Laica Redentorista. Era una mesa preparada por muchas manos: cada uno traía algo para compartir y, en poco tiempo, la sala se fue perfilando y las conversaciones comenzaron a desarrollarse. Había muchos de nosotros. Varios cohermanos y varios miembros del círculo de los Asociados Laicos Redentoristas. Pero a pesar de nuestro número, nadie se sentía en una multitud. El ambiente era tan familiar… ¡Al final nos sorprendieron con una dedicatoria en un pastel! La verdad es que los detalles cuentan mucho y un detalle como éste nos hizo sentir aún más en casa. Al final incluso nos hicimos una foto familiar con el móvil de nuestro compañero John y nadie se quedó fuera, gracias al temporizador y a una caja de pañuelos que ayudaba a mantener el móvil en la posición perfecta!

Todo esto funcionó como una especie de sesión de calentamiento para la reunión del círculo de Asociados Laicos Redentoristas que se celebró un sábado por la mañana. En el salón de la comunidad religiosa, tuvimos esta maravillosa conversación durante más de una hora, teniendo como telón de fondo un capítulo de la biografía de Afonso, escrito por Frederick M. Jones. Fuimos de Toronto a Nápoles, de Nápoles a Scala y de Scala a Toronto otra vez. Fuimos y bebimos de los orígenes de nuestra Congregación, de la relación de Afonso con María Celeste Crostarosa y de la influencia y el papel clave que esta mujer desempeñó en nuestro nacimiento. Una rica fuente de la que aún hoy podemos beber; en Toronto y en muchos otros lugares, ayudándonos a crecer como una familia misionera.

¡Mesas! Sí, hay más! En nuestra parroquia aquí en Toronto, los miércoles se dedica a la novena a la Madre del Perpetuo Socorro y una vez al mes, después de la celebración de las 12, hay una “Puerta Abierta”: ¡lo que significa que todo el mundo está invitado a un almuerzo! La invitación suele ser aceptada por las personas que se sienten solas y, por lo tanto, aprovechan un almuerzo como éste para charlar y socializar. La atención es excelente: flores en las mesas, sopa caliente, algunas tortas y pasteles al final… Todo preparado por voluntarios pertenecientes a la comunidad parroquial que se reúne aquí. ¡Qué bonito!

Finalmente, otra mesa que no podemos dejar de recomendar es la mesa de la comunidad religiosa. Una gran mesa para dar la bienvenida a todos en torno a la misma conversación. Fraternidad y, sobre todo, buen humor. Los chistes sazonaban las comidas y, con dos portugueses acostumbrados al clima templado, viajando por Canadá en pleno invierno, era fácil encontrar motivos para reírse. Nuestro hermano Joseph Ruta dio las indicaciones e incluso Siri (asistente virtual de Apple) entró en el juego. “Siri, ¿cuál es la temperatura en Terranova?” – preguntó el hermano Santo. La respuesta de -15ºC, sumada a nuestras caras de sorpresa, ¡hizo que todos se rieran!

Nos vemos por ahí,

Zé ku Teresa
LMMHR

CSSR Around the World

Print Friendly, PDF & Email