Nuestra creación y el nacimiento de Jesús.

0
110

(del Blog de la Academia Alfonsiana)

Cuando pensamos que somos la imagen de Dios, podríamos pensar en la Capilla Sixtina, donde la figura de Adán en el techo que está a punto de ser despertado por el toque de Dios trae una imagen idéntica del Juez y el Señor de la Resurrección en la pared del fondo. Adán de Miguel Ángel tiene el rostro de Cristo, el Alfa y la Omega. Nosotros, Adán, somos hechos a imagen de quien ha vencido el pecado y la muerte.

Pero hay otra, más original, llamémosla una imagen “vulnerable” que conecta la creación de Adán con el nacimiento de Jesús.

En el vigésimo primer capítulo de T.H. White The Once and Future King (Ace Books, Nueva York 1987), leímos un relato memorable de la creación. En el quinto y sexto día de la creación, Dios recolecta todos los embriones de cada especie de vida animal y ofrece a cada embrión el deseo de algo más. El embrión de la jirafa tiene un cuello largo para la comida de los árboles, el puercoespín pide protección para la piel con puas, y así se aplica a todo el reino animal. Al final de toda la prueba, el último embrión es el humano que, cuando Dios le pregunta qué quiere, responde: «Creo que me hiciste de la forma que tengo ahora por razones que conozco y, por lo tanto, sería de mala educación cambiar … Seguiré siendo un embrión indefenso durante toda mi vida ». Dios es feliz y permite que el embrión humano no tenga protección particular, es el más vulnerable de todos los nacidos y dice: “En cuanto a ti, hombre … Te verás como un embrión hasta que te entierren”.

La visión de White del embrión humano como portador de la vulnerabilidad humana es notable, porque detrás de esta decisión está la suposición de que estamos hechos a imagen de Dios y que si somos vulnerables, Dios también lo es. Y White concluye su relato con aquello que Dios revela al hombre “Adán”: “Eternamente subdesarrollado, siempre permanecerás potencial a nuestra imagen, capaz de ver algunos de nuestros dolores y sentir algunas de nuestras alegrías. Lo sentimos en parte por ti, Adan, pero en parte tenemos esperanza ».

Creo que lo que Dios vio en Adán en ese momento no es diferente de lo que María y José ven en el nacimiento del niño Jesús. De hecho, ¿es lo que vieron los pastores y lo que los sabios viajaron a ver? La tendencia extraordinaria del cristianismo es que celebramos el nacimiento de Dios hecho carne y que los Evangelios de Lucas y Mateo insisten en darnos los detalles que nos invitan a ver y considerar lo que han hecho.

El nacimiento de Jesús es verdaderamente vulnerable. Maria y José están buscando un lugar donde no se les conoce y su único alojamiento será un establo precario. Jesús no estará rodeado de parientes de todas partes, sino de animales de granja y sus pastores.

Sin embargo, es una vulnerabilidad importante, como el nacimiento de Adán de White. El niño es recibido por un posadero, un padre adoptivo, un grupo de pastores de ovejas y algunos sabios de lejos. Todos reconocen en el niño lo que María prometió, Emmanuele, Dios con nosotros.

Estamos invitados a Navidad para ver lo que han visto, Dios en el bebé Jesús y allí nos encontramos con un reconocimiento mutuo donde vemos la inefabilidad de Dios expresada en un bebé recién nacido en un pesebre. Allí estamos invitados a vernos como realmente somos, a su imagen, que es la nuestra.

En el niño vulnerable vemos nuestro ser vulnerable. No traicionamos la revelación.

¿Cuál es el misterio que encontramos si no ese mismo misterio que todos han encontrado en la carne vulnerable de un niño recién nacido, el Dios de toda la creación? Pero vemos en esa revelación cuánto dependemos unos de otros, en esa vulnerabilidad en la que somos más como Dios.

Y así, como los de la historia, ¡ahora nos quedamos quietos mientras pensamos en él!

Padre James F. Keenan, SJ

Print Friendly, PDF & Email