San Juan Pablo II y los redentoristas

0
381

En el centenario de su cumpleaños, recordamos algunas declaraciones hechas por el Papa Juan Pablo II directamente a la Congregación del Santísimo Redentor, en las que se refirió a la actividad misionera de los Redentoristas. Recordamos algunos extractos de dos cartas papales emitidas en el aniversario del nacimiento y muerte del Fundador de la Congregación, San Alfonso María de Liguori (1696-1787).

Juan Pablo II escribió en la Carta Apostólica “Spiritus Domini” (1.08.1987):

La Carta que te envío hoy, día del bicentenario de la muerte de San Alfonso, quiere expresar mis convicciones y mis sentimientos referentes a un Santo que ha sido maestro de sabiduría y padre en la fe.

Al dirigirme a los hijos de San Alfonso esparcidos por todo el mundo, a los que dignamente representas, quisiera recordar cuáles serían los deseos de tan gran Padre respecto a su herencia que es la congregación por él fundada. Son los deseos que San Alfonso, expresó en su vida, en su acción pastoral y en sus escritos: la fidelidad a Cristo y a su Evangelio, la fidelidad a la Iglesia y a su misión en el mundo, la fidelidad al hombre y a nuestro tiempo, la fidelidad al carisma de vuestro instituto.

Sed siempre en vuestra vida y en vuestra actividad, sin ceder jamás, los continuadores de la obra del Redentor, del que lleváis el título y el nombre, según el fin de vuestro instituto marcado por el Santo: “Seguir el ejemplo de Jesucristo, predicando la Palabra de Dios a los pobres, como Él dijo de sí mismo: He sido enviado a evangelizar a los pobres”

Carta Apostólica “Spiritus Domini” (1.08.1987) completa.

“La vida y la enseñanza del s. Alfonso constituye, a este respecto, un estímulo precioso. Desde el momento de su “conversión” en 1723, vivió sin reservas la ansiedad evangelizadora, según las palabras del apóstol Pablo: “No es una jactancia para mí predicar el evangelio; es un deber para mí: ay de mí si no predico el evangelio “(1 Cor. 9:16). Esta tensión apostólica s. Alfonso la señaló como característica fundamental e intención específica también de su Congregación. La vitalidad y el dinamismo de la comunidad redentorista, a lo largo de sus dos siglos de historia, se basan en la fidelidad al dinamismo misionero. Esto fue atestiguado elocuentemente, entre otros, por Gennaro Maria Sarnelli (1702-1744), recientemente registrado por mí en el número de Beatos. Es en esta perspectiva que toda la Congregación y los religiosos individuales deben seguir caminando: la necesidad del Evangelio en el mundo es aún más fuerte hoy”.

Carta de Juan Pablo II al Padre Juan M. Lasso de La Vega, para el III Centenario del nacimiento de Sant’alfonso Maria de ’Liguori (24.09.1996):


También presentamos los recuerdos de la visita del Papa Juan Pablo II a la Basílica de Sant’Alfonso en Pagani (12 de noviembre de 1990) y su visita al Santuario de la Madre del Perpetuo Socorro en Roma (29 de junio de 1991).

El 29 de junio de 1991, el Papa Juan Pablo II visitó nuestra iglesia de Sant’Alfonso en el Esquilino y celebró la Eucaristía frente a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Además de la oración en el Santuario, recibida por un gran número de fieles, el Santo Padre llevó a cabo un Encuentro Pastoral verdaderamente familiar con la comunidad redentorista que vive en Via Merulana, Roma. El evento fue inolvidable. Una gran bendición para todos nosotros conectados con la Familia Redentorista y devotos de Nuestra Señora del Alivio Perpetuo.
En su homilía, el Papa dijo: Saludo afectuosamente a todos ustedes, queridos hermanos y hermanas, que son partícipes de esta celebración litúrgica. Quiero agradecer especialmente al General de los Redentoristas, al Padre Juan M. Lasso de la Vega, a los Consejeros Generales, a los Religiosos de esta Comunidad, y a través de ustedes todas las comunidades de su Instituto esparcidas por todo el mundo. Expreso mi sincero agradecimiento por el trabajo que realiza, fiel a las enseñanzas de San Alfonso, el cantante de las “Glorias de María”. Y gracias a Madonna por la oportunidad que hoy me ha dado de conocerlo bajo su bendición.
Han pasado 125 años desde el 26 de abril de 1866, cuando el Papa Pío IX le confió a su institución la difusión del culto a la Virgen de la Asistencia Perpetua. Desde entonces, no has dejado de amar a este icono bizantino, que viene del Este y se convirtió en un punto de referencia para los fieles que vienen a orar en este templo.
Como escribí en mi Carta Apostólica Duodecimumsaeculum (1987), “el creyente de hoy, como ayer, debe ser ayudado en la oración y en la vida espiritual con la visión de las obras que buscan expresar el misterio sin ocultarlo” (Juan Pablo II, Duodecimum saeculum, 11) El ícono recuerda el misterio de la maternidad divina y, mientras invita a la confianza, realza el papel que la Virgen desempeña en la vida de cada creyente. María es la madre de la esperanza y la bondad; madre de misericordia y gracia. “Si Dios quiere redimir a la humanidad”, dice San Alfonso María de ‘Liguori, inspirado por San Bernardo, “ha puesto todo el valor de la redención en la mano de María, porque ella se lo da a ella”. (Sant’Alfonso M. de ‘Liguori, Ascetic Works, Roma 1936, volumen VI, p.109).
En este ícono, María nos alivia de este valor con el gozoso anuncio de que el Nuevo Pacto está en usted plenamente realizado y por medio de él se ofrece a todos los hombres. Jesús sacude su mano derecha, casi contando los primeros frutos de la redención y presenciando el extraordinario modo de cooperación de la Madre de Dios para la salvación de la humanidad. Los ojos de la Virgen miran a la gente e irradian sobre ella el don de la gracia divina (Juan Pablo II).
A todos ustedes, queridos hermanos y hermanas, que están asistiendo a este lugar sagrado, les digo, inspírense en esta celebración para renovar su devoción a la Santísima Virgen del Perpetuo Socorro, que pueden contemplar aquí. No olvide que la Virgen ocupa, después de Cristo, el lugar más alto y más cercano a nosotros “(Lumen gentium, 56), y” se une a todos los hombres en necesidad de salvación “(ibid., 53).
No olvide las palabras de San Alfonso María de ‘Liguori, quien observa que “todo bien, toda ayuda, toda gracia que los hombres han recibido y recibirán de Dios en el futuro, todo ha venido y será por intercesión y por medio de María. “(Ascetic Works, idem, p.110).
Al final de su homilía, le rezó al Santo Padre: “¡Gran señal de nuestra esperanza, te llamamos! Oh Virgen de la Asistencia Perpetua, Santa Madre del Redentor, rescata a tu pueblo, que resucitará, da a todos la alegría de caminar hacia el tercer milenio en la solidaridad consciente y activa con los más pobres, anunciando de una manera nueva y valiente el Evangelio de tu Hijo, la fundación y la culminación de toda convivencia humana, aspirando a la paz verdadera, justa y verdadera duradera. Bebé Jesús, a quien admiramos en este venerado ícono, nosotros también queremos endurecer tu derecho. No te falta poder o bondad para ayudarnos en cada necesidad y necesidad. ¡El actual es tu hora! Ven, entonces, en nuestra ayuda, y sea para toda esperanza y esperanza, ‘¡Amén!’
Después de la misa: “Me gustaría decir una palabra muy personal sobre la misión que el Papa Pío IX le encomendó. Recuerdo que durante la última guerra, durante la ocupación nazi de Polonia, trabajé en una fábrica en Cracovia. Cuando volvía a casa de la fábrica, siempre me quedaba en una iglesia, incluso la de los Redentoristas, que estaba en camino. En esa iglesia había una imagen de Nuestra Señora de la Asistencia Perpetua. Me detuve allí muchas veces y no solo porque esa iglesia estaba en camino, pero también porque encontré esa imagen muy hermosa. Seguí visitando esa iglesia incluso cuando fui nombrado Obispo, y luego también por el Cardenal. También te he dado muchos sermones y he administrado el Sacramento. de Confirmación varias veces. Se entiende, por lo tanto, cómo, viniendo a este lugar, es como si hubieras hecho un viaje en mi pasado, en mi juventud. Me regocijo en la Divina Providencia, agradezco a la Virgen del Perpetuo Socorro, que se me ha mostrado Perpetuo Socorro en circunstancias muy difíciles.

El 12 de noviembre de 1990, la ciudad de Pagani vio al Papa Juan Pablo II peregrinar a la Basílica de San Alfonso para venerar las reliquias y enviar un mensaje de esperanza renovada. Después de unos meses, su atractivo aún resuena: “¡No te rindas! ¡Proclama la justicia y la verdad! “

ver la noticia completa en: www.santalfonsoedintorni.it

Print Friendly, PDF & Email