Estudiar teología moral durante la pandemia

0
415

A principios de febrero pasado, cuando la pandemia comenzó a aparecer en el horizonte, en la Academia Alfonsiana, tratamos de prever los posibles escenarios proporcionándonos los recursos tecnológicos más adecuados a tiempo, para garantizar a nuestros estudiantes el acompañamiento en el estudio de la teología moral, en telepresencia, para permitirles la investigación teológica.

No debemos olvidar que la Academia representa a Roma como si fuera un microcosmos de la iglesia universal. Tenemos más de 250 estudiantes de 59 países diferentes.

Cuando el encierro tuvo lugar en Italia el 5 de marzo, como Academia Alfonsiana, ya habíamos establecido estándares de salud, para estudiantes, maestros y colaboradores, porque nos habíamos equipado previamente con protocolos y material de higiene para combatir la pandemia.

Al mismo tiempo, la Academia Alfonsiana, que entra en la categoría de las Universidades Pontificias, por lo tanto, no puede actuar con la licencia telemática (es decir, ofrecer lecciones en línea), con un puñado de profesores, anticipando los tiempos, en cualquier caso ha preparado una plataforma virtual para continuar enseñando. La elección de la plataforma telemática realizada de antemano resultó ser un movimiento ganador. De hecho, en el momento en que las autoridades nacionales decretaron la suspensión de todas las actividades, incluso las didácticas, lo aprovechamos para formar clases virtuales y dar a los maestros una capacitación inicial para aprovechar al máximo el potencial de esta nueva herramienta. Cuando nos llegó el permiso de la Congregación para la Educación Católica para reanudar las lecciones de esta nueva manera, estábamos listos.

Puede parecer extraño, pero el aspecto más difícil fue hacer que los estudiantes entiendan cómo usar este tipo de tecnología. Al encontrarnos frente a una generación digital, pensamos que estaban más acostumbrados a usar estas herramientas. En cambio, esta experiencia nos ha hecho comprender que muchos jóvenes solo usan la navegación por Internet, pero no usan programas de escritura, comunicación profesional o plataformas de estudio e investigación en general.

La pandemia también marcó una nueva organización de trabajo por parte de algunos miembros del personal y maestros. Muchos pensaron erróneamente en trabajar desde casa en “trabajo inteligente” cuando, en cambio, trabajaban en telepresencia. La organización del trabajo inteligente prevé diferentes contratos, planificación y procedimientos que no podrían satisfacerse en tan poco tiempo.

Podemos decir con orgullo que, como Academia Alfonsiana, hemos enfrentado los desafíos que la pandemia nos ha planteado de manera creativa y rápida. Todo esto ha sido confirmado por algunos datos. Desde el primer día después de la reapertura de las lecciones, todos los cursos y seminarios se reanudan en línea con clases capacitadas y material didáctico en la cátedra digital; La segunda noticia viene dada por el número de participantes en los cursos. De hecho, incluso si algunos estudiantes han regresado a sus países de origen, regularmente han podido seguir las lecciones. Teníamos una tasa de participación del 98%.

Como lo indica la Congregación para la Educación Católica, de la cual depende la Academia, hemos preparado el próximo año académico en asistencia. Si la situación de salud cambia, estamos listos para ofrecer nuestra propuesta de capacitación de la manera que la CEC indicará a todas las universidades. Se puede consultar la propuesta de formación (Programma) para el próximo año en este enlace.

En este momento difícil para las instituciones académicas romanas, el Santo Padre, el Papa Francisco, hizo sentir su cercanía a todos los rectores, decanos y directores, alentándonos a seguir adelante y planificar el próximo año con presencia física. Reiteró la centralidad de Roma como el único centro en el mundo donde la idea de una universidad pontificia, compuesta por una reunión entre profesores y estudiantes, fuentes e historia, tiene lugar en un contexto de universalidad. Nos pidió que continuáramos la formación cultural de las iglesias jóvenes porque solo al ofrecer una formación teológica sólida, el resultado del estudio y las estructuras probadas, es posible entrenar sacerdotes para una iglesia en salida.

Fortalecidos por el aliento del Santo Padre, fieles al mandato que la Iglesia universal nos ha confiado como una verdadera expresión misionera de la C.Ss.R., como Academia Alfonsiana podemos estar orgullosos de haber respondido con audacia misionera y creatividad didáctica a la teología moral que se hace vida.

Todavía no sabemos qué nos depara la pandemia para el próximo año académico. Somos conscientes de que el desafío de la salud, acompañado de una crisis económica generalizada que involucrará a todos, planteará nuevas cuestiones morales y estructurales. Como Academia Alfonsiana de Misioneros Redentoristas, estamos listos para ensuciarnos las manos nuevamente con la experiencia que hemos vivido.

Prof. Alfonso V. Amarante CSsR

Print Friendly, PDF & Email