Mensaje y saludo del Superior General para la fiesta de San Alfonso

0
1245

1 de agosto de 2020
0000 131/2020
Solemnidad de San Alfonso María de Ligorio, C.Ss.R.

Queridos cohermanos, hermanas, laicos misioneros y asociados,

¡Muchas bendiciones para ustedes en esta solemnidad de San Alfonso María de Ligorio! En la celebración Eucarística de su fiesta este año, las palabras de la primera lectura son el eco de un desafío profético que San Alfonso nos dirige, y que nos recuerda la vocación a la cual nuestro Redentor nos ha llamado. Permítanme parafrasear ligeramente las palabras de Isaías:

“El espíritu del Señor Dios está sobre [nosotros], porque el Señor nos ha ungido; nos envía a llevar la Buena Noticia a los pobres, a sanar a los oprimidos de corazón, a proclamar la libertad a los cautivos y la liberación a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor… a consolar a todos los que lloran. ” (cf. Is. 61, 1-2).

Michael Brehl, CSsR.

¡Este es el reto! ¿Creemos realmente que este año, 2020, es el “año de gracia” del Señor? ¿Cuál es la “Buena Noticia” que proclamamos? Mientras celebramos esta fiesta, en muchos países nuestras Iglesias seguirán cerradas, y nuestra gente no podrá celebrar la Eucaristía con nosotros. En otros lugares, las restricciones limitarán el número de personas que puedan hacerse presentes físicamente. Pero esto no es todo. Los efectos-económicos, sociales, políticos – de la pandemia Covid-19, en realidad hasta ahora están empezando a sentirse en todo el mundo. En esta situación, San Alfonso nos desafía en nombre de Jesús a consolar a los que lloran y a curar los corazones oprimidos. Nos recuerda que hemos sido ungidos por el Señor con el don del Espíritu, precisamente para este propósito.

Como Jesús en la lectura del evangelio, Alfonso vio a las multitudes, no como masas sin rostro, sino como ovejas sin pastor. Como Jesús, Alfonso no sólo vio, sino que se sintió también movido a la compasión. Como Jesús, Alfonso encontró formas nuevas y creativas para proclamar Buenas Noticia en circunstancias muy difíciles.

Para el Gobierno General en Roma ha sido una fuente de inspiración el escuchar las diferentes maneras en que muchos de ustedes siguen las huellas de San Alfonso hoy: viendo realmente las heridas de nuestro pueblo y nuestro mundo, entrando en una solidaridad profética que nace de la compasión, y proyectándose de forma creativa en la misión con un mensaje de esperanza y alegría.

Que San Alfonso continúe acompañándonos en nuestra misión. Que María, nuestra Madre del Perpetuo Socorro, nos enseñe a ser portadores de consuelo y alegría para todos. ¡Que Dios los bendiga a ustedes, a quienes sirven y a quienes los acompañan en su ministerio!

Su hermano en Cristo Redentor,

P Michael Brehl, CSsR.
Superior General

Print Friendly, PDF & Email