El llamamiento del Papa por el Líbano

0
157

El pasado miércoles, tras resumir su catequesis en varios idiomas, el Santo Padre lanzó un llamamiento a rezar por el Líbano, invitando a todos a participar en una jornada universal de oración y ayuno por el Líbano el viernes 4 de septiembre. El Papa Francisco animó a todos los libaneses a perseverar en la esperanza y sacó la fuerza y ​​la energía necesarias para empezar de nuevo. También pidió a los líderes políticos y religiosos que se comprometan sincera y voluntariamente con la reconstrucción. El Papa pidió a la comunidad internacional que apoye al Líbano y ayude a salir de esta grave crisis, sin quedar atrapada en las tensiones regionales.

Una vez más, el Santo Padre animó a obispos, sacerdotes, religiosos y laicos a seguir acompañando a los fieles. Les pidió celo apostólico, pobreza y austeridad para estar cerca de sus pobres y sufrientes. Los animó a ayudar a sus fieles y al pueblo libanés a resucitar y contribuir activamente a un nuevo renacimiento.

El Papa Francisco se dirigió a la gente de Beirut de una manera especial: Hermanos y hermanas, ¡coraje una vez más! Dejen que la fe y la oración sean vuestra fuerza. No abandonen sus hogares y su herencia. No abandonen los sueños de quienes creyeron en los albores de un país hermoso y próspero.


Le preguntamos al P. Binoy Mandapathil, C.Ss.R., en Beirut, para compartir sus observaciones sobre la situación actual, las necesidades y esperanzas de la gente y cómo se unirán al llamamiento del Papa Francisco. Aquí está su respuesta:

La noticia que el Papa habló durante su audiencia sobre el Líbano se está difundiendo por todo el país. Después de un mes, el recuerdo y las heridas de las explosiones aún no han sanado, por lo que el apoyo espiritual del Papa es muy importante para los cristianos aquí y para todas las personas de buena voluntad. La solidaridad del mundo entero en oración con la tierra de los cedros nos da la fuerza para superar fielmente las dificultades temporales y crecer en nuestra confianza y en nuestra relación con Cristo Redentor.

Seguramente la situación actual en el Líbano está cambiando según las necesidades de la población. Los grupos de voluntarios que trabajaron durante las dos primeras semanas para limpiar los edificios y las calles de Beirut casi han agotado su objetivo. Como Padres Redentoristas, estábamos respondiendo a la situación inmediata manteniéndonos cerca de la gente y cubriendo sus primeras necesidades humanas. También nos aseguramos de que todos nuestros feligreses y amigos estén a salvo.

Ahora el Líbano debe entrar en la segunda fase: la reconstrucción del país. La devastación de la mayor parte de Beirut y su región tardó varios años en reconstruirse. Con la profunda crisis económica y política, el Líbano no puede hacerlo solo. Según las estadísticas actuales, el 54% de la población vive en la pobreza y necesita suministros y medicinas diarias. Por supuesto, los libaneses pudieron experimentar la solidaridad de todos los demás países, que trajeron medicamentos, hospitales rurales, alimentos, ropa, etc. Las iglesias y las organizaciones benéficas han ocupado su lugar para ayudar a las personas necesitadas. Sin embargo, las necesidades son grandes. Antes del invierno, es necesario renovar las casas destruidas. Existe una gran demanda para cambiar ventanas y puertas rotas, muebles, accesorios, etc.

La explosión en Beirut y el aumento de COVID 19 han agregado mayor gravedad a la difícil situación en el país. Muchas personas han perdido sus trabajos y no reciben un salario fijo. La reapertura de las escuelas se pospone para diciembre de 2020. Nuestra iglesia y escuela redentorista, que se encuentran a 5 km del lugar de la explosión, también deben ser reparadas.

Respondiendo al llamado del Papa, nuestra comunidad y parroquia de una manera especial se unirán en oración y ayuno por la reconstrucción del amado país de Dios. Oremos para que la gloria de Dios regrese a las montañas del Líbano. Para que la fe y la confianza del pueblo libanés sean fuertes como un cedro.

En el redentor

P. Binoy Mandapathil

Print Friendly, PDF & Email