Pastoral en tiempos de pandemia

0
449

(El Salvador) Afrontar los desafíos que la realidad nos presenta, de manera nueva y creativa, es una de las características que debe desarrollar un redentorista para poder llevar el Evangelio a las gentes, especialmente a los más pobres y abandonados.

Después de un inicio de año prometedor, en El Salvador, donde la presencia redentorista está en la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y en el juniorado San Alfonso, se toma por ley entrar en una cuarentena total ante la amenaza del coronavirus que rondaba en los países vecinos trayendo, como consecuencia, la clausura temporal de las eucaristías con el pueblo de Dios y de toda actividad pastoral de la parroquia. Fue impresionante la última misa en el templo, un jueves eucarístico, donde, después de guardar el Santísimo Sacramento en la capilla interna de la casa, el pueblo, entre lágrimas, cantaba “quédate, Señor, quédate conmigo”.

Ante esta situación, surge, dentro del grupo de formandos de teología y de los sacerdotes, la iniciativa de transmitir, a través de las redes sociales, el Banquete del Señor a los vecinos de nuestra parroquia. También se comenzaron a realizar vídeos con reflexiones sobre el Evangelio del día, que después mudó a reflexiones sobre los libros de san Alfonso como Las glorias de María y Preparación para la muerte. Además, la oración del rosario ha sido de mucha importancia, algunos novenarios, transmisión de la Hora Santa y de los retiros con temáticas redentoristas cada fin de mes. Inclusive, se han utilizado las redes sociales para brindar formación, catequesis de primera comunión, acompañamiento y consejería por vía virtual y telefónica, e inclusive, se ha podido continuar la pastoral vocacional a través de estos medios.

El servicio pastoral por internet se inició con un pequeño grupo de seguidores, sin embargo, se ha logrado trascender fronteras y hemos podido llegar a otros países distantes que nos brindan apoyo. También se han realizado otros tipos de vídeos lúdicos, como el inolvidable torneo de fútbol con un final inesperado, serenatas en el Día de las Madres, festival de canto mariano y vídeos musicales.

No todo ha quedado en las redes: en ciertas ocasiones, se ha tenido que salir de la cuarentena por razones mayores, siempre tomando las medidas de seguridad, para administrar la unción de los enfermos, celebraciones de exequias, confesiones, recolección y entrega de víveres. En la solemnidad de Corpus Christi y en la fiesta del Perpetuo Socorro, se abrió el atrio de la iglesia para que las personas, ordenadamente y tomando las precauciones pertinentes, pudieran adorar y orar ante el Señor y pedir la poderosa intercesión de nuestra Madre en estos tiempos difíciles, no solo por este terrible virus, sino también por la falta de empleo, inestabilidad sicológica y diversas necesidades, fruto de las medidas tomadas para afrontar la pandemia.

Esta comunidad, formada por sacerdotes y formandos de votos temporales, ha contribuido a la evangelización por medio de programas de radio, televisión y de clases virtuales de moral y teología pastoral en el seminario mayor San José de la Montaña, de la ciudad de San Salvador.

Actualmente, el país ya no está en cuarentena obligatoria.  Sin embargo, el desafío sigue creciendo, por lo que se requiere más creatividad y decisiones importantes, siempre con la ayuda de Dios, para poder continuar con esta experiencia, aun cuando ya han iniciado las misas ciertos días de la semana. De todas maneras, los invitamos a que, a través de Facebook, Instagram y YouTube, nos busquen como Redentoristas503 y puedan observar todo lo que se ha podido realizar. Solo queda rogar y esperar en Dios por una pronta solución a esta pandemia.

Javier Taylor

Redentorista

Print Friendly, PDF & Email