¡Feliz cumpleaños, Fortaleza!

0
207

Este es el título que tiene un artículo en la edición de octubre de “The Reality”, del p. Brendan McConvery CSsR, destacando el 60 aniversario de la presencia redentorista en el estado de Goias, Brasil. En 1960, los Redentoristas irlandeses iniciaron la misión, que sentó las bases de la actual Viceprovincia de Fortaleza.

¡Feliz cumpleaños, Fortaleza!

por Brendan McConvery C.Ss.R.

Cuando el padre Michael Curran fue confirmado como superior provincial de los Redentoristas irlandeses por un tercer mandato de tres años en septiembre de 1959; William Gaudreau, el superior general, añadió algunas palabras a su carta de nombramiento. “Después de mucha presión de la Santa Sede y los obispos de América del Sur; Llamo a su puerta para pedirle a la provincia irlandesa que se haga cargo de una zona de misión allí, en el estado de Goias; Brasil; en la diócesis de Porto Nacional “.

Los Redentoristas irlandeses ya tenían dos misiones en Filipinas e India, pero una notable cosecha de vocaciones en la década de 1950 lo convirtió en un lugar al que un superior podía acudir en caso de necesidad. Aunque el tamaño de la diócesis de Porto Nacional era el doble de Irlanda, solo tenía siete u ocho sacerdotes a su disposición. Cuatro redentoristas irlandeses partieron hacia Brasil en el mes de abril siguiente. Solo el padre James Collins, el superior, tuvo una experiencia misionera de varios años en Filipinas. James McGrath, Michael Kirwan y John Meyers fueron ordenados recientemente.

En un artículo para esta revista, escrito en octubre de 1961, Michael Kirwan registró sus primeras impresiones de Brasil. Lo más sorprendente para ellos fue la grave escasez de sacerdotes, uno por cada 5.000 personas dispersas. Luego estaba la creciente influencia de las sectas protestantes fundamentalistas que progresivamente se abrieron paso en comunidades sin sacerdotes y sin la Eucaristía. Posteriormente fue la creciente influencia del marxismo, especialmente después del éxito de la revolución cubana de Fidel Castro en 1959. Lo que estaba claro, escribió, era que “hay demasiada pobreza en Brasil”, al lado de los lujosos apartamentos del ricos, “hay barrios marginales que son una vergüenza para una comunidad cristiana”. El área que cubrieron para llegar a las comunidades rurales dispersas era vasta. El P. James McGrath escribió más tarde ese año que “viajar tierra adentro solo era posible a caballo: con la ayuda de un guía, nos movemos durante nueve o diez días seguidos… sin señales de vida en ninguna parte. Un silencio asombroso: ningún sonido aparte del leve paso de los cascos de los caballos “.

Una segunda casa fue fundada en Fortaleza, la ciudad más grande del noreste de Brasil, en 1962. La intención era construir un colegio para servir a la educación secundaria de las vocaciones locales. Finalmente se convirtió en la sede de la Viceprovincia redentorista irlandesa de Fortaleza. El vasto territorio dentro del mandato de los Redentoristas demostró ser capaz de absorber a tantos hombres como pudo salvar Irlanda. Al final de sus primeros siete años en 1967, la misión en Brasil tenía cinco casas y 26 miembros, y el padre Collins, Don Jaime, fue ordenado obispo de Miracema do Norte en 1967. No fuimos los primeros redentoristas en Brasil. Los holandeses llegaron en 1894, con los alemanes pisándoles los talones. Hoy hay alrededor de 600 Redentoristas en Brasil, en cinco provincias.
Lo que ni los padres Gaudreau, ni Curran, ni los primeros pioneros en Brasil podían sospechar era cuán radicalmente cambiaría Brasil en los próximos años. El Concilio Vaticano II lanzó una nueva energía del Espíritu en las iglesias sudamericanas. El párrafo inicial de la Constitución de la Iglesia en el mundo moderno, Gaudium et Spes, enfatizó que la Iglesia comparte “las alegrías y esperanzas, el dolor y la angustia de la gente de nuestro tiempo”. Abrirse a esas esperanzas y dolores significó abrir un mundo desgarrado por la pobreza pero que lucha por la justicia.
Dom Helder Camara, quien se cree que redactó el llamamiento de los obispos brasileños al general redentorista que condujo a la llegada de los irlandeses a Brasil, fue radical en sus esfuerzos por ayudar a la iglesia brasileña a convertirse en una verdadera “iglesia de servicio”. , la iglesia de los pobres. En los años posteriores al Concilio, las voces proféticas en las iglesias brasileñas se volvieron más claras e insistentes. Los redentoristas irlandeses en Fortaleza comenzaron a escuchar e identificarse con la verdad de lo que decían. También se comunicaban. Ese mensaje a Irlanda. El P. Jim McGrath asistió al capítulo provincial de Irlanda y fue inesperadamente elegido provincial. Era un momento de intenso cambio en la Iglesia irlandesa, pero Jim McGrath y los Redentoristas de vacaciones de Brasil pero ayudando en novenas y misiones, ayudaron a ver qué parte de la experiencia brasileña era comparable a la de Irlanda, especialmente cuando se trataba de consciente de la propia necesidad de abrirse a las “alegrías y esperanzas”, dolores y angustias “.
Es apropiado que en este Domingo de Misión anual celebremos 60 años de nuestra misión en Brasil. Uno de sus pioneros, el padre John Myers, aún vive feliz en la tierra a la que ha dedicado gran parte de su vida. Brendan McDonald, que este año celebra 56 años en Brasil, esboza un breve recordatorio de esos días, recordando en particular a sus contemporáneos inmediatos, el P. Joe McLoughlin, Eamonn Kavanagh y PJ Clear. A todos los que han servido en Brasil y que todavía están felices entre nosotros, les agradecemos su generoso servicio y oramos para que los que nos precedieron marcados por el signo de la fe puedan recibir la recompensa por su esfuerzo.

Print Friendly, PDF & Email