Aprende a pensar y vivir de una manera nueva.

0
234

(del Blog de la Academia Alfonsiana)

En estos días hemos aprendido que todos tenemos una responsabilidad social, por eso hemos aceptado quedarnos atrincherados en casa para no contagiarnos unos a otros; a partir de ahora esta misma responsabilidad debe constituir el fundamento de nuestra vida comunitaria, no solo en tiempos de emergencia. En efecto, nos enfrentamos a una situación completamente nueva e inesperada que nos obliga a madurar y cambiar nuestra forma de pensar, a asumir diferentes actitudes, a buscar nuevas formas de servir al pueblo de Dios. Dios, que es el Señor de la historia, habla en la historia y nos pide acoger con confianza su voluntad, que se manifiesta sobre todo en la recurrencia de los hechos, pero también pasa por el derecho positivo promulgado por las autoridades civiles. Jesús también obedeció el plan del Padre, sometiéndose diariamente a la autoridad legítima de su pueblo y también a la, considerada ilegítima, del Imperio Romano. Hoy más que nunca debemos proclamar en voz alta que Dios no renuncia a su intención de hacer nuevas todas las cosas; en este momento de dolor, esto pasa por una regeneración que nunca debe perder de vista el misterio de la Pascua.

En el momento que vivimos se destacan las fisuras abiertas en los sistemas políticos y económicos que regulan la vida de las naciones y que parecían querer garantizar el bienestar conquistado hasta el amargo final; las rajaduras se han convertido en grietas y luego en cortes profundos que muestran claramente su incapacidad para sostener la estructura. Incluso la llamada cultura de los derechos debe dar paso a otras necesidades que se han convertido en una prioridad entre tanto. Nos enfrentamos a un enemigo invisible que ha cruzado casualmente fronteras entre estados, incluso aquellos que intentaron en vano erigir barreras, y que viajaba en aviones en los cuerpos de pasajeros desprevenidos. El virus pasó en un relámpago de un continente a otro, desbordando lo que encontraba en su camino y burlándose de nuestras certezas, que lamentablemente resultaron ser muy pobres; y sigue circulando sembrando sospechas e insinuando miedo incluso entre los familiares más cercanos.

Todos se miran con recelo, los amigos nos miran con recelo, las relaciones entre las personas se suspenden; y muy pocos son capaces de dar voz a sus sentimientos, de expresar los miedos o ansiedades que los aferran. En unos meses, todas las certezas de las que estábamos orgullosos se han derrumbado; y estamos presenciando un nuevo y agotador segundo comienzo en el que se pondrán en tela de juicio muchas cosas.

Las circunstancias nos obligan a cambiar de ritmo, nos llaman a una conversión radical: si queremos vivir en paz con nosotros mismos y con los demás, se nos da una invitación apremiante, incluso imperativa, a dejar de lado nuestro individualismo desenfrenado, nuestro narcisismo y mirar hacia arriba a los que nos rodean, sin tener en cuenta el mal recibido, mirar sus necesidades, reconociéndose en la necesidad. ¡Cuántas veces hemos experimentado personalmente que, para bien o para mal, las consecuencias de nuestras acciones siempre recaen también sobre los demás!

Somos parte de la humanidad y la humanidad es parte de nosotros porque está profundamente arraigada en nosotros; esta interdependencia es un valor que nos permite pasar ahora a la solidaridad de manera más consciente y adoptarla como opción de vida. Los buenos sentimientos, de hecho, no siempre surgen espontáneamente, lo sabemos bien, ni son duraderos en sí mismos; son como flores silvestres que se marchitan al poco tiempo y mueren. La experiencia que estamos viviendo en este período es ciertamente dura, nos pone a prueba en la vida cotidiana; acostumbrados como estábamos a considerar la casa como un lugar para dormir, no para convivir las 24 horas del día, nos ha dado la oportunidad de repensar nuestras relaciones más cercanas, revelándose no solo como una fuente de tensión, sino también y sobre todo como un verdadero escuela de humanidad. El futuro nos dirá si nos han aprobado.

La realidad nos pone ante Dios, que escucha el clamor de Israel y hace oír su voz a Moisés; que impulsa al pueblo a ponerse en marcha y abre el mar a su paso. Básicamente, sin embargo, no nos gusta este Dios, porque obliga a quienes realmente quieren conocerlo a cruzar el desierto, donde no hay ni la comida de Egipto ni el agua. Aunque no nos convenga reconocerlo, sabemos que solo enfrentando la prueba llegaremos a ser adultos.

En un momento de emergencia como el que estamos viviendo, la fe y la devoción deben encontrar nuevos caminos. Cerrar iglesias fue ciertamente doloroso, pero al final, si reflexionamos con atención, las iglesias son solo herramientas útiles para que la comunidad de creyentes se encuentre, celebre, especialmente para celebrar la Eucaristía. La Iglesia con I mayúscula es otra cosa, está hecha por creyentes; también sabemos por la historia que al comienzo del cristianismo la gente vivía sin iglesias, como todavía ocurre en aquellas partes del mundo donde los cristianos son perseguidos.

p. Gabriel Witaszek, CSsR

Print Friendly, PDF & Email