Educar el deseo y ser educado por el deseo

0
77

(del Blog de la Academia Alfonsiana)

Como se indica al final del artículo reciente “Cosa vuoi?”/¿Qué quieres? (Ver cssr.news del 15 de enero) sobre el deseo en Jacques Lacan, ahora me gustaría reflexionar brevemente sobre las implicaciones de esta línea de pensamiento para la teología moral.

Permítanme decir al principio que he sido durante muchos años, y sigo siendo hasta el día de hoy, un ferviente discípulo de Aristóteles y Tomás de Aquino en esta cuestión. Su programa podría resumirse en la frase “educar el deseo” (A. MacIntrye). El ser humano es visto como un ser esencialmente racional que tiene la ardua tarea de controlar sus diversos deseos para que no arruinen el caos en su vida y la de aquellos con quienes está íntimamente asociado. La única forma de hacerlo es practicar actos individuales de moderación, etc. Para desarrollar las virtudes correspondientes, que hacen posible la vida moral. Todo ello constituye un modelo teórico y práctico de prosperidad humana que ha servido a generaciones de seres humanos en diversos contextos culturales.

El pensamiento de Lacan, inspirado por Freud, sin embargo, inserta este esquema en lo que técnicamente se define como una “crisis epistemológica”. Una crisis epistemológica ocurre dentro de una disciplina, como la ética o la teología moral, cuando surgen nuevos datos que la disciplina no puede explicar con sus teorías tradicionales. Esas teorías deben abandonarse o transformarse si los nuevos datos resultan irrefutables. Como no creo que se trate de abandonar el modelo tradicional descrito anteriormente, me pregunto cómo podría transformarse …

El primer paso en un proceso de este tipo (que llevará décadas de asimilación, si es que alguna vez se emprende en primer lugar) es identificar y verificar los nuevos datos irrefutables. De muchas opciones posibles, propongo partir de esta lección clave de Lacan: la vida humana es más una cuestión de ser educado por el deseo que de educar al deseo. ¡Dinamita! Es mi deseo, mi deseo imposible, y solo este deseo personal único, el que me invita a ser quien soy. No por una indulgencia irrazonable e inútil, sino por una humilde apertura a lo que me supera de manera tan masiva. Si me limito a educar mi deseo, me arriesgo a imaginarme como un sujeto autosuficiente (la cuestión de la gracia divina complica aquí el argumento pero no resuelve ipso facto este problema). Si permito a mi deseo de educarme, es decir, sacarme de este autocontrol ilusorio, descubriré algunas verdades inquietantes pero saludables sobre lo que significa ser humano, que es un asunto mucho más precario de lo que generalmente es retratado en teología moral.

padre Martin McKeever, CSsR

Print Friendly, PDF & Email