Desde Albania: “Cambiar significa abrir”

0
218

La Cuaresma es tiempo de cambio, y en nuestra Misión Interprovincial de Albania se han producido algunas novedades al comienzo del tiempo de preparación para la Pascua.

El domingo 28 de febrero, el P. Andrzej Michon comenzaba su ministerio como párroco de la Parroquia de San Alfonso María de Liguori en Kamëz. La Eucaristía dominical fue presidida por el arzobispo metropolitano de Tirana-Durrës, mons. George Frendo OP, quien recordó a los fieles que la presencia de los Misioneros Redentoristas en la periferia de la capital del país es un gran regalo. También destacó la figura de nuestro Padre Fundador, san Alfonso, ya que es el titular de la parroquia, cuyo territorio comprende la ciudad de Kamëz, con el templo parroquial, la ciudad de Fushë-Krujë y los pueblos cercanos, en los que se encuentra la iglesia de Luz y el Monasterio contemplativo de San José. El P. Andrzej es el pastor de unos 21.000 católicos, además de tres comunidades de religiosas. Esta misión fue encomendada a los Redentoristas en 2014, y la iglesia parroquial fue consagrada en 2017, dedicándose a San Alfonso. El P. Andrzej fue anteriormente el párroco de la Parroquia de San Juan Pablo II de Bathore, por lo que no es desconocido su trabajo pastoral en la diócesis.

El Miércoles de Ceniza, además, la Misión de Albania comenzaba una nueva presencia en el país. En el año 2018, los Misioneros Redentoristas celebraron su primera misión popular en el país en la ciudad de Gjirokastër. En aquella ocasión, el obispo de esa administración apostólica manifestó su alegría por la presencia de misioneros en aquella zona, pues el número de católicos es muy pequeño. Además, Gjirokastër nunca ha tenido sacerdote de modo permanente y la comunidad católica siente un deseo grande de celebrar los sacramentos. Respondiendo al deseo de la comunidad interprovincial redentorista de seguir abriendo caminos para la Evangelización ad gentes y con la acogida del obispo administrador, el P. Laureano ha comenzado una presencia itinerante en esa ciudad, que precisamente es la cuna del dictador comunista que persiguió a la Iglesia Católica.

Aunque la comunidad, por el momento, sólo cuenta con dos cohermanos, los planes de futuro son siempre abrir, y no cerrar; crear, y no conservar. El Espíritu del Señor siempre nos impulsa a ser Testigos del Redentor, especialmente donde la Palabra de salvación aún no ha sido escuchada.

P. Laureano Del Otero Sevillano CSSR
Misión Interprovincial de Albania

Print Friendly, PDF & Email