Roma: 125 años de presencia redentorista en San Gioacchino

0
629

Una solemne celebración eucarística el domingo 1 de octubre a las 10.30 horas y una cena al aire libre el sábado 30 de septiembre, además de juegos callejeros, torneos de tenis de mesa, futbolín, ajedrez y burraco, talleres para niños, espectáculos y clases de baile, lotería y Los fuegos artificiales son los actos programados con motivo de la fiesta patronal que la parroquia de San Gioacchino en Prati volverá a celebrar tras el parón impuesto en 2020 por la pandemia. La comunidad redentorista a la que se ha confiado la parroquia desde su fundación en 1905 celebrará también sus 125 años de presencia en San Gioacchino, a partir de la apertura de la iglesia al culto en 1898, en tiempos de León XIII.

«Ya mis predecesores – recuerda el padre Piotr Sulkowski, polaco, párroco desde 2016 – habían ofrecido a la comunidad esta oportunidad de comprensión mutua y de agregación, eligiendo el primer fin de semana de octubre también para iniciar así el nuevo año de actividades pastorales, después de las vacaciones de verano”. La fiesta de San Joaquín, esposo de Ana y abuelo materno de Jesús, cae en realidad el 26 de julio, en un período festivo en el que sería imposible organizar un evento de este tipo. Pero el triduo de preparación a la celebración, afirma el padre Sulkowski, “se reflexionará cada día sobre uno de los tres mensajes publicados hasta ahora por Francisco para la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Ancianos instituida por él”, que cae en el cuarto domingo de Julio. La misa solemne del 1 de octubre a las 10.30 horas estará presidida por monseñor Vittorio Viola, secretario del Dicasterio Vaticano para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

En cuanto a la cena comunitaria del sábado, «siempre ha sido uno de los mejores momentos de la fiesta, con algo de animación musical y fuegos artificiales a altas horas de la noche. Queremos hacerlo en la calle, abierto a todo el barrio, precisamente para no encerrarnos en las aulas de catequesis, sino para que todos puedan participar. Tendremos a nuestra disposición el tramo de Via Pompeo Magno entre Piazza dei Quiriti y el cruce con Via Ezio, que estará cerrado al tráfico durante dos días”, comenta el padre Pietro, como lo llaman los feligreses. La novedad del programa son los talleres para niños. «El programa es sencillo, pero lo importante es tener la oportunidad de estar juntos, conocernos, charlar y crecer como comunidad».

El barrio de Prati tiene mucha necesidad de momentos como estos, añade el párroco, porque «muchos apartamentos de la zona se utilizan como oficinas o como bed & breakfast. O son muy caras y esto ha alejado a muchas familias. En 1950 San Gioacchino tenía 10 mil habitantes, que hoy son menos de 3 mil”. Por eso «necesitamos iniciativas que transmitan un sentimiento de pertenencia a una comunidad. También porque muchos asistentes a misa y muchos niños del catecismo no viven en esta zona. Y necesitamos ser más una comunidad también porque hay pocos jóvenes que vemos en la parroquia”.

Mientras tanto, sin embargo, “gracias a Dios puedo decir que quizás por primera vez el peso de la organización recaiga entera o casi enteramente sobre los hombros del grupo familiar y de algunos otros feligreses”, repite el padre Pietro, “y Es bonito empezar de nuevo así”.

La fiesta también será una oportunidad para realizar visitas guiadas a la iglesia, famosa por haber escondido durante meses, durante la última guerra y la ocupación nazi de Roma, a un grupo de judíos y otras personas perseguidas en un estrecho espacio bajo la cúpula. «Como es la petición más frecuente, creo que ese espacio estará abierto a los visitantes, sí», anticipa el padre Sulkowski; «Pero toda la Iglesia», añade, «es rica en historia; por ejemplo, cada capilla lateral cuenta la historia religiosa del pueblo que propició su construcción; y hay casi 200 santos representados.”

Otra razón por la que la parroquia es conocida en Roma es la misa entre semana a una hora inusual, las 13 horas, hora del almuerzo de los abogados de los numerosos bufetes de abogados de la zona, dada la presencia de varios tribunales; «Lo celebramos hace nueve años a petición de algunos de ellos», dice el padre Pietro, «¡empezamos durante un mes a modo de prueba y todavía estamos aquí!». Y dado que el fundador de los Redentoristas, el napolitano San Alfonso María de Ligorio (1696-1787), es también el santo patrón de los abogados, habiendo ejercido la abogacía en su juventud antes de ser sacerdote, pues “sería bonito”, Es un deseo del párroco que quizás algún día se haga realidad, «iniciar algo en el futuro, como quizás un curso de catequesis, dedicado específicamente a ellos».

25 de septiembre de 2023 – diocesidiroma.it

Print Friendly, PDF & Email