Indonesia: AYG en la Conferencia de Asia Oceanía en Sumba del 3 al 6 de julio de 2024

0
73

El Encuentro de la Juventud Alfonsiana (AYG – Alphonsian Youth Gathering) de la Conferencia de Asia Oceanía comenzó con gran entusiasmo y esplendor el miércoles 3 de julio de 2024 en la fiesta de Santo Tomás Apóstol. Jóvenes, Líderes Juveniles y Cofrades de todas las Unidades de la Conferencia comenzaron a llegar desde el 30 de junio. Los primeros días estuvieron alojados en diferentes parroquias de la Provincia de Indonesia en Sumba compartiendo la vida y las luchas de la gente. “Fue una experiencia conmovedora, que nunca olvidaremos”, dijo uno de los jóvenes. “Me conmovió hasta las lágrimas la generosidad, calidez y hospitalidad de la familia con la que me alojé. Su sencillez y pobreza me llegaron al corazón, pero dieron mucho de sí mismos para que estuviéramos cómodos y seguros”, dijo uno de los líderes juveniles.

El día de la inauguración, los jóvenes de cada una de las Unidades se reunieron en el salón principal de la parroquia redentorista del colegio San Alfonso de Weetebula. Los jóvenes estaban presentes con sus líderes y cohermanos redentoristas de Oceanía, Corea del Sur, Japón, Filipinas (Manila y Cebú), Tailandia, Vietnam, Sri Lanka, India (Bangalore, Liguori y Majella) y la unidad anfitriona de Indonesia. Tras unas breves palabras de bienvenida del P. Jack Umbu Warata, C.SS.R., Provincial de Indonesia, el Encuentro de la Juventud Alfonsiana fue inaugurado por el P. Rogerio Gomes, C.SS.R., Superior General, acompañado por el P. Joseph Ivel Mendanha y el P. Paul Vinh (Consultores Generales de Asia Oceanía) y el P. Yoakim Ndelo, C.SS.R. (Coordinador de la Conferencia). Los Jóvenes caminaron en sus respectivas Unidades para una procesión acompañada por una banda y bailarines locales desde Weetebula hasta el Centro Cultural, una procesión que duró 2 horas comenzando a las 2.30 pm y terminando a las 4.30 pm. El Centro Cultural, propiedad de los Redentoristas de la Provincia de Indonesia y gestionado por ellos, es la sede principal del AYG (Encuentro de Jóvenes Alfonsianos) 2024.

El P. Yoakim Ndelo, C.SS.R, presidió la misa de apertura con los Padres Rogerio Gomes, Ivel y Paul, y más de 30 sacerdotes de diferentes Unidades, incluida la unidad anfitriona. El coro de jóvenes de la parroquia SVD de Weetebula cantó para la liturgia. El P. Yoakim (Kimi) habló de la importancia de Santo Tomás como misionero de la esperanza y de cómo su experiencia con el Señor Resucitado transformó su vida, lo que constituye un modelo para que los jóvenes de hoy se encuentren con el Señor y transformen su vida en misión.

El tema del AYG 2024 es “Un encuentro, una familia, una misión”. A la Eucaristía siguió una suntuosa cena servida por un equipo de colaboradores laicos. Después de la cena, hubo una velada cultural con bailes, una representación y un monólogo que mostraron la cultura de la isla de Sumba y la historia del cristianismo en la isla. El padre Kimi se dirigió a los presentes invitando a los jóvenes a derribar muros y barreras y a tender puentes. A continuación, la autoridad del gobierno local pronunció un discurso en el que dio la bienvenida a los jóvenes a Sumba y garantizó su plena cooperación en el evento. A continuación, el P. Rogerio Gomes, Superior General, se dirigió a los presentes para expresar su alegría por estar presente en el AYG e instó a los jóvenes a abrir las puertas de sus corazones para encontrarse con el Redentor en los demás y, a partir de ahí, con todos los que necesitan al Redentor y su esperanza en sus vidas. La primera noche terminó con una danza cultural de la isla de Flores en la que todos bailaron y celebraron juntos. La noche terminó con una oración mientras los participantes regresaban a sus lugares de residencia. Verdaderamente un maravilloso comienzo para el Encuentro de la Juventud Alfonsiana, Conferencia de Asia Oceanía, 2024.

El P. Willy Palla, C.SS.R y su equipo de dedicados líderes juveniles han estado organizando este evento durante un año y medio y se aseguraron de que el evento comenzara con una nota maravillosa. Verdaderamente, un momento alegre de celebración de la fe. Esperamos con impaciencia los días venideros…

P. Joseph Ivel Mendanha, C.SS.R.
Consultor General