La persona humana como ser relacional. Consideraciones metodológicas.

0
80
Leonardo da Vinci, El hombre de Vitruvio, Dominio público, vía Wikimedia Commons

Un grupo de profesores y colaboradores propone un curso transdisciplinar en la Accademia Alfonsiana titulado “La persona humana como ser relacional. Perspectivas transdisciplinares”. El texto original está publicado en la página web de la Accademia Alfonsiana de Roma.

VII. Consideraciones metodológicas

En el último post de esta serie no me propongo añadir otro paradigma a los cinco ya estudiados, sino ofrecer algunas consideraciones metodológicas más generales. Aunque estos pensamientos surgen de la reflexión sobre los diferentes paradigmas estudiados en esta serie, se espera que sean de ayuda en la planificación posterior y en la realización del curso transdisciplinar.

Desde un punto de vista metodológico, quizá el mejor punto de partida sea la propia idea de disciplina. ¿Qué constituye una disciplina frente a una idea, una teoría o una perspectiva? Si no tenemos una cierta claridad y un cierto consenso sobre lo que entendemos por una disciplina, es muy poco probable que podamos explicar claramente lo que entendemos por “transdisciplinar”.

Una segunda consideración metodológica se refiere a la relación entre una disciplina, un paradigma y un método. Cuando se desarrolla una nueva disciplina, como la sociología, es con vistas a estudiar algún problema nuevo, a menudo utilizando métodos nuevos, en pos de algunos objetivos teóricos y/o prácticos. Podemos pensar en un paradigma como una especie de modelo para este estudio del nuevo problema, mientras que los métodos son técnicas utilizadas dentro de un paradigma dado. Al examinar los cinco paradigmas seleccionados (personalista, fenomenológico, psicológico, sociológico y teológico) se hizo evidente que una disciplina como la psicología o la sociología no opera con un único paradigma o con un único método.En el curso previsto el objeto de estudio seleccionado es bastante específico: la persona humana como ser relacional. Una cuestión metodológica clave será cómo podemos movernos (en nuestro pensamiento) entre diferentes disciplinas que emplean diferentes paradigmas y diferentes métodos en el estudio de este objeto seleccionado. Si nos limitamos a yuxtaponer los resultados de diferentes disciplinas, difícilmente podremos afirmar que estamos siendo transdisciplinarios. Pero dadas las diferencias antes mencionadas, no es en absoluto evidente que podamos transferir sin más un hallazgo (¡o transferirnos a nosotros mismos!) de una disciplina a otra. De ahí, una vez más, la necesidad de aclarar qué entendemos exactamente por perspectiva transdisciplinar.

Por si todo esto no fuera suficientemente complicado, en nuestro estudio de los cinco paradigmas también quedó claro que no sólo había divergencias entre las distintas disciplinas, sino dentro de las propias disciplinas. Así pues, se plantea la cuestión metodológica de cuál de los diversos paradigmas (a menudo contrapuestos) utilizados dentro de una disciplina determinada deseamos seguir en nuestro estudio transdisciplinar de la persona como ser relacional. ¿Es esta elección arbitraria o algunos paradigmas son intrínsecamente más compatibles con una perspectiva teológica moral?

Una última cuestión metodológica se refiere a la relación entre las distintas disciplinas estudiadas y la disciplina de la teología moral. ¿Podemos suponer que un hallazgo en sociología, por ejemplo, puede integrarse sin más en la reflexión teológica moral sobre la persona humana? ¿No es posible que, tal como está planteado, un determinado hallazgo sociológico sea sencillamente inconmensurable con el discurso teológico-moral (debido a los presupuestos, métodos y objetivos)? En tal caso, ¿tiene sentido hablar de una jerarquía de disciplinas o cada disciplina tiene ipso facto la misma validez en relación con las demás?

Éstas son sólo algunas de las cuestiones metodológicas que la reflexión sobre los cinco paradigmas ha sacado a la luz. No cabe duda de que a lo largo del curso surgirán muchas otras cuestiones de este tipo, algunas de las cuales pueden resultar ser dilemas o incluso aporías. Probablemente sea mejor ser modestos en nuestras expectativas y pensar que el curso se sirve de las diversas disciplinas para poner de relieve aspectos de nuestra comprensión de la persona humana como ser relacional, en lugar de aspirar a una síntesis improbable.

p. Martin McKeever, CSsR

Traducción libre, consulte el texto original (inglés)