Solemne fiesta y gran procesión de la Madre del Perpetuo Socorro en Roma

0
147

La fiesta que celebramos los días 27 y 30 de junio gira en torno al icono milagroso de Nuestra Madre del Perpetuo Socorro, también conocida como Nuestra Madre del Perpetuo Socorro. Esta venerada imagen posee una rica historia y un profundo simbolismo, inspirando a innumerables fieles en todo el mundo.

El domingo 30 de junio de 2024, a las 18.00 (hora de Roma) se celebró una misa solemne seguida de la novena, presidida por Su Em. Card. Enrico Feroci, Rector del Santuario de Nuestra Señora del Divino Amor, seguida de la Procesión con el Santo Icono después de la Misa, acompañada por la Banda Orquestal de la Región del Lacio y diversos grupos étnicos pertenecientes al Santuario. Mons. Guy Desrochers, C.SS.R., Arzobispo de Moncton, Canadá, estuvo presente durante la celebración.

El P. Giovanni Congiu, CSsR, rector de la comunidad de San Alfonso de Roma, escribió en el boletín semanal: “Hoy es para nosotros el día de la solemne fiesta de la Madre del Perpetuo Socorro. Después de una intensa preparación, marcada por la oración, el canto y la meditación sobre la grandeza de la Virgen Madre, vivimos este día especial con alegría en el corazón. Han sido días desafiantes en los que muchas personas han cantado, rezado y sentido la necesidad de cambiar algo en sus hábitos y ocupaciones cotidianas, grupos para dedicar su tiempo, su atención o su voz a alabar a Dios por lo que ha realizado en María por nosotros”.

La celebración eucarística fue memorable porque la Santa Eucaristía comenzó con una gloriosa procesión de entrada acompañada del canto de un coro de varios grupos. Varios grupos participaron presentando ofrendas durante la Misa. La música y las sentidas oraciones llenaron la iglesia. Durante la Misa, los devotos pidieron intercesión y recibieron bendiciones.

Su Em. Card. Feroci, en su homilía, reflexionó sobre el significado de las palabras de Jesús desde la cruz a Juan y María: He aquí a tu hijo, he aquí a tu madre. Jesucristo, que aceptó la cruz y dio su vida para redimirnos de nuestros pecados, nos representaba a todos nosotros. El cardenal Feroci señaló las profundas consecuencias de esta escena. Como escribió el Apóstol San Pablo, por el bautismo todos nos convertimos en miembros del cuerpo de Cristo: Él es la cabeza y nosotros somos los miembros de su cuerpo. Así, María, al pie de la cruz, se convirtió también en nuestra madre. A continuación, el Cardenal invocó a María, nuestro Perpetuo Socorro: “Que nos sintamos siempre parte del cuerpo de Cristo, ese cuerpo que tú llevaste, ese cuerpo que se convirtió en nuestra salvación, ese cuerpo que murió en la cruz, ese cuerpo que tú encontraste como Resucitado, como Viviente”.

Tras la misa, se desarrolló una procesión pacífica. Varios grupos se turnaron para llevar la carroza con el icono sagrado. La Banda Orquestal de la Región del Lacio acompañó la procesión con himnos marianos. Durante la procesión, los participantes rezaron el rosario y cantaron himnos pidiendo la intercesión de María. La procesión terminó con la oración final y las bendiciones de Su Em. Card. Feroci.

El icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro es el icono original que data al menos del siglo XV y reside en la iglesia de San Alfonso de Ligorio de Roma. El icono representa a María como Madre compasiva y protectora, con el Niño Jesús en brazos. La devoción a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro ha dado lugar a innumerables milagros, curaciones y conversiones espirituales. Es una poderosa intercesora para los afligidos. Los peregrinos veneran esta santa imagen, encontrando consuelo en su madre espiritual, Ella tiene a Jesús para nosotros el Perpetuo Socorro.

El P. Gianni, C.Ss.R., agradeció a todos, con palabras sencillas pero sentidas, su gran apoyo y sus logros durante los preparativos de la Novena y la procesión de la Madre del Perpetuo Socorro.

Gracias, en primer lugar, a Dios, que actúa en nuestras vidas y, como Padre amoroso, nos sostiene y nos sugiere tiempos y caminos para vivir y anunciar su Evangelio. Gracias a todos los que habitualmente colaboran, de alguna manera, para hacer del santuario un lugar acogedor, sereno y solitario para la oración. Gracias a quienes participaron en el coro, prestando sus voces para alabar con el canto al Señor y a la Virgen. Gracias a quienes se ocuparon de la liturgia durante estos días particulares. Gracias a quienes organizaron peregrinaciones al santuario de la Madre y a quienes las acogieron en el Santuario. Han sido muchos los grupos de las más variadas procedencias que han rezado y/o cantado en nuestra iglesia en estos días. Gracias de corazón, en particular, a los grupos étnicos (polacos, filipinos, latinoamericanos e italianos) que se reúnen regularmente en nombre de la Madre del Perpetuo Socorro. Este año, se les pidió un compromiso adicional, lo que puso de relieve el carácter internacional de la veneración de nuestro Icono: la respuesta fue excelente. Por último, deseó a todos un feliz domingo y felices fiestas.

Scala News