“La caridad nunca terminará”, Mons. Vicente Ferriera CSsr

0
755

El Obispo Vicente Ferriera CSsr habla con Scala News sobre su nombramiento como obispo auxiliar de Belo Horizonte, Brasil, y sobre su misión.

P: ¿Cuáles fueron los primeros pensamientos después de ser nombrado obispo?

El 8 de marzo de 2017, se publicó mi nombramiento como obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Belo Horizonte, Brasil. Para mí, fue el momento en que muchas cosas comenzaron a cambiar en mi vida. Estaba en una comunidad religiosa redentorista y tenía que cambiar todo: cambio de lugar, dirección e incluso realidad. Dejar la vida religiosa por la vida diocesana ha sido un gran cambio. Así que puedo confiarles que la primera gran emoción la ha traido el cambio y la transformación. Incluso hoy estoy al comienzo de esta nueva vida como obispo porque para mí es otro mundo.

Estoy aprendiendo muchas cosas que hasta ahora no sabía sobre la vida diaria de la vida cristiana y religiosa. Era otro mundo en el que vivía, un nuevo horizonte y, por lo tanto, el gran sentimiento es de transformación, de cambio, de aprendizaje. Al mismo tiempo, la alegría de haber sido invitado por el Papa Francisco y designado por él para ser obispo, y también la certeza de que será un gran desafío, una gran tarea y una gran responsabilidad. Camino felizmente, tratando de aprender, de ingresar a este nuevo lugar en este nuevo ministerio que es el episcopado.

P: ¿Puede compartir algo sobre su familia?

Vengo de una familia sencilla, dentro del estado de Espíritu Santo, una pequeña comunidad llamada Ararai, una comunidad alegre en esta zona de Brasil. Es una familia católica compuesta por 9 hermanos. Mi padre y mi madre están vivos. Ellos trabajan y aún viven en este pueblo. Son personas católicas de fe muy profunda. Tengo el legado de una familia muy religiosa y fraternal. Pasé toda mi infancia con mi familia y estudiando hasta que cumplí los quince años.

P: ¿Cuándo conoció a los Redentoristas? ¿Puede decirnos algo sobre los años de formación?

Trabajé con mis padres en la granja y en los campos. Después de la escuela primaria, entré en contacto con los misioneros redentoristas y entre 14 y 15 años de edad, empecé mi viaje con la congregación en la ciudad de Juiz de Fora, Minas Gerais. Fue el primer gran cambio en mi vida porque de una pequeña familia pasé a vivir en una comunidad muy acogedora en otro pueblo. Tuve una vida familiar muy interesante viviendo con mis hermanos, tíos, abuelos, ocio e iglesia. Yo vivía en un lugar hermoso y dar el primer paso en mi vida, a una ciudad más grande, asistir a una universidad con un perfil diferente, fue un gran paso y un gran cambio en mi vida.

Empecé con los misioneros redentoristas, que me han ofrecido toda la formación necesaria para el desarrollo de la persona humana, en mi adolescencia, una base espiritual che ha dirigido mi vocación. He estado trabajando durante 12 años en la formación de los Redentoristas, a través de los cursos de aprendizaje, filosofía y teología, y me volví un sacerdote redentorista en 1996. Fui ordenado por el obispo redentorista Dom Lelis Lara que ya ha fallecido.

P: ¿Cuál fue su principal apostolado después de convertirse en sacerdote?

Durante unos 20 años trabajé como enseñante en la congregación, luego Provincial por 9 años en la Provincia Redentorista de Río de Janeiro, y después de trabajar como provincial, he sido enviado a Belo Horizonte, a trabajaro con los estudiantes de teología. En los últimos años he vivido en la comunidad de Dom Muniz trabajando con un grupo de aproximadamente 20 jóvenes Redentoristas que asisten al curso de Teología, fue cuando ha llegado el gran cambio.

P: ¿Cuál ha sido su experiencia en la Congregación en estos años?

Puedo decir que la Congregación Redentorista es mi familia, tengo una familia de amigos, pero tengo la gran familia Redentorista. He podido conocer a muchos cohermanos, de tantos lugares. Viajé por todo el mundo, asistí al Capítulo General como provincial. Conozco a muchos en la Congregación. Tengo muchos amigos en esta realidad redentorista. Desde este año fui llamado para hacer un gran cambio, con mi nombramiento como obispo.

P: ¿Cómo ve su transición de ser un misionero redentorista a un obispo?

Dejé la congregación y fui ordenado obispo el 27 de mayo de 2017 en la Iglesia de San José en Belo Horizonte. A partir de ahí, comencé mi viaje en la Arquidiócesis de Belo Horizonte como obispo auxiliar. Traigo en mi corazón gratitud por todo lo que he heredado de la formación humana y espiritual de la Congregación, de San Alfonso y su espiritualidad. Y ahora un nuevo paso, un nuevo trabajo, la arquidiócesis de Belo Horizonte con su arzobispo, Monseñor Walmor, que tiene 5 obispos auxiliares. Hemos sido divididos en regiones pastorales y seré el obispo auxiliar del sector misionero. Esta es una gran alegría porque soy de una Congregación misionera.

P: ¿En qué consiste este trabajo?

Estamos empezando a trabajar en las realidades más periféricas de la arquidiócesis. Fue una decisión del plan pastoral diocesano prestar más atención a los barrios, las favelas y las comunidades más remotas de la arquidiócesis. Comienzo mi trabajo, haciendo un plan de acción con una comunidad muy interesada con religiosos, laicos y diáconos. Una obra de acercamiento a nuestra Iglesia desde las realidades periféricas de la arquidiócesis de Belo Horizonte. Ahora tenemos 500,000 personas viviendo en aglomeración, pueblos y favelas. Agregando alrededor de 170 comunidades que necesitan nuestra presencia eclesial más fuerte y organizada.

P: ¿Cuál es su enfoque para la nueva misión?

Mi actitud principal, ahora en el principio, es la de escuchar y aprender de las comunidades en busca de liderazgo y de las comunidades existentes ya organizadas con los laicos que están muy interesados ​​en este trabajo. Comenzaremos a organizar este trabajo a lo largo de la periferia de la gran Arquidiócesis de Belo Horizonte. La Arquidiócesis ahora tiene 5 millones de habitantes. Estamos haciendo este trabajo con las comunidades más periféricas.

P: ¿Cómo ve su papel como obispo durante el pontificado del Papa Francisco?

Creo que el Papa Francisco nos ha llamado a esta actitud misionera. Estoy regresando de un curso de formación para los nuevos obispos, que eran 114 obispos reunidos y el último día tuvimos la alegría del encuentro con Francisco, y pudimos oír una gran armonía y un gran deseo de abrazar las inspiraciones que nuestro Santo Padre nos ha causado, especialmente al ser una Iglesia acogedora, presente con la realidad más herida de nuestra sociedad. Insiste tanto por ser una Iglesia cercana a la gente para dar la bienvenida al pueblo de Dios. Abrazar a los pobres.

El deseo de nuestra Arquidiócesis de Belo Horizonte es responder a esta invitación del Papa Francisco, a ser una Iglesia abierta. Ser cercanos a estas realidades deprimentes. Al escuchar estos últimos días, tantas cosas sobre las recomendaciones para el nuevo obispo de la Iglesia, uno se identifica mucho en esta conversión.

Somos pastores que debemos mantener los corazones llenos de afecto, ternura y misericordia hacia nuestros pueblos, especialmente hacia los más pobres. También es un legado de San Alfonso, traigo esto como una forma de ser un redentorista. Estar con las personas, construir un camino eclesial, tomar en cuenta la presencia de los laicos en nuestra Iglesia. En Brasil tenemos una realidad muy interesante, la presencia de mujeres en toda América Latina, la presencia de mujeres en la evangelización como catequistas, animadoras comunitarias. En muchas de nuestras realidades, hacen y construyen la Iglesia. Estamos en sintonía con el espíritu del Papa Francisco, de la Iglesia y del espíritu de San Alfonso.

P: ¿Cuál es su mensaje para la Familia Redentorista?

Diría que ser obispo hoy en el contexto en el que fui llamado es una extensión de mi misión redentorista. Todo lo que aprendí, como el deseo de ir hacia la gente. Todo lo que he experimentado como Redentorista es vivir en una nueva dimensión, tal vez incluso más radical. Es un cambio para el bien y el servicio de la Iglesia.

Elegí este lema episcopal: la caridad nunca terminará. Recompense las enseñanzas de San Alfonso, en la práctica del amor de Jesucristo. Cuando se trata del amor de Dios por nosotros, es la respuesta amorosa que debemos darle a ese amor. Esto inspiró mi lema episcopal e inspiró mi vida y mi nuevo ministerio. Vivir con nuestras debilidades, pero ser testigos del amor de Dios, especialmente con aquellas personas y comunidades que se sienten más débiles en esta experiencia. Por favor, oren por mí, por mi trabajo y ayuden a ofrecer la evangelización en las grandes ciudades y las favelas poniéndose en contacto con nosotros a través de la Congregación Redentorista y así, unir fuerzas con este proyecto de evangelización teniendo en cuenta que la redención es abundante. Y que nuestra señora, la Madre del Perpetuo Socorro, siempre nos ayuda a dar lo nuestro en la vida cotidiana de nuestras vidas, sirviendo al Evangelio al servicio del Reino de Dios.

Biju Madathikunnel, CSsR

Print Friendly, PDF & Email