Los muros de la vergüenza, Alfonso Amarante C.Ss.R.

0
641

Entre Estados Unidos y México, entre judíos y musulmanes en Jerusalén y, finalmente, entre Turquía y Siria, con la complicidad de la Unión Europea: se utilizan para ocultar agravios y atrocidades y para defender mejor los intereses económicos de la mayoría rica.

Las naciones más ricas están obligadas a acoger, en la medida de lo posible, al extranjero en busca de la seguridad y los recursos necesarios para la vida, que no puede encontrar en su país de origen “(Catecismo de la Iglesia Católica)

Cuando, el 9 de noviembre de 1989, se destruyó el muro que separaba Berlín Occidental de Berlín Oriental, parecía que el telón de acero finalmente podría ser relegado a una pesadilla para ser colocado en el cajón de amargos recuerdos.

En cambio, la historia de los últimos años nos ha demostrado que podemos levantar otras paredes para ocultar el rencor y las atrocidades. Y saber también justificar la construcción citando razones para salvaguardar el bien común.

Nuevos muros están emergiendo en nuestra historia. Durante la campaña que lo llevó a la presidencia, Donald Trump prometió a sus electores construir un muro que evitaría que los vecinos mexicanos inmigraran ilegalmente a sus Estados Unidos, el païs de las Libertades. Mientras tanto, ya se han levantado otros dos muros fuertemente simbólicos. El primero divide la ciudad de Jerusalén entre musulmanes y judíos; el segundo, de tres metros de alto y más de 800 kilómetros de largo, fue construido para evitar que Turquía escape de aquellos que intentan escapar de las continuas masacres en Siria.

¡Somos conjuntamente responsables de este segundo muro! Sí, entendiste correctamente, porque en su mayor parte el muro fue financiado con los ingresos fiscales de los países de la Unión Europea. Además, no solo asumimos los costos, sino que pagamos al régimen turco por mantener a unos cuatro millones de refugiados en los campamentos. De esta forma, de hecho, pretendemos cerrar para siempre la ruta oriental que, pasando por Atenas y los Balcanes, conduce a Europa.

La Comisión Europea cree que este muro permite monitorear tanto el flujo de refugiados de otro modo incontrolable de Asia, como los puntos de control que limitan las salidas desde el continente africano. Cómo decir: ¡un verdadero éxito!

Permítanos aclarar: Europa no pudo y no puede sostener los enormes flujos migratorios en progreso. Y esto es por una cuestión económica y por la estabilidad política. Sin embargo, debemos preguntarnos, con honestidad, si levantar muros puede representar una solución al problema de la injusticia social y económica sin caer en la falta de moral más escandalosa.

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que “las naciones más ricas deben recibir, en la medida de lo posible, al extranjero en busca de la seguridad y los recursos necesarios para la vida, que no puede encontrar en su país de origen”. En la Doctrina Social de la Iglesia, los papas nos recuerdan que la inmigración siempre es el resultado de injusticias perpetradas en el país de origen y que, como cristianos, estamos llamados a asumir la responsabilidad de construir un mundo más justo y equitativo con todos los hombres.

Por lo tanto, es necesario encontrar soluciones que salvaguarden la dignidad de los solicitantes de asilo y, además, respetar los principios de esa solidaridad y subsidiariedad que todos los hombres son capaces a la luz del bien común.

Alfonso Amarante C.Ss.R. en la revista: In Cammino con SAN GERARDO (mayo de 2018)

Print Friendly, PDF & Email