La vocación religiosa al servicio de la educación.

0
140
????????????????????????????????????

(Campo Grande, Brasil) – El misionero redentorista, p. Rodrigo Augusto, llegó a Campo Grande (MS) en 2017 para ser parte de la comunidad religiosa del Santuario Estatal de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y asumir el papel de profesor de filosofía de la educación en los cursos de pedagogía FUMGS (la Universidad Federal del Mato Grosso do Sul), previa aprobación en el concurso público. Pero para conocer esta historia de la vocación religiosa y académica del Misionero Redentorista, es necesario regresar algunos años en el tiempo. En 1995, el joven de solo 17 años, que aún asistía a la escuela secundaria, conoció la congregación redentorista en Cascavel (PR).

Después de cuatro años, en 1999, se unió a la Congregación y se mudó a Curitiba (PR) para estudiar filosofía en la PUC Paraná, la primera etapa formativa del misionero redentorista. Para un estudiante que era excepcional, el grado era obligatorio. Rodrigo Augusto recibió el premio académico Marcelino Champagnat, por ser el mejor alumno del curso. El premio le otorgó una beca para estudiar en la PUC. En ese momento era la primera elección difícil para reconciliar las dos vocaciones. ¿Seguir la vida religiosa o académica?

Rodrigo Augusto luego pidió consejo a un maestro muy cristiano que recomendó: “La Iglesia necesita gente inteligente”. Siguiendo esta orientación, el joven continuó la fase formativa de la vida religiosa. Pero no ha abandonado su carrera académica. Después de completar el noviciado, Rodrigo Augusto asistió a una Maestría en Educación con la beca que ganó. Se mudó a São Paulo para hacer Teología, un curso que terminó en 2007 y fue ordenado sacerdote en 2008.

En 2010 comenzó un doctorado de investigación. de la universidad federal de Paraná. Aún combinando la vida religiosa y los estudios, defendió la tesis en 2015. En ese momento, actuó como profesor sustituto en la FUPR. Luego completó una pasantía post-doctoral de un año en Ponta Grossa (PR). Después de completar sus estudios, se mudó a Roma (Italia) donde trabajó durante un año en la Academia Alfonsiana, una institución pontificia de educación superior en Italia. Sabiendo el deseo de enseñar en la p. Rodrigo Augusto, un amigo, envió una licitación pública para el FUMGS en 2017. Dice que fue como “un guante para sus manos”, porque la referencia teórica era muy similar a la tesis que tenía que defender. Con 36 candidatos compitiendo, de las universidades más grandes de Brasil, el p. Rodrigo Augusto se ubicó en primer lugar con el puntaje más alto en la competencia, garantizando el único lugar esperado.

Fue entonces cuando nació la segunda difícil elección entre la vocación religiosa y la académica. ¿Asumir el puesto de maestro o no? Rodrigo Augusto se acercó al Superior Provincial, p. Edilei Silva, quien autorizó al sacerdote a participar en el concurso. Desde entonces, el p. Rodrigo ha reconciliado las vocaciones religiosa y académica. El sacerdote celebra misas y novenas en el Santuario del Estado y en la Comunidad de Santo Agostinho y enseña en la FUMGS. Como profesor, conocía las virtudes y los defectos de la Universidad y se aferraba a las cualidades para caminar en la vida académica. Como religioso, utiliza su espiritualidad y sabiduría para motivar a los estudiantes, que a menudo están cansados ​​porque la mayoría también tiene que conciliar el trabajo y el estudio y tratar de mostrar la importancia de la educación.

El padre Rodrigo también lleva a cabo la vocación religiosa con maestros y colaboradores, quienes a menudo se sienten devaluados y estresados ​​por la vida académica. “La universidad, la escuela, son entornos que frustran a maestros y estudiantes porque es una presión que termina generando desgaste mental y físico. Intento salvar y preservar la salud de estas personas”, dice el misionero redentorista. El sacerdote también dijo que tanto los maestros como los estudiantes, cuando saben que él es un sacerdote, lo buscan para recibir ayuda y orientación.

La educación y la religiosidad deben ir juntas. La declaración está respaldada en la Encíclica “FIDES ET RATIO”, del Sumo Pontífice, el Papa Juan Pablo II: “Fe y razón (fides et ratio) constituyen las dos alas con las que el espíritu humano se eleva para contemplar la verdad”. El texto continúa: “No hay razón para comparar razón y fe: una implica la otra, y cada una tiene su propio espacio para la realización”.

“Estoy feliz de continuar el trabajo de nuestro fundador, Sant’Alfonso (fundador de la Congregación Redentorista). Fue un médico de la Iglesia que se ocupó de la formación del clero y del pueblo de Dios y dedicó su vida a la formación. Siento que es una misión poder tomar el nombre de la Congregación y el nombre de la Iglesia “, concluye el padre Rodrigo Augusto.

redentoristas.org.br

Print Friendly, PDF & Email