Un soplo de primavera en la vida de nuestra Iglesia en la Amazonía

0
280

Entrevista con Mons. Marek Piątek C.Ss.R., obispo de la diócesis de Coari en la Amazonía, que participó en el Sínodo para la Amazonía, celebrado en Roma del 6 al 27 de octubre de 2019.

Excelencia, ¿qué noticias llevará a su gente en la diócesis de Coari?

En primer lugar, les transmitiré la bendición del Santo Padre Francisco. En nuestras reuniones durante el sínodo de los obispos, le pedí una bendición para nuestra diócesis, sacerdotes, personas consagradas, seminaristas y laicos. También le aseguré nuestra oración. Le recordé al Papa que había elevado la prelatura de Coari al rango de diócesis en 2013. También llevo en mi corazón la universalidad de la Iglesia Católica, que pude experimentar aquí en la Ciudad Eterna, donde se encuentra la tumba de San Pedro y la sede de sus sucesores, ¡También llevo conmigo todo el patrimonio del Sínodo de los Obispos para la Amazonía!

El tiempo del sínodo es un momento especial de la gracia de Dios no solo para nuestro continente, nuestras diócesis locales sino también para toda la Iglesia. El sínodo se ha convertido para nosotros en tiempo de Pentecostés. Es el Espíritu Santo quien fue el actor principal del sínodo de los obispos. Intentamos escuchar lo que el Espíritu Santo le dice a la Iglesia en la Pan-Amazonia. Tratamos de escuchar lo que dice el Santo Padre, lo que dicen los padres sinodales, lo que dicen los laicos y religiosos, escuchamos especialmente a los representantes de los pueblos indígenas de la Amazonía.

Después de regresar a Coari, también hablaré, sobre la canonización de la hermana brasileña Dulce de los pobres de Salvador, del estado de Bahía, en la que participé aquí en Roma. También les contaré sobre mi visita al Santuario de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y una agradable reunión con el Padre Michael Brehl, Superior General y la comunidad Redentorista en el Generalato. Recé ante el icono de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro por nuestra diócesis. Cada semana en nuestra parroquia hay una Novena constante. ¡Este es un hermoso legado dejado por los Redentoristas!

¿En qué situación se encuentra la diócesis de Coari? ¿Cuáles son sus características? ¿Qué problemas enfrenta?

¡La diócesis de Coari, en el estado de Amazonas, es joven, misionera y dinámica! Fue erigida por el Papa Francisco el 9 de octubre de 2013. La patrona de la diócesis es Sant’Anna, madre de la Madre de Dios y abuela de Jesucristo. El área de la diócesis es de aproximadamente 120,000 km² con menos de 300,000 residentes. Cuenta con 10 grandes parroquias con más de 500 comunidades. Dos parroquias están a cargo de los Redentoristas.

En la diócesis hay más de 20 sacerdotes y 4 órdenes religiosas femeninas, así como cientos de laicos: ministros extraordinarios de la Palabra de Dios, de la Eucaristía, testigos autorizados de los sacramentos del matrimonio y el bautismo; Hay más de 800 catequistas laicos y unos 30 agentes pastorales. Usamos los medios para la evangelización. Los Redentoristas de Coari han estado dirigiendo una estación de radio durante más de 50 años.

Nuestras parroquias y comunidades viven a orillas de ríos y lagos maravillosos pero también peligrosos. Nuestra gente es buena, noble y creyente, a pesar de algunas debilidades. Llevamos nuestras vidas y nuestro cuidado pastoral de acuerdo con el ritmo de los ríos y lagos: el período de verano es el período de inundaciones.

El transporte se realiza solo en barcos o pequeñas embarcaciones. Las distancias entre las parroquias son muy grandes. Desde la sede de la diócesis de Coari hasta la parroquia más cercana, es necesario navegar durante 10 horas en barco.

¿Cómo es la vida de las personas? ¿Hay falta de vocaciones?

Vivimos en modo modesto y mal. Nos preocupa la autosuficiencia, pero no podemos permitirnos mayores inversiones. En 2000, abrimos el seminario teológico de Sant’Anna, donde recibimos a jóvenes graduados y les ofrecemos el llamado año preparatorio. En Manaus, la capital del estado, diez de nuestros candidatos para el sacerdocio estudian filosofía y teología.

El sacerdocio local y las vocaciones religiosas son la alegría de nuestra diócesis. ¡Tenemos buenos y celosos sacerdotes de la población local! Incluso los laicos están haciendo una gran contribución al ministerio pastoral y la evangelización. Con un número limitado de sacerdotes, hay sobre todo laicos que transmiten la herencia de la fe a las nuevas generaciones. El ministerio sacerdotal y episcopal surge del sacramento del sacerdocio, mientras que el ministerio de los laicos se basa en el sacramento del bautismo.

En una situación de alta actividad de las sectas protestantes, se necesita capacitación y formación continua, especialmente para los laicos. Es por eso que, superando muchas dificultades en el camino, hemos construido una “Casa de Retiros de San Alfonso y el Centro de Formación de la Misión. “Desde 2017 ha habido cursos para pastores y laicos en toda la diócesis.

Hablemos de los Redentoristas. ¿Cómo estuvieron involucrados en la pastoral de la diócesis de Coari?

Nuestro estado actual nace del maravilloso trabajo de muchos misioneros. Hemos sido una prelatura territorial durante 50 años. Fue el Papa Pablo VI quien lo construyó en 1963 y la confió al cuidado pastoral de los Redentoristas de Manaus. Durante casi 40 años, la prelatura fue dirigida por el obispo sabio y devoto Gutemberg Freire Régis CSsR, quien vino de las áreas locales.

Le debemos al heroico trabajo de los Redentoristas en Brasil de la Viceprovincia de Manaus y de los estadounidenses de la antigua Provincia de St. Louis (ahora incorporada en la Provincia de Denver) que se hayan desarrollado las estructuras pastorales y materiales de nuestra diócesis. ¡Hoy no habría diócesis en Coari sin estos más de 70 años de maravilloso, pero muy desafiante trabajo misionero! Desde el principio, las Hermanas de la Adoración de la Sangre del Señor colaboraron con los Redentoristas en la diócesis. ¡Ahora alabamos al Señor por todo esto y también les estamos muy agradecidos!

También estoy convencido de que gracias a su sincera oración y al cuidado de las vocaciones sacerdotales, hoy todos nuestros sacerdotes diocesanos provienen de la población local. Esto es muy importante! ¡La misión da fruto y solo puede crecer cuando aparecen vocaciones locales! Nuestra tarea ahora es apoyar y desarrollar el patrimonio recibido.

¿Qué podemos esperar después del Sínodo para la Amazonía? ¿Cómo continuará la reflexión sinodal?

El Santo Padre, al comienzo del Sínodo, subrayó nuestra reflexión y oración sobre cuatro temas relacionados con la región amazónica. La pastoral, la diversidad de culturas, la dimensión socioecológica y la realidad sinodal de la Iglesia. Por lo tanto, las expectativas con respecto al Sínodo son mucho mayores, también debido al considerable interés por parte de los medios de comunicación.

Me gustaría enfatizar que el Sínodo es un soplo de primavera en la vida de nuestra Iglesia. Contribuirá a la profundización de la fe, al desarrollo de la obra de evangelización, al fortalecimiento de la cooperación en la construcción del Reino de Dios basado en la justicia y la verdad y a la mayor preocupación por la “Casa Común”, es decir, por toda la obra de Dios para crear y redimir a las personas y al mundo. La ecología integral, que enfatiza el valor y la dignidad de la vida humana, es una parte importante de la evangelización.

El sínodo nos muestra la necesidad de una mayor preocupación por los pueblos indígenas, por el respeto a su cultura, tradición y espiritualidad. Durante la reunión, hablamos sobre un posible nuevo rito para la Iglesia en la Amazonía y las posibles formas de remediar la supuesta falta de sacerdotes. Hemos sido invitados a expandir el valor de los laicos y su ministerio que fluye del sacramento del bautismo. También hablaron sobre la necesidad de una mayor apreciación del papel de la mujer en la Iglesia. Se enfatizó el papel del testimonio personal y el amor fraterno, especialmente con respecto a los pobres y los abandonados.

¿Cuál será la continuación? La conclusión oficial del Sínodo de los Obispos en Roma ciertamente no es el final de la reflexión sobre los temas tratados por el Sínodo. Ahora es, sobre todo después de la rápida salida de la exhortación anunciada por el Papa Francisco, cuando comienza la fase muy importante, la de implementar las resoluciones del Sínodo para toda la Pan-Amazonia, que abarca 9 países. ¡Debemos llevar el espíritu del Sínodo a nuestras iglesias locales, diócesis, comunidades y corazones humanos! Esto requerirá el compromiso de todos, responsabilidad compartida, sabiduría e intuición espiritual, celo misionero y el gran apoyo del Espíritu Santo.

Excelencia, usted es uno de los cinco obispos redentoristas que sirven en la Pan-Amazonía. ¿Qué elementos de la práctica misionera redentorista son útiles para su trabajo en la diócesis?

En mi lema episcopal escribí “DISCIPULUS MISSIONARIUS REDEMPTORIS”. Así que trato de hacer de mi discipulado un misionero a pesar de las limitaciones humanas. Personalmente, los Redentoristas y su espiritualidad son muy valiosos y contribuyen mucho a la obra misionera del obispo. ¡Aquí en la Amazonía, nuestro carisma redentorista es muy actual! Mencionaré solo los elementos más importantes: amor a Cristo Redentor, evangelización, especialmente a los pobres, amor a la Iglesia y a nuestro pueblo, perseverancia en la misión encomendada, espíritu de oración, simplicidad a la manera de vivir, la capacidad de estar siempre en movimiento, accesible, la piedad mariana, la búsqueda de la santidad … La falta que puedo sentir es la escasez de la vida comunitaria, aunque, por otro lado, cierta “soledad” pertenece a la existencia humana , incluido el ministerio misionero del obispo.

Cuando visité recientemente la Academia Alfonsiana, el padre Alfonso Amarante, decano de esta universidad, me regaló un libro titulado “Approfondimenti: fondamenti e luoghi di attuazione”. San Alfonso María de Liguori, nuestro fundador y Doctor de la Iglesia, habló mucho sobre el papel de la conciencia en la vida cristiana. Esta misión de formación de conciencia y de discernimiento justo es de gran actualidad y muy necesaria en la sociedad pluralista de hoy, pero a menudo desorientada y perdida. Este es otro elemento característico de nuestra tradición, importante para el misionero y el obispo.

El Sínodo tuvo lugar en octubre, el mes de la misión. ¿Cómo se puede apoyar a la Iglesia en la región amazónica?

Era la voluntad del Santo Padre, que viviéramos por primera vez en octubre como el “Mes misionero extraordinario”. En Brasil, octubre es también el mes del rosario, pero sobre todo es el mes misionero. ¡La iglesia es misionera por naturaleza! La fuerza del testimonio misionero proviene de la contemplación, de manos complejas, de la Eucaristía, de escuchar la palabra de Dios, del contacto con personas particularmente necesitadas …

Hay muchas formas de ayuda para las misiones. ¡La oración es insustituible para apoyar la misión! Y esto es lo que cada uno de nosotros puede hacer, orar por misiones y misioneros específicos. Podemos apoyar a la Iglesia en el Amazonas yendo a una misión como sacerdotes, religiosos y voluntarios laicos. Podemos apoyar misiones con nuestro sufrimiento mientras ofrecemos nuestras diversas dificultades de la vida a Dios.

También podemos apoyar a la Iglesia en la Amazonía a través de ayuda material específica. Los costos de la evangelización: mantenemos los gastos para la compra y renovación de barcos, para combustible para largos viajes misioneros, para la construcción de nuevas iglesias y centros pastorales, para la costosa formación de seminaristas, para la gestión de estaciones de radio, para varias obras caritativas y pastorales … ¡La Iglesia en la Amazonía es pobre y requiere apoyo material para evangelizar y hacerlo más efectivamente! Así que estamos muy agradecidos con quienes nos ayudan y oramos por ellos constantemente.

Muchas gracias por la entrevista

P. Grzegorz Ruszaj CSsR, Scala News

Print Friendly, PDF & Email