Abrumado por el virus: la cuestión del triaje extremo

0
234

(del Blog de la Academia Alfonsiana)

El 6 de marzo, la Sociedad Italiana de Anestesia, Analgesia, Reanimación y Cuidados Intensivos (SIAARTI), cuyo lema es “Pro vita contra dolorem semper“, publicó una serie de Recomendaciones de ética clínica para la admisión a tratamientos intensivos y para su suspensión, en condiciones excepcionales de desequilibrio entre las necesidades y los recursos disponibles correspondientes a los escenarios previsibles de la actual pandemia de Covid-19.(*)
El documento despertó asombro y debate porque plantea la dramática pregunta de cómo manejar una situación de emergencia extrema en un momento en que las necesidades (personas que necesitan cuidados intensivos) superan con creces los recursos disponibles (camas equipadas con UCI) . Después de intentar todas las soluciones disponibles, también mediante la transferencia de pacientes críticos a otros lugares menos congestionados, el documento planea asignar los recursos muy escasos en primer lugar a aquellos que tienen «la mayor probabilidad de supervivencia y, en segundo lugar, a aquellos que pueden tener más años de vida salvados, con el objetivo de maximizar los activos para el mayor número de personas». A esto se añaden recomendaciones bioéticas muy articuladas y equilibradas: adecuación clínica; proporcionalidad de la atención; justicia distributiva; asignación apropiada; etcétera – que, sin embargo, no se puede analizar en el espacio limitado de esta publicación.
El presidente de la Federación Nacional de Órdenes de Cirujanos y Dentistas (FNOMCEO), Filippo Anelli, intervino interpretando el documento SIAARTI como un “grito de dolor” de aquellos que están en primera línea, reiterando que ningún médico debería verse obligado a tomar decisiones trágicas como esta, sino que el Código de Deontología Médica sigue siendo la guía autorizada de los médicos italianos el cual reconoce a todos los pacientes iguales y con derecho a los mismos tratamientos sin discriminación. El presidente de los médicos católicos, Filippo Maria Boscia, también expresó una posición similar, destacando la preocupación por el riesgo de injusticia, discriminación y abandono, especialmente hacia los pacientes más vulnerables por edad y pluralidad de patologías.
Con el progreso de la epidemia, especialmente en Lombardía, lo que a principios de mes parecía una hipótesis remota y arriesgada, ahora se presenta como una necesidad extrema, después de intentar con todos los medios de ampliar el número de las camas, comprar nuevos respiradores y de transferir pacientes. Así, algunos bioeticistas han expresado sus puntos de vista sobre las reglas del triaje de emergencia extrema para evaluar la ética de estos criterios.
Maurizio Mori reconoce en estas últimas posiciones “un deseo que, al calentar los corazones, evapora el sentido de la realidad; mientras que las Recomendaciones SIAARTI son el resultado de un análisis lúcido de la realidad”. Esto último representaría un deseable abandono de la ética hipocrática de lo sagrado de la vida y la igualdad de las personas, a favor del criterio de calidad de vida según el cual es correcto elegir quién merece ser cuidado / vivido y quién no. El caso de emergencia se utiliza como un caso paradigmático para afirmar una “nueva bioética” utilitaria, hasta el punto de pedir que se elimine la protección de la vida del código ético como una tarea prioritaria de la medicina y abrir el debate sobre la legitimidad de la eutanasia.

Incluso algunos teólogos han expresado su opinión prudente al decir que es éticamente razonable en el caso de una emergencia extrema dar prioridad a aquellos que pueden beneficiarse más y en mayor número, por los tiempos más cortos de ocupación del lugar en cuidados intensivos. Esta sería una aplicación particular del principio de proporcionalidad / razonabilidad que requiere poner el recurso a disposición de quienes reciben mayores beneficios a más largo plazo. No sería una discriminación injusta que cuestione el valor de la vida y la igualdad de los enfermos, en la medida en que busca salvaguardar, cuando realmente no es posible curar a todos, la proporción entre las necesidades y los recursos disponibles, para curar de la manera más satisfactoria y duradero el mayor número de personas. En una emergencia, la ética, al no poder garantizar todo lo bueno, se satisface con un bien parcial como la opción más lógica y humana “sin quitarle nada a la pureza y la totalidad del bien, el bien de la vida”.
En nuestra opinión, las explicaciones ofrecidas no parecen totalmente concluyentes: la de Mori porque abre la puerta a serias y peligrosas derivaciones eutanasicas y eugenésicas sobre la base del criterio de calidad de vida, que afecta explícitamente el derecho fundamental a la igualdad de acceso a la atención; el otro porque, más allá de las intenciones explícitas, nos parece que podría dar lugar a alguna forma de “ética de la situación” donde las contingencias extremas llegarían a legitimar las soluciones de tipo consecuencialista (el bien mayor, para el mayor número, para el mayor tiempo posible).

Creemos que los criterios del triaje de los desastres, la medicina de guerra y la actual situación de pandemia solo pueden legitimarse en una perspectiva católica interpretándolos como “el único bien posible” en la situación dada. No hay otro bien en la dramática circunstancia de la epidemia, si no es para dar los pocos recursos a quienes más se beneficiarán de ella (razonablemente bien fundamentado: criterios médicos, epidemiológicos, de justicia y de no discriminación). Hacer lo contrario, tal vez siguiendo los criterios de mayor severidad y el orden de acceso, como generalmente se hace en la sala de emergencias, ciertamente correspondería a un mal, causando un mayor número de personas críticamente enfermas y muertes. En otras palabras, no se trata de elegir entre dos bienes (la vida de todos o solo de algunos privilegiados) que definen criterios morales inciertos para sopesar bienes invaluables. Esta hipótesis, de hecho, es ilusoria, porque de hecho solo hay una manera que permite no desperdiciar los recursos muy limitados disponibles, ayudar a los enfermos y salvar vidas. Éticamente es correcto elegir el único bien posible, todo lo demás sería mal físico y moral.
Solo de esta manera nos parece que la santidad de la vida y la igualdad de las personas no están comprometidas, netas de la necesidad de limitar estas ocurrencias a situaciones excepcionales, para acompañar a las personas que sufren el impacto psicológico y relacional de las elecciones inevitables, y cuidar a los moribundos de manera humana y digna, con la mejor capacidad humana disponible.

Giovanni Del Missier

(*) Con métodos similares, el tema del triaje también se ha presentado en España, donde el Covid-19 está poniendo a la prueba, sobre todo en el área metropolitana de Madrid, a las UTI, ahora casi en el límite de su resistencia.

Print Friendly, PDF & Email