“Un desastre humanitario”: ayuda y solidaridad redentorista ante la erupción volcánica en el Caribe

0
235

Cuando el volcán La Soufrière estalló, no fue exactamente una sorpresa. Los científicos habían advertido de una erupción del volcán en la isla de San Vicente poco después de Navidad, y el 25 de marzo comenzó a temblar la tierra. El 8 de abril se emitió una orden de evacuación y el extremo norte de la isla se convertió en zona roja cuando la cima de la montaña estalló en una nube de gas caliente, cenizas y escombros, según cuenta el padre redentorista Kevin Murray.
“Todos estamos a salvo hasta ahora”, dijo el padre Murray, quien ministra en el extremo norte de la isla, donde los Redentoristas de la provincia de Baltimore, con base en la costa este de los Estados Unidos, operan tres iglesias.
20.000 personas han sido desplazadas, según funcionarios de la Diócesis de Kingstown en San Vicente y las Granadinas, algunas de las cuales se encuentran en albergues gubernamentales en la parte sur de la isla y otras viajan a otras islas del país caribeño o para otras naciones insulares como Santa Lucía, a unas 50 millas de distancia.
La evacuación también se ha complicado por las precauciones de COVID-19, dijo el padre Murray.

Muchos se quedan en la isla con amigos y familiares, dijo el padre Murray, quien duerme en la casa del obispo Gerard Maximin County, C.S.Sp. en la capital de Kingstown, situada en la costa sur de San Vicente.
Se desconoce cuánto tiempo se desplazarán las personas, ya que el volcán continua con erupciones periódicas hasta hoy. Los geólogos dicen que las erupciones, que ya habían destruido la cúpula de la montaña, podrían continuar durante algún tiempo.

Un desastre humanitario

Ha caido ceniza incluso en el extremo sur de San Vicente y tiene varias pulgadas de profundidad en algunos lugares. Lo que suele ser una vegetación verde y exuberante y aguas azules brillantes ahora es de un gris lúgubre.
“Es un desastre humanitario para nosotros”, dijo el padre Murray. “Muchas casas han sufrido daños. Ha caido tanta ceniza que muchos techos se han derrumbado. La gente no puede entrar a sus hogares, ni a sus negocios”.
El techo de la iglesia Our Lady Star of the Sea cerca de Sandy Bay también se derrumbó.
Las personas en los refugios tienen una gran necesidad de alimentos y agua, especialmente porque la ceniza volcánica ha contaminado los ríos y arroyos que eran la fuente de agua dulce para la gente de la isla, dijo el padre Murray. También necesitan ropa, ya que solo pudieron traer lo que pudieran llevar cuando fueron evacuados.

Una mano amiga

La provincia redentorista está tratando de ayudar recaudando dinero, enviando suministros y animando a todos a acompañar a la gente de San Vicente en oración, dijo el padre redentorista Paul Borowski, el superior provincial.
“Quedamos impresionados con el ministerio en el área de Georgetown-Sandy Bay (en el extremo norte de San Vicente)”, dijo Borowski. “Y encaja con nuestro carisma, que es llegar a los más abandonados, especialmente a los económicamente pobres. Había una gran necesidad de evangelización. La mayor parte del país no es católico y la mayor parte de la parte noreste de la isla no tiene iglesia. Ofreció una gran oportunidad para evangelizar”.

“En primer lugar, recuérdennos en la oración”, dijo el padre Murray. “Pero recuerden también nuestras necesidades”.
La provincia redentorista ha estado publicando los esfuerzos de ayuda en su página de Facebook, y su oficina de desarrollo ha creado un fondo de emergencia para que la gente done.
Para obtener más información, visite redemptorists.net.

(osvnews.com/Scala News)

Print Friendly, PDF & Email