Una iglesia redentorista acogedora como San Francisco

0
135

La bendición de animales es una antigua costumbre popular en esta región. Hay una conciencia clara en las personas de que no podemos controlar la vida y que dependemos unos de otros, incluidos nuestros animales.

En las historias de las personas que visitan el monasterio de Wittem, se siente claramente su deseo de ser escuchado en sus preocupaciones y esperanzas. Una bendición, que expresa que nuestro Creador está conectado con nosotros y se preocupa por todos los seres vivos de la tierra, trae paz. La gente ya no se siente sola. “Alguien” está con ellos.

En algunas parroquias franciscanas, cuyo fundador predicó a los pájaros y a los peces, la bendición de los animales era muy común. Durante años también hubo una tradición de bendecir caballos en el monasterio de Wittem y, por supuesto, los jinetes también eran bendecidos. Los Redentoristas han hecho que la gente sienta de esta manera que tiene ojo y oído para lo que sucede entre ellos. Esta tradición de bendecir a las personas y sus animales revivió el año pasado con motivo de la fiesta de San Francisco, el 4 de octubre. Y también este año hubo una bendición de los animales el fin de semana del 3 de octubre. De esta manera los Redentoristas intentan estar cerca de la gente, con sus inquietudes y deseos.

Así que el domingo por la tarde hubo una bendición de los animales, en el atriode la iglesia de San Alfonso, y también una bendición de las personas que cuidan a sus animales con amor y fidelidad. Antes de que comenzara la bendición, hubo una agradable reunión de amantes de los animales con sus perros, conejos e incluso un pájaro en una jaula.

El padre Jan Hafmans, superior provincial, se tomó el tiempo de hablar con todos antes de dar la bendición. Y, por supuesto, también hubo algo para comer y beber para los muchos animales.

del Monasterio de Wittem, Holanda

Print Friendly, PDF & Email