Mensaje del P. General para la Solemnidad de la Inmaculada Concepción

0
514

4 de diciembre de 2021

Queridos cohermanos, hermanas y laicos asociados:

Con gran alegría os saludo mientras nos preparamos para celebrar con María la solemnidad de su Inmaculada Concepción durante este tiempo de Adviento. Como nos recuerda San Alfonso en Las Glorias de María, es bajo este título de la Inmaculada Concepción que María es la patrona principal de nuestra Congregación.

Durante esta temporada de Adviento, recordamos la afirmación constante de San Alfonso de que en la Santísima Virgen María, el poder de Dios se encuentra con la compasión de Dios, ¡y desde este “encuentro”, el Verbo se hace carne y habita entre nosotros! Que ella nos acompañe durante este Adviento para que podamos acoger a nuestro Redentor con renovada esperanza, especialmente durante la pandemia que sigue amenazando nuestro mundo.

Hermanos y hermanas, dentro de unas semanas, comenzaremos la primera Reunión de la Primera Fase de nuestro 26º Capítulo General. Este es un momento de intensa preparación, no solo para la Navidad, sino especialmente para reimaginar nuestra identidad y misión redentorista en el mundo herido de hoy. Junto con María, nuestra Madre y nuestro modelo, seamos fieles testigos del Redentor para que también podamos llevar a todos la compasión y la misericordia de Dios.

Concluyo estas breves palabras con una oración de San Alfonso para esta fiesta:

“Ah, mi Señora Inmaculada, me alegro contigo de verte enriquecida con tanta pureza… Ojalá todo el mundo te conociera y te confesara ser esa hermosa Aurora, siempre iluminada por la luz de Dios; ese Arca Elegida de la salvación, libre del naufragio del pecado que nos aflige a todos… y en todo, amiga de tu Creador. Concédeme que siempre te recuerde; y que nunca me olvides. Es como si fueran mil años que vengo a ver tu belleza en el paraíso, poder rezarte y amarte, ‘madre mia’, mi Reina, mi amada, mi más bella, la más dulce, la más pura Inmaculada María. Amén.”

¡Que Dios los bendiga a todos a través de las oraciones de María, nuestra Madre Inmaculada y Compañera!

En Cristo nuestro Redentor,

Michael Brehl, C.Ss.R.
Superior General

Print Friendly, PDF & Email