26 Capítulo General: Presentaciones y debates sobre la Misión Redentorista

0
246

El 20 de septiembre los capitulares se reunieron nuevamente en el auditorio para una seria reflexión y discusión sobre la misión redentorista. La sesión comenzó con la oración de la mañana presidida por la Provincia de Sao Paulo, Brasil, a las 8.30 horas. Durante la oración, hubo oraciones de petición especiales presentadas por varios coordinadores de la conferencia que oraron por varias necesidades desafiantes de la conferencia, especialmente por la seguridad y ayuda para las personas afectadas por el huracán en Taiwán, por la paz en las áreas perturbadas en África, por la misión en los lugares donde se trabaja con los más abandonados en áreas misioneras, etc.

Inmediatamente después de la oración, cuatro capitulares compartieron sus experiencias misioneras: P. JOSÉ NAZARÍN RAMOS, CSsR (Provincia de México), WILDELMUS NGONGO PALA, CSsR (Provincia de Indonesia), PATRICE NYANDA, CSsR (Viceprovincia de ‘West África), BOHUMIR ZIVCAK (Bratislava – Praga).

El padre Nazarín ha presentado el trabajo de la misión con los indígenas. La misión indígena se llevó a cabo en la Sierra Tarahumara, al norte del país, en particular en la Parroquia de la Sagrada Familia ubicada en el Municipio de Carichi, Chihuahua, uno de los municipios más pobres de México. Los habitantes de la parroquia se dividen en tres áreas: blanco-mestizo – Es la más poblada (50%), tiene mejores comunicaciones, es la menos dispersa y tiene más recursos económicos. Rarámuri-mestizo. – (20%) mantienen su estructura indígena tradicional, pero también adoptan otras formas de ser propias de la cultura blanca. Rarámuri. – (30%) es la más limitado en muchos aspectos.

Los retos entre los pueblos indígenas son: En primer lugar, para conocer una cultura es importante conocer su idioma. Pero era suficiente para mí saber lo básico. La segunda fue tratar de apoyarlos en educación, salud, defensa y cuidado de la tierra, pero seguimos siendo paternalistas. No hemos podido entender su ser rarámuris y caminar con ellos, acompañándolos en su vida. En tercer lugar, a nivel de la Provincia de México, no todos los cohermanos estuvieron de acuerdo con esta experiencia entre los indígenas y algunos nunca han conocido el lugar por diversas razones. La parroquia fue entregada en febrero de 2015.

El Padre Patrice inició su experiencia misionera como una experiencia fructífera y exigente que le permitió hacerse una idea de la variedad de horizontes geográficos, tradiciones culturales y lenguas que existen en la Congregación Redentorista. Son indicios de la dimensión misionera de la Congregación, inserta en el corazón mismo de la Iglesia, que es misionera.

Un proverbio africano dice: «El árbol joven heredó su fertilidad de su madre, pero produce su fruto de sus propias raíces». La Viceprovincia de África Occidental a la que pertenece celebró el año pasado el 75 aniversario de la presencia misionera en Burkina Faso y Níger.

Otro aspecto de la misión redentorista fue y es el de la interculturalidad y dimensión misionera de la Congregación, siempre llamada a adaptarse a las realidades concretas en las que el redentorista vive y ejerce su misión.

Somos miembros de una congregación a la que hemos sido llamados por Cristo Redentor. Hemos sido escogidos por él para servir al Padre y a los más abandonados. Hemos sido llamados a servir. Esto nos hace diferentes a los hombres del mundo, porque dedicamos nuestra vida a una misión que no es creación nuestra, sino de Dios, y como anhelaba nuestro fundador, queremos llevar a Cristo al mundo de hoy.

Los mayores desafíos de la misión redentorista son los siguientes. La sabiduría africana enseña que «para saber a dónde vas, tienes que recordar de dónde vienes». Está en sintonía con otro proverbio que dice: “Somos los herederos de nuestros antecesores, los colaboradores de nuestros contemporáneos y la providencia de los que han de nacer”. En otras palabras, la joven generación de redentoristas del siglo XXI no puede ignorar la experiencia de sus mayores, los primeros misioneros. Es apropiándonos y asimilando su valentía como podemos continuar la obra de evangelización en el corazón de este mundo herido que Dios ama y donde nos invita a ser sembradores de esperanza.

En cuanto a nuestras diversas misiones en África y Madagascar, la actividad predominante sigue siendo la de las parroquias. Surgen dos tendencias: la primera es que debemos confiar las parroquias a las diócesis y redescubrir lo que más nos identifica: las misiones populares, los retiros de predicación, la animación de los santuarios y el trabajo de desarrollo. – En segundo lugar, debemos mantener nuestra presencia en las parroquias, infundiendo el aliento del carisma redentorista en la pastoral ordinaria. Un dilema que nos invita a “repensar”, en el espíritu de este capítulo general, nuestra forma de ser redentoristas.

El padre Wildelmus cuenta cómo, después de la pandemia, el equipo de la misión redentorista de Indonesia ha vuelto a cumplir lo que es el mandato de todo redentorista. Lo que más atrae y cuáles son los desafíos de hacer el ministerio como tal:

La misión popular realizada consiste en predicar durante 1 o 2 semanas, desde la fase de preparación hasta la semana de predicación al final de la misión. Metodológicamente, la Misión Popular se divide en cuatro fases: La preparación inicial, que consiste en establecer un primer contacto con la parroquia o la estación externa, la apertura de la misión durante la semana, a saber: lanzamiento de la misión, visitas e invitaciones a los fieles (familias católicas) para participar en la misión, formación de laicos misioneros durante tres días y su toma de posesión el fin de semana. La semana de tutoría es para niños, jóvenes y matrimonios, así como para instalaciones parroquiales o de estación, y la última semana de recepción de los sacramentos y la última semana de misión serán de predicación y celebraciones como es costumbre en las misiones.

Uno de los puntos fuertes de nuestra misión es la visita pastoral a las familias. A veces, incluso las familias no católicas, incluidos los musulmanes, nos piden que los visitemos y compartamos historias de vida. Para conocer su situación solemos llegar hasta la cocina. ¿Porque? En la veranda puede pedir prestado y poner la silla y la mesa de un vecino, pero no puede tomar prestado el contenido de la cocina. Si está vacía, sabes la situación económica.

Nuestro equipo de misión está formado por 7 cohermanos. Este equipo fue asignado específicamente a nuestro apostolado redentorista original. El equipo sigue, como cualquier otra comunidad, rezando en común y celebrando la Eucaristía (recogimiento), comiendo, recreándose juntos y, por supuesto, planificando y evaluando el trabajo apostólico.

En nuestra misión, nuestros misioneros laicos están jugando los papeles más importantes. No podemos hacer nada sin su presencia. Son elegidos de la comunidad local, dispuestos a trabajar con nosotros y comprometidos con nuestra misión. Todo el período de la misión es su período de formación. Normalmente, cada fin de semana es su periodo de formación (evaluación de visitas y planificación). Es un tiempo en el que aprenden a realizar su compromiso misionero. Por supuesto, esto requiere un esfuerzo constante de su parte, que a veces no siempre es fácil.

Las misiones son vistas como momentos de creatividad (predicación del nuevo Evangelio). Como misioneros lo que entendemos es estar con ellos. Allí vemos la realidad, hablamos de la realidad y empezamos a responder a la realidad, empezamos a hacer algo y a encontrar nuevos caminos.

El Sr. BOHUMIR, de origen alemán, recuerda cómo conoció a los Redentoristas e inició la obra de evangelización siendo parte de ellos. Comparte sus experiencias misioneras como la cercanía a las personas, el compartir la vida en el nivel más profundo (mutuo), la amistad, el compañerismo, el discipulado, el coraje creativo en tiempos difíciles y limitados, la pasión por las misiones, abriendo puertas, brindando techos, enviando jóvenes personas en el trabajo misionero y llevando a cabo misiones en todo tipo de ambientes, aumentando la colaboración – todo esto ha sido crucial para mí como hombre en la Iglesia y especialmente como laico. Hay grandes desafíos que no se pueden ignorar, como la pérdida de cercanía con las personas, una vida cada vez más individualista, el debilitamiento de la vida comunitaria y del testimonio y la caída en la rutina.

Por la tarde hubo varias presentaciones grupales. La jornada finalizó con la presentación audiovisual de la conferencia Asia-Oceanía, seguida de presentaciones y aclaraciones.

Print Friendly, PDF & Email