Llamados a trabajar para difundir la Buena Nueva

0
377

El cardenal Joseph Tobin compartió su experiencia como misionero redentorista con los fieles a los que sirve en la Arquidiócesis de Newark. En su discurso, el Cardenal relató su larga historia con la Congregación y recordó el consejo que el Papa Francisco dio a los Redentoristas en el 26º Capítulo General (1 de octubre de 2022):

Los animo a osar, teniendo como único límite el Evangelio y el Magisterio de la Iglesia. No tengan miedo de ensuciarse las manos al servicio de los más necesitados y de las personas que no cuentan para nada.

Como misionero, pero también como obispo, estoy llamado a arremangarme las mangas y comprometerme a difundir la Buena Nueva de Jesucristo con mis palabras, por supuesto, pero sobre todo con mi ejemplo. El Santo Padre no se cansa de recordarnos a todos los cristianos bautizados que somos discípulos misioneros que nunca debemos dudar en “emprender nuevos caminos y en dialogar con el mundo” teniendo siempre la mirada fija en Jesús”, que se desnudó asumiendo el rol de un sirviente”. Lo que es cierto para todo discípulo misionero es especialmente cierto para aquellos de nosotros que somos Redentoristas educados en la espiritualidad de nuestro fundador, San Alfonso de Ligorio, escritor espiritual, compositor, músico, artista, poeta, jurista, filósofo escolástico, teólogo, y obispo.

En su discurso a los miembros de nuestra Congregación, el Papa Francisco nos desafió a ser fieles a los carismas (dones) que hemos recibido de nuestro fundador:

El testimonio y las enseñanzas de San Alfonso os recuerdan continuamente “permaneced en el amor” del Señor. Sin Él, no podemos hacer nada; permaneciendo en él, damos fruto (cf. Jn 15,1-9). El abandono de la vida comunitaria y de la oración es la puerta a la esterilidad en la vida consagrada, la muerte del carisma y la clausura hacia los hermanos. En cambio, la docilidad al Espíritu de Cristo nos impulsa a evangelizar a los pobres, según el anuncio del Redentor en la sinagoga de Nazaret, concretado en la Congregación por san Alfonso María de Ligorio.

Espero que todos los que hemos sido llamados a servir como embajadores de Cristo – a los que ya creen en Él y a los que aún no han sido introducidos en su amor y misericordia – podamos conocerlo, amarlo y servirlo, especialmente en los pobres. miembros y marginados de nuestra sociedad. Con el Papa Francisco, rezo para que todos seamos fieles y perseverantes en nuestra misión, “nunca olvidando a los más pobres y abandonados” a quienes servimos y a quienes proclamamos la Buena Nueva de nuestra Redención.

Fuente: rcan.org

Print Friendly, PDF & Email