El mundo es nuestro seminario.

0
139

por Luke Gealogo

Todo comenzó con un solo clic.

A mitad de mi último año de secundaria, comencé a pensar en los muchos escenarios posibles para mi futura carrera o viaje de vida. Después de haber sido monaguillo en nuestra capilla local durante casi nueve años en ese momento, la idea de ingresar al sacerdocio comenzó a susurrar en mi cabeza. Además, luego de dos años como estudiante de humanidades y ciencias sociales y luego de involucrarme en la dirección estudiantil de nuestra escuela, nació el sueño de poder servir a la sociedad tanto como docente vinculado a HUMSS (Humanidades y Ciencias Sociales) como como un organizador de la comunidad.

La pregunta siguió persiguiéndome hasta que, mientras revisaba mi feed de Facebook, me encontré con una escena que me abrió los ojos y conmovió mi corazón. Allí vi fotografías y filmaciones de algunos sacerdotes, monjas y sus colaboradores laicos que portaban pancartas y pancartas frente a lo que parecía ser la famosa iglesia de Baclaran. Mientras “gritaban sus oraciones” para poner fin a la violencia contra los “lumads” y defender sus derechos a la tierra y la educación, al otro lado de esos escenarios estaban los mismos lumads ataviados con sus ropas y accesorios autóctonos, calurosamente recibidos y abrazados por aquellos, pueblo de la Iglesia militante pero compasiva.

Habiendo visto este “Evangelio” desarrollarse a partir de las páginas de la Biblia, no pude evitar sentir este deseo de ser parte de un momento tan histórico. Parecía que los dos mundos, los dos “y si yo…”, como que el cielo y la tierra se hubieran cruzado en ese escenario muy concreto y real de la solidaridad cristiana y humana. Mis dedos de repente se congelaron y no pude dejar de ver mi teléfono.

Quería ser parte de esa “Misión”, ese conmovedor momento bíblico que cobró vida. Y así comencé a investigar y explorar. Estos hombres de la iglesia y de los pobres, redentoristas, como se les llama, se convertirían más tarde en mis compañeros constantes en mi viaje por el camino menos transitado. Y, de hecho, para mí, esto ha marcado y sigue marcando la diferencia.

Habiendo seguido la formación redentorista durante tres años, puedo decir que no es la rutina “monástica” habitual del seminario de clausura. Sí, existen las oraciones comunes de la mañana y la tarde que se centran en todo el día. Nosotros también, por supuesto, celebramos Misa y devociones públicas, especialmente la Novena a Nuestra Madre del Perpetuo Socorro. También dedicamos mucho tiempo a nuestros académicos filosóficos. Pero estas dinámicas típicas del seminario, a nuestra manera redentorista, siempre están conectadas e integradas en nuestro dinamismo misionero: perfeccionar nuestra espiritualidad y piedad fuera de los cuatro rincones del complejo del seminario y hacia las realidades concretas, las luchas y las aspiraciones de los pobres vecinos urbanos o simples campesinos e indígenas rurales.

Dormimos tanto en la comodidad de nuestros dormitorios como en los sencillos santuarios que nos ofrece la gente común. Hay un tiempo para abrir el breviario para la recitación de oraciones cronometradas; también hay un tiempo para cerrar este libro devocional para sumergirte en la vida y oración de los pobres. Celebramos la solidaridad de Dios con su pueblo, especialmente con los marginados y no acogidos, tanto en la Misa en la capilla como en las comidas compartidas con las masas. Nosotros, como personas de Iglesia, formamos comunidades cristianas desde la base, ya que estas mismas bases se convierten en el lugar donde nos forman para ser misioneros.

Esta es la vida, nuestra vida, como seminaristas redentoristas. El seminario es nuestro mundo; pero el mundo donde somos formados y moldeados se convierte en nuestro seminario.

Luke Gealogo, 22 años, es postulante de la Viceprovincia de Manila, Filipinas
Su testimonio fue publicado en el Philippine Daily Inquirer (www.inquirer.net)

Print Friendly, PDF & Email