Brasil, 100 años de presencia redentorista: ¡una historia de profecía y fe!

0
190

El 25 de enero de 2023, la Provincia de Río (FJ2600) celebra 100 años de presencia de la Congregación Redentorista en la ciudad de Campos dos Goytacazes, en la región norte del estado de Río de Janeiro. Se ha programado una gran fiesta para conmemorar esta fecha y reflexionar sobre el significado y el impacto del carisma redentorista en esta región de Brasil.

Según el Provincial P. Nelson Antonio Linhares, “el espíritu misionero, que es el sello de la identidad redentorista, ha sido la pauta de nuestra presencia centenaria en Campos dos Goytacazes. Jesucristo, como Santísimo Redentor y los pobres abandonados, como redimidos, fueron los polos que nos hicieron construir la Iglesia del Vaticano II y hacer que los laicos fueran verdaderamente sujetos eclesiales en esta región”.

La fundación de la casa redentorista de Campos dos Goytacazes, en Río de Janeiro, comenzó el 25 de enero de 1923. Los religiosos redentoristas holandeses se instalaron en el local de la Iglesia de São Francisco de Assis, entonces administrada por la Hermandad de la Tercera Orden de San Francisco de la Penitencia. Allí comenzó la labor de estos primeros misioneros, promoviendo las Santas Misiones Populares y predicando en capillas, pueblos e iglesias por todo el norte de Río de Janeiro y en ciudades del vecino estado de Espírito Santo.

En esta primera casa permanecieron aproximadamente 27 años e incluso construyeron una cueva a Nuestra Señora de Lourdes, en el patio de la Iglesia. La vivienda estaba en los espacios estrechos del coro y sacristías de la Iglesia de San Francisco.

Sin embargo, las realidades pastorales de la cuasi-parroquia pronto mostraron la necesidad de un convento e Iglesia en la ciudad, que correspondiera al apostolado y al estilo de vida típico de los Redentoristas. En 1945, en busca de una mayor autonomía para el trabajo, los superiores redentoristas de Roma enviaron un ultimátum a Brasil a los redentoristas holandeses presentes en la ciudad: “construyan su propia Iglesia o abandonen la ciudad de Campos”.

Hacia 1946, los misioneros redentoristas comenzaron a movilizar a la comunidad para hacer posible la nueva construcción, con la realización de diversos actos a beneficio de la nueva Iglesia, que estaría dedicada a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Se realizaron muchas barbacoas para adquirir el dinero necesario.

En 1948 se inician las obras y colocación de la Primera Piedra. Se tomó la decisión de construir primero la vivienda de los Misioneros. Incluso durante la construcción, comenzaron a celebrarse misas en el sótano de esta casa. Por ello, tanto la casa como la Iglesia (construida posteriormente) recibieron el nombre de “convento”, que designa la morada de los Redentoristas.

El 12 de febrero de 1950, a las 9 de la mañana, Don Antônio de Castro Meyer, entonces obispo de Campos, celebró la Santa Misa y dio la bendición al nuevo Convento. Después de 27 años de presencia redentorista, la nueva casa estaba lista. Cinco años después, el 6 de noviembre de 1955, se inauguró el templo en honor a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Los padres redentoristas holandeses Gabriel y Ambrósio estaban al frente de los trabajos.

Sin embargo, fue recién en 1996 que la iglesia del “Convento” fue reconocida oficialmente como Santuario de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, recibiendo la aprobación diocesana.

¡Una historia de profecía y fe!

Dom Antonio de Castro Meyer, entonces obispo de Campos Dos Goytacazes, no aceptó y se opuso al Concilio Vaticano II. Por lo tanto, durante 20 años la diócesis se mantuvo preconciliar en su organización liturgia y eclesial. Los misioneros redentoristas jugaron un papel fundamental en la renovación de la iglesia y en la formación de una nueva conciencia eclesiológica y litúrgica. Fue en el santuario de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro que los laicos comenzaron a desempeñar su papel como sujetos eclesiales.

Los misioneros redentoristas crearon y sostuvieron a los ministros pastorales de la Eucaristía, Monaguillos, colaboradores en la Liturgia, en la pastoral Juvenil, en la Catequesis, en la Música Litúrgica. También apoyaron los movimientos como la Liga Católica, la Legión de María, el Apostolado de la Oración, el Grupo de Oración, Cursillo de Cristiandad, Reunión de parejas. Este es un legado que abrió formas para que la diócesis también alcance los 100 años de fidelidad a la tradición de la iglesia, asumiendo a los laicos como protagonistas en la acción pastoral. Recuerdo agradecido a todos los cohermanos que marcaron la presencia redentorista en estas tierras a lo largo de los años.

¡Alabado al Bendito Redentor por esta historia de profecía y fe!

(provinciadorio.org.br)

Print Friendly, PDF & Email