Nicaragua, Profesión perpetua en un país en crisis

0
352

En la Parroquia Santísimo Redentor de Managua, el nicaraguense Bismark Antonio Matus hizo su Profesión perpetua el pasado domingo 5 de marzo. Fue una celebración muy cálida, llena de emociones en medio de un país que sufre mucho por la crisis que vive.

La celebración la presidió el P. Jesús María Rojas Quesada, Superior provincial de América Central, estuvieron presentes redentoristas que sirven en Managua, dos frailes carmelitas y un sacerdote diocesano. Además, estuvo su familia y feligreses de la Parroquia.

El Padre Jesús Marías Rojas, en su homilía, explicó el recorrido de un joven antes de llegar a los votos perpetuos.
“El joven que un día escuchó el llamado en su corazón, se pone a la búsqueda de la respuesta a esa pregunta:
¿Qué quieres de mi Señor? Va clarificando ese llamado a ser religioso, consagrado, misionero, qué exactamente.
Bismark pensó en los misioneros redentoristas. Luego de un año de prueba y tres de filosofía, llega el noviciado para decidir en el Sí a Dios”, explicó.

Bismark Antonio… Muchas fidelidades!

P. José Manuel Araya, C.SS.R 

Se puede ver la celebración en este enlace de la Parroquia Santísimo Redentor de Managua:

Nicaragua vive una situación muy difícil:

ejecuciones extrajudiciales, detenciones ilegales, torturas y tratos inhumanos y degradantes, privación arbitraria de la nacionalidad y del derecho a permanecer en el propio país, a participar en la vida pública, censura a la libertad de expresión, opinión, asociación, conciencia y religión.

Las Naciones Unidas, hace un año ha encargado a un Grupo de Expertos Independientes de elaborar un informe sobre esta situación. El informe del Consejo de Derechos Humanos, confirmó que Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, con la cúpula política y policial, han cometido violaciones sistemáticas a los derechos humanos en Nicaragua y crímenes de lesa humanidad y contra civiles desde 2018 hasta hoy.

Desde la espiral de violencia letal, que sofocó protestas sociales a balazos de policías y grupos paramilitares, dejando 355 muertos, hasta la reciente revocación de la nacionalidad de 316 personas acusadas de traición a la patria, incluidos 222 opositores expulsados ​​del país el pasado 9 de febrero. Y la persecución sistemática a la Iglesia, con la condena a 15 años de prisión a monseñor Rolando Álvarez, obispo de Metagalpa, última voz crítica contra la violación de los derechos humanos silenciada en la cárcel de Managua, mientras otros 9 sacerdotes fueron condenados y 6 fueron exiliados a los Estados Unidos.

Scala News

Print Friendly, PDF & Email