España: Ordenación diaconal de Javier Arenal Pardo CSsR

0
428

Agradecimiento, entrega, servicio y memoria

El pasado sábado 21 de octubre fue ordenado diácono, en la Parroquia de Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro de Madrid, el redentorista Javier Arenal Pardo, CSsR, de manos del cardenal José Cobo, arzobispo de Madrid.

La liturgia de la Palabra de este domingo y, de manera especial su evangelio, nos invitaba a reflexionar sobre “¿qué es del Cesar y qué es de Dios?”, el cardenal, en su homilía, nos recordaba que de Dios es la vida de cada persona y que esa pertenencia nos invita a responderle desde el agradecimiento cotidiano, con una entrega que nos hace discípulos, con un servicio al estilo de Jesús y todo ello desde la memoria de la Palabra de Dios.

El arzobispo recordaba a Javier que esa Palabra que Jesús le entregaba está llamada a ser su música y su fuente y añadía: “serás labios de Cristo en la Palabra, en la predicación y en la catequesis. Palabra que se hará sacramento y se hará vida, especialmente desde el carisma redentorista y arropado por la vida de tu comunidad en cada momento”.

Asistieron a la celebración, además de un nutrido grupo de la parroquia, algunos laicos de otras comunidades redentoristas y de grupos y movimientos en los que Javier colabora. De entre ellos, merece una mención especial la presencia de la comunidad sorda y sordociega de Ntra. Sra. del Silencio de Madrid. Toda la celebración estuvo interpretada en lenguaje de signos para hacerla accesible a estas personas.

Sonaron especialmente bonitos los acordes del coro de jóvenes de la parroquia del Perpetuo Socorro, al que se unieron jóvenes de otras comunidades. Sus cantos dieron un distintivo alegre y festivo a esta celebración.

Al finalizar, en su acción de gracias, Javier, quiso acordarse de todas las personas que lo han acompañado en este camino, especialmente de su familia. Tampoco olvidó a sus amigos, profesores, a la parroquia en la que desarrolla su ministerio y a las comunidades redentoristas por las que ha pasado, especialmente la comunidad de formación en la que ha vivido hasta ahora.

El P. Provincial, Francisco Javier Caballero, agradeció la presencia del cardenal, José Cobo y de la familia de Javier que lo ha acompañado en su vocación y que ha sembrado en él tantas cualidades y valores evangélicos. Agradecía, también, a toda la familia redentorista y a todos los asistentes e invitaba a Javier a seguir creciendo, desde el seno de nuestra identidad redentorista, en la vivencia profunda de un amor universal y en el servicio desinteresado de todos.

Tras terminar la ordenación diaconal, pudimos compartir un ágape fraterno en el patio de la comunidad preparado con esmero y cariño por el grupo de voluntariado de la parroquia y la casa de formación.

Es una alegría para toda la Congregación de Misioneros Redentoristas poder contar con un nuevo diácono que continúa su preparación al ministerio sacerdotal.

Antonio Puerto, CSsR