Solemnidad de la lnmaculada Concepción, Carta del padre General

0
1148

Solemnidad de la lnmaculada Concepción, 2016
Patrona de la Congregación

TESTIGOS DEL REDENTOR,
SOLIDARIOS PARA LA MISIÓN, EN UN MUNDO HERIDO

Queridos Cohermanos, Hermanas, Asociados Laicos y Amigos,

Saludos desde Roma al celebrar la lnmaculada Concepción de María, nuestra patrona. El 24 de noviembre celebramos la misa de clausura de la Fase Canónica del XXV Capítulo General en Pattaya, Tailandia, llevando a su cierre las cuatro semanas de intensa oración, discernimiento y toma de decisiones que los Capitulares vivieron unidos en un espíritu de solidaridad fraternal con toda la Congregación y la Familia Redentorista.

Este espíritu de comunión entre los participantes del Capítulo se vio fortalecido por las oraciones en común dos veces al día, por las Eucaristías significativas y otros servicios litúrgicos. El arreglo para la distribución de los asientos en el Aula y el trabajo en pequeños grupos animó también a una mayor participación de los delegados.

Muchos de ustedes pudieron seguir el Capítulo más de cerca que nunca, a través de las actualizaciones diarias, la transmisión en directo y la comunicación con los delegados de sus Unidades que participaban en el Capítulo. Asimismo, los que estábamos en Pattaya sentíamos el apoyo de sus oraciones, mensajes e interés. Gracias por su participación en el proceso del Capítulo.

El Gobierno Generai recientemente elegido se reunirá en Roma a mediados de enero para comenzar su servicio a la Congregaci6n. En esa ocasión, prepararemos y publicaremos los documentos de la Fase Canónica, incluyendo el mensaje, decisiones y otras orientaciones. Muchas de estas ya les han sido comunicadas de manera extraoficialmente, y los animamos a leerlas, estudiarlas y discutirlas mientras nos preparamos para la Tercera Fase del Capítulo General, que se desarrollará en las Conferencias en algún momento entre mayo y octubre de 2017.

Entre las decisiones más importantes tomadas por el Capítulo General estuvieron las decisiones para continuar el proceso de reestructuración de la Congregación con todas sus implicaciones, y la de continuar con las Conferencias como un instrumento de esta reestructuración. Estas decisiones fueron requeridas por nuestro compromiso de renovar nuestra Misión y de revitalizar nuestra vida Apostólica a través del fortalecimiento de los lazos de solidaridad mundial y escuchando atentamente el grito de nuestro mundo herido.

El Capítulo aprobó un número considerable de decisiones – casi 60 en total – y estas tocaron varias dimensiones de nuestra Vida Apostólica, incluyendo el trabajo misionero, la vida comunitaria apostólica, la formación inicial y continua, hermanos y asociados laicos, el gobierno y las cuestiones económicas. El Gobierno General trabajará para proveer un plan y un marco para su implementación, para ser presentados en la Tercera Fase del Capítulo General. Es importante recordar que los Capitulares tomaron muy seriamente la preparación, las preocupaciones sugerencias que vinieron de las comunidades locales a lo largo de la Congregación y que fueron integradas en el documento de trabajo. iEstas decisiones vinieron de la preparación de ustedes! Juntos, trabajemos para implementarlas sabia y correctamente.

Algunos puntos a destacar de la Fase Canónica del Capítulo General incluyeron el retiro guiado por el Cardenal Tagle, la participación y las presentaciones de los cinco Asociados Laicos, la presencia y la contribución de los siete Hermanos, y la rica discusión que surgió a partir del documento de trabajo tan bien preparado. Estas experiencias influyeron grandemente en las decisiones tomadas. Necesitamos continuar este proceso de diálogo y participación.

Celebrando la Fase Canónica del Capítulo General en el Centro Redentorista de Pattaya fue también una gran bendición para nosotros. Para muchos de los participantes, fue la primera experiencia en Asia. Cada día, nos encontrabamos con las mujeres y hombres, niños y adultos jóvenes, que forman parte de esta comunidad única y que viven sirviéndose mutuamente en un espíritu de apertura y respeto. Afectó nuestras discusiones acerca del mundo en el que vivimos y al que somos enviados mientras encontrábamos cada día a los jóvenes y a los discapacitados, los abandonados y a aquellos que los cuidan. Estamos especialmente agradecidos con la Provincia de Tailandia por su extraordinaria bienvenida y por esta oportunidad.

Como pueden imaginar, iel Capítulo General supone un duro trabajo! Experimentamos momentos de tensión y conflicto, de malentendidos y disputas. Probablemente era en esos momentos cuando experimentábamos más fuertemente el poder y la gracia del Espíritu Santo, que nos guió a través de esas semanas. Nos reunimos en el nombre de Jesus el Redentor, y sabíamos que estabamos acompañados por María, nuestro Perpetuo Socorro, y Alfonso, nuestro fundador. ¡Que ellos sigan acompañándonos en nuestra vocación como Testigos del Redentor: Solidarios para la Misión en un mundo herido!

Durante este Tiempo de Adviento, junto con María lnmaculada, esperamos con gozosa esperanza con toda la lglesia la venida de nuestro Redentor, Dios-con-nosotros.

Deseándoles paz, alegría y esperanza en la Navidad y siempre,

Su hermano en el Redentor,

Michael Brehl, C.Ss.R.

Brehl_08122015

Print Friendly, PDF & Email