50 años de “Breaking the Word”, un boletín trimestral de homilías dominicales

0
124

(Bengaluru, India) – “Breaking the Word” está en el centro de lo que somos como Redentoristas, llamados a “seguir el ejemplo de Jesucristo, el Redentor, predicando la Palabra de Dios a los pobres, como él mismo declaró: “Me envió a predicar la buena nueva a los pobres (Lc 4:18)” (Constitución Redentorista No. 1). La predicación efectiva implica el (com)partir la Palabra de Dios para el pueblo de Dios. Predicar la Palabra de Dios a los más abandonados de los pobres fue algo muy importante para la vida de San Alfonso. Él fue conocido como un incansable predicador de la Palabra de Dios. Dedicó más de treinta años de su vida a la predicación de la Palabra de Dios a los simples campesinos, en los retiros para sacerdotes, seminaristas y religiosas. Predicó más de ciento cincuenta parroquias o misiones populares (las misiones parroquiales durante el tiempo de Sant’Alfonso duraron de dos a cuatro semanas). Su predicación fue absolutamente persuasiva, absolutamente convincente, nacía de su propia convicción. Su estilo siempre fue simple, evitando abstracciones inútiles. Insistió en eliminar todas las palabras elegantes de los sermones y pidió el uso del lenguaje normal y cotidiano. Él dijo de sí mismo: “Quizás tendré que dar cuenta a Dios por cualquier otro tipo de pecado, pero no por un sermón impropio. Porque siempre prediqué para que todos pudieran entenderme”. Para asegurarse de que sus oyentes lo entendieran, Alfonso solía usar metáforas simples y familiares. De hecho, él ha demostrado que es un maestro de la imagen y de la ilustración apropiada. El objetivo de su predicación fue siempre atraer al oyente a una experiencia de conversión y un amor y unión más profundos con el Redentor.

Los Redentoristas que continúan el legado de su fundador, San Alfonso, han proclamado la Palabra a lo largo de los siglos con sencillez y renovado entusiasmo. Un Redentorista en su sacerdocio es un servidor de la Palabra y sirve a la comunidad cuando com-parte esa Palabra para su pueblo. Vale la pena citar la Constitución 6, “Fieles siempre al magisterio de la Iglesia, todos los redentoristas han de ser entre los hombres servidores humildes y audaces del evangelio de Cristo Redentor y Señor, principio y ejemplar de la nueva humanidad”. En su anuncio proclaman de manera especial la redención copiosa: es decir, el amor del Padre “que nos amó primero y nos envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados” (1Jn 4,10), y que vivifica por el Espíritu Santo a cuantos creen en Él.

La predicación efectiva de la Palabra de Dios con simplicidad y renovado entusiasmo no debe ser solo el carisma de los Redentoristas, sino de cada sacerdote. Los documentos del Concilio Vaticano II y aquellos después del Concilio enfatizan que la misión del sacerdote comienza con la predicación de la Palabra de Dios. Es con la intención inmediatamente después del Concilio Vaticano II de ayudar a los sacerdotes a preparar y predicar la Palabra de Dios a los fieles, en 1968 que p. Gino Henriques comenzó “Breaking the Word” como un boletín de las Homilías dominicales. Eso fue entonces hace 50 años, el p. Gino encontró sacerdotes en las aldeas que no tenían tiempo para preparar sus homilías porque se ocupaban de 30 a 40 parroquias e iglesias. Más o menos al mismo tiempo, algunos de sus amigos sacerdotes de Mumbai, enviaron solicitudes para ayudarlos a preparar una buena homilía mientras predicaban en los idiomas locales, y esto se convirtió en el contexto de la génesis de “Breaking the Word” como boletín de las homilías dominicales.

Padre Joseph Royan, C.Ss.R.
Director / editor / Editorial
Publicaciones redentoristas India

Print Friendly, PDF & Email