Unidad de México, Asamblea Extraordinaria, todos involucrados en la Reestructuración

0
1760

(San Luis Potosí, México) – Días de alegría, gozo, reflexión y trabajo en conjunto hemos vivido dentro de la Unidad de México. La visita de nuestros cohermanos Rogéiro Gomes, consejero general y Marcelo Araujo, presidente de la Conferencia de América, ha propiciado el encuentro de los redentoristas mexicanos. Del día 12 al 16 de marzo nos hemos reunidos en la comunidad de San Luis Potosí, México, con motivo de la Asamblea Extraordinaria del Gobierno General.

Durante este período hemos retomado el mensaje del Capítulo, las decisiones que éste conlleva y el Plan de acción del Gobierno General. Todo lo anterior nos ha permitido afianzar nuestra mentalidad congregacional, el vernos y sentirnos parte de una Congregación Internacional.

Para llevar a cabo esto, nos hemos reunidos por grupos. En estos espacios, hemos podido compartir cohermanos de diferentes años de consagración, desde los más jóvenes que se encuentran estudiando teología, hasta aquellos que llevan un gran camino de vida religiosa redentorista. Los plenarios nos han permitido escucharnos y expresar las resonancias de lo que nos han compartido nuestros hermanos Rogéiro Gomes y Marcelo Araujo.

Han sido días de compartir la vida en los momentos de comedor. Hemos podido reencontrarnos después de haber servido al anuncio de la Redención desde nuestras respectivas comunidades. A su vez, hemos podido reír mucho, y también, rezar mucho. Nos hemos reunido para celebrar nuestra fe participando en la eucaristía diariamente, el rezo de las laudes, las visitas al Santísimo y el rezo del Viacrucis.

El Espíritu Santo nos ha visitado durante estos días y su presencia se ha mostrado a través de la participación activa de cada uno de los que hemos asistido. Nuestra seriedad, atención, interés en las charlas e intervenciones a cada una de las preguntas planteadas por nuestros cohermanos que nos visitan, ha sido constante y madura. Como Unidad, nos sabemos involucrados en un proceso de Reestructuración Congregacional y estamos disponibles a éste. Sabemos el reto que esto conlleva, pero el ambiente fraterno que hemos vivido en estos días, hace palpable este compromiso.

Despedirnos de este espacio de reunión y reflexión redentorista no es fácil, ello debido al clima de esperanza y alegría que hemos vivido en estos días. Cada uno regresará a sus comunidades sabiendo el compromiso que llevamos en nuestras manos. Pero, por el ambiente vivido durante esta semana, no dudo que la Reestructuración de la Unidad de México se encuentra en camino hacia el Plan visualizado por el Gobierno General. Hemos dado un paso importante en nuestra historia provincial y es una alegría haber sido parte de ello.

Agustín Cantú Drauaillet, C.Ss.R.

Print Friendly, PDF & Email