Doctorado honoris causa al arzobispo caldeo de Erbil, Irak de la ACU

0
178
ACU

(izquierda a derecha) Presidente ACU, Profesor Greg Craven AO GCSG, Mons. Bashar Matti Warda CSsR, Arzobispo Caldeo de Erbil y Pro Canciller Mr Julien O’Connell de la ACU

(Australian Catholic University) – Cuando la mayoría de nosotros simplemente escuchamos sobre las comunidades cristianas de Irak, nuestros corazones se estremecen intuitivamente. Porque hemos visto todos los horrores que el ISIS y otros grupos extremistas han impuesto a aquellos que no se ajustan a sus ideologías radicales llenas de odio, ya sean cristianos, yazidis o más comúnmente musulmanes. Es en este contexto que el arzobispo redentorista Bashar Matti Warda CSsR, arzobispo caldeo de Erbil en Irak, está trabajando para intentar curar a nuestro mundo herido. Este trabajo fue honrado por la Australian Catholic University (ACU) el martes 23, otorgando un doctorado honoris causa de la Universidad al arzobispo.

El título honoris causa de doctorado ACU se otorgan a personas que han hecho contribuciones sobresalientes a la comunidad y a la humanidad. El presidente, el profesor Greg Craven, resumió el trabajo con lo siguiente; “El arzobispo Warda es famoso por su apoyo a las personas perseguidas, especialmente a los refugiados cristianos y yazidíes en Irak. Hizo una importante contribución a la educación católica en el Medio Oriente, promoviendo la educación como un medio para traer paz y armonía a la región”.

Las responsabilidades del arzobispo Warda se extendieron mucho más allá de los deberes pastorales normales en tiempos de paz. Mientras servía en Erbil durante los años de la guerra de ISIS, el Arzobispo fue, de hecho, el administrador principal de los servicios de socorro para las personas desplazadas.

Mientras miles de refugiados han huido de los ataques de ISIS desde áreas cercanas y han acudido a su diócesis, el Arzobispo Warda ha brindado supervisión de alimentos, refugio, educación y atención pastoral a casi veinte mil familias cristianas amenazadas.

A medida que la amenaza de ISIS ha disminuido, el arzobispo Warda ha centrado sus esfuerzos en devolver a miles de refugiados a sus pueblos de origen y restaurar la presencia católica en Irak. El arzobispo Warda se ha convertido en un portavoz de los cristianos perseguidos y Yezidis en el norte de Irak.

Ha aparecido en transmisiones y entrevistas en importantes programas de noticias de todo el mundo, aumentando la conciencia pública de las minorías religiosas y pidiendo apoyo. El arzobispo Warda ha sido reconocido como la voz principal en la promoción de un diálogo abierto y pacífico entre personas de diferentes credos.

Una de las misiones del Arzobispo Warda fue promover la paz y la armonía entre las personas de su región, especialmente a través de la educación católica. En 2015 fundó la Universidad Católica de Erbil, abierta a estudiantes y académicos de todas las religiones. La universidad se ha convertido en una fuente de oportunidades para que los pueblos perseguidos avancen en el mundo y manifiesta el poder de la educación para mejorar la vida e influir en modo positivo.

A pesar de su vida de excepcional servicio a la educación católica, el arzobispo Warda fue humillado por aquellos con quienes trabajó en muchos años difíciles. El arzobispo Warda expresa su gratitud por el hecho de que su causa haya sido reconocida en la tradición intelectual católica como un servicio en beneficio del bien común.

Las misiones del Arzobispo Warda son un testimonio del compromiso de los Redentoristas con aquellos que están al margen y con nuestro legado de pacificadores de la guerra. Es con gran orgullo que los Redentoristas de Oceanía felicitan a su hermano por este merecido reconocimiento. Que su testimonio continuo del mundo herido sea un ejemplo para todos los que trabajamos por la justicia, la liberación y la paz.

(cssr.org.au)

Print Friendly, PDF & Email