Mensaje del Padre Michael Brehl para la fiesta de San Alfonso

0
1502

TESTIGOS DEL REDENTOR:
solidarios para la misión en un mundo herido.

Queridos cohermanos, hermanas, redentoristas asociados y amigos:

Cada año celebramos la fiesta de San Alfonso María Liguori en un espíritu de gratitud y alegría por el don que él es para toda la Iglesia, para la Congregación y la Familia Redentorista, y para cada uno de nosotros personalmente. Este año, al celebrar las Reuniones de mitad de sexenio y las decisiones importantes que tomaremos sobre los Planes apostólicos y de reestructuración en cada Conferencia, estamos especialmente agradecidos por el ejemplo de apertura a la conversión y a la voluntad de Dios que Alfonso nos ha dado en su vida y en sus escritos.

Para San Alfonso, “conversión” no es solo conversión del pecado, sino mucho más importante la conversión a la voluntad de Dios y a la práctica del amor de Jesucristo. Esta conversión es un proceso de toda la vida, que implica un espíritu de apertura, la voluntad de aprender y cambiar, de leer los “signos de los tiempos” a la luz del Evangelio y de responder a las necesidades reales del pueblo de Dios, especialmente de los que están en las periferias, los abandonados y los pobres.

Incluso en sus últimos años en Pagani, en 1785, Alfonso nos da este testimonio claro en su respuesta cuando se le cuenta sobre la misión de Clement Hofbauer y Thaddeus Huebl, quienes son enviados “más allá de los Alpes” para establecer la Congregación. Alfonso reconoció que las nuevas situaciones y las nuevas edades requerirán adaptación y crecimiento, pero el corazón de nuestra vocación misionera sigue siendo el mismo mientras seguimos el ejemplo de Jesucristo, nuestro Redentor, predicando el Evangelio a los abandonados y a los pobres (ver Cons. 1 ).

Desde el 25º Capítulo General en 2016, hemos estado escuchando atentamente al Espíritu Santo mientras participamos en este proceso de discernimiento, a través del estudio y el diálogo, la reflexión y la oración, en cada (V) Provincia, Región y en cada Conferencia. Las Comisiones de la Conferencia para el Plan Apostólico y de Reestructuración, así como las Asambleas, Capítulos y Consejos, han trabajado en conjunto con perseverancia y apertura. Juntos, buscamos hacer de este espíritu que animó a Alfonso nuestro propio espíritu.

La Conferencia de América Latina y el Caribe celebró su reunión de mediados del sexenio en junio. Este fue un paso importante en el proceso que continúa a lo largo de la Congregación. Mientras celebramos la fiesta de San Alfonso, la Conferencia de África y Madagascar se reúne en Nairobi, Kenia, en su Reunión de mediados del sexenio, que concluirá el 10 de agosto. Pronto, será el turno de Norteamérica en septiembre, Europa en octubre y Asia-Oceanía a principios de noviembre. Que San Alfonso inspire a todos los delegados y acompañe nuestro discernimiento. Que su Espíritu continúe animando a la Congregación con alegría y esperanza para que nuestras decisiones realmente respondan al llamado de Dios para nuestra Congregación hoy.

Tu hermano en Cristo nuestro Redentor, y en el espíritu de San Alfonso,

Michael Brehl, C.Ss.R.

Print Friendly, PDF & Email