Llamados a ser santos

0
1020
pintado por P. Jan Haen C.Ss.R.

¿Qué significa ser santo? ¿Escuchas el llamado a la santidad en tu vida? En la Fiesta de Todos los Santos, la Iglesia celebra a todos los santos: canonizados o beatificados, y la multitud de los que están en el cielo disfrutando de la visión beatífica que solo Dios conoce. El santo no es un superhéroe, sino uno que toma en serio las palabras de Jesús y lo vive con fidelidad y creatividad. Esta fiesta nos invita a reflexionar sobre cómo nos damos cuenta de nuestra vocación bautismal.

San Alfonso Liguori estaba convencido de que el camino de la santidad es posible para cada cristiano. Él explica que “es un gran error, entonces lo que algunos dicen: Dios no quiere a todos santos”. No … Dios quiere que todos sean santos, cada uno en su estado, los religiosos como religiosos, lo laicos como laicos, el sacerdote como sacerdote, los casados ​con quien se casó, el comerciante como comerciante, el soldado como soldado, y así se puede decir de cualquier otra persona , en su estado. “(Práctica del amor de Jesucristo)

Esta tesis, luego, fue también propuesta por el Concilio Vaticano II, en la constitución Lumen Gentium, cuando se escribía de esta manera: “Está claro que todos los fieles, de cualquier estado o compromiso de vida, están llamados a la santidad de la vida cristiana y a la perfección del amor”.

El Papa Francisco recordó el llamado a la santidad en el mundo de hoy en su exhortación apostólica “Gaudete et Exultate”, emitida el año pasado. Él escribe:

Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra. ¿Eres consagrada o consagrado? Sé santo viviendo con alegría tu entrega. ¿Estás casado? Sé santo amando y ocupándote de tu marido o de tu esposa, como Cristo lo hizo con la Iglesia. ¿Eres un trabajador? Sé santo cumpliendo con honradez y competencia tu trabajo al servicio de los hermanos. ¿Eres padre, abuela o abuelo? Sé santo enseñando con paciencia a los niños a seguir a Jesús. ¿Tienes autoridad? Sé santo luchando por el bien común y renunciando a tus intereses personales.

Deja que la gracia de tu Bautismo fructifique en un camino de santidad. Deja que todo esté abierto a Dios y para ello opta por él, elige a Dios una y otra vez. No te desalientes, porque tienes la fuerza del Espíritu Santo para que sea posible, y la santidad, en el fondo, es el fruto del Espíritu Santo en tu vida (cf. Ga 5,22-23).

cf. Gaudete et Exultate, 14-15

Print Friendly, PDF & Email