El compromiso de los Redentoristas con los migrantes (1)

0
204
Photo: migrants-refugees.va

La 106ª Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, que celebramos el domingo 27 de septiembre, nos ha motivado a profundizar en la pastoral migratoria que llevan a cabo los Redentoristas en muchos lugares del mundo. Pedimos a nuestros cohermanos directamente involucrados que compartieran sus testimonios y experiencias. En la primera parte presentamos las contribuciones enviadas por el P. Mark Miller C.Ss.R,  el P. Karl Esker C.Ss.R. y el. P. Ruskin Piedra C.Ss.R.

Convertirse en vecinos – Toronto, Canadá

Por p. Mark Miller, C.Ss.R., uno de los 11 cohermanos que participan activamente en el programa de acompañamiento Becoming Neighbors.

p. Mark Miller, C.Ss.R.

Hace unos 15 años, cuando el P. Michael Brehl era el provincial de la provincia de Edmonton-Toronto, surgió una pregunta para las muchas órdenes religiosas en Toronto sobre los más abandonados entre nosotros, aunque el número de religiosos ha disminuido con el aumento de la edad promedio. La atención se centró rápidamente en los inmigrantes, generalmente refugiados, que llegaban a Canadá sin nada y estaban tratando de establecer un nuevo hogar.

Originalmente, 11 congregaciones de mujeres y hombres religiosos establecieron y financiaron un programa llamado “Convertirse en vecinos” a través del cual monjas, hermanos y sacerdotes podían apoyar la integración de inmigrantes en la sociedad canadiense y la economía canadiense. Dado que muchos religiosos eran ancianos, se desarrollaron dos formas de apoyo. Los religiosos que eran lo suficientemente jóvenes y activos podían ayudar a los inmigrantes física, emocional y espiritualmente. Esto se hizo con acompañamiento, ayudándoles a hacer frente a las burocracias (obtener una tarjeta sanitaria o un pase de autobús; matricularse en cursos de inglés; aprender a comprar; hacer frente a reclamaciones legales sobre la condición de refugiado, etc. ) del individuo o la familia para ayudarles a comprender las costumbres y los modales canadienses. Es asombroso cuántas pequeñas cosas hay que afrontar en la vida diaria que el resto de nosotros damos por sabido.

Pero el segundo grupo estaba formado por religiosos ancianos, a menudo enfermos, a quienes se les había asignado una persona o familia por quienes orarían a diario. A veces, cuando los inmigrantes habían estado en Canadá por un tiempo, tenían la oportunidad de conocer a estos compañeros de oración, ¡y fue como una reunión de viejos amigos! Los inmigrantes provienen de muchas culturas y orígenes como resultado de guerras (Congo, Siria, etc.) o persecuciones (Pakistán, China, etc.) o violencia (América Latina) pero todos reconocen y sienten el apoyo de Dios a través de la oración y aquellos que Ellos rezan. En nuestras dos comunidades redentoristas en Toronto hay 11 cohermanos que son patrocinadores activos y otros 6 orantes.

Convertirse en vecinos se complementó con el patrocinio activo de algunos inmigrantes, en su mayoría de parroquias, pero a menudo con el apoyo silencioso de los religiosos. Nuestra parroquia redentorista en Toronto, St. Patrick, patrocinó activamente a un individuo y una familia de Siria, así como a una familia cristiana paquistaní que se había escondido en Tailandia. Este año, los Redentoristas han patrocinado a otra familia paquistaní fuera de Tailandia y los desafíos de la pandemia de Covid lo han hecho particularmente desafiante porque es difícil encontrar trabajo o incluso programas educativos que los ayuden a actualizar a las credenciales canadienses. Pero saben que no serán abandonados.

La mejor parte de este ministerio es doble: existe la satisfacción de ver a los nuevos canadienses tomar el control de sus vidas en un entorno seguro y prometedor mientras se integran en el mosaico de la vida canadiense. Y luego están los testimonios de las hermanas, hermanos y sacerdotes sobre lo aprendido de los inmigrantes y sobre las amistades que se desarrollan. “Recibo más de este ministerio de lo que doy”, es el refrán común.

*********

Encontrar el camino a un nuevo hogar – Juan Neumann Center, Nueva York

por p. Karl Esker C.Ss.R., Basílica de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Brooklyn, NY, EE. UU.

En el barrio de Sunset Park de Brooklyn, Nueva York, escondido en un puente sobre el antiguo gimnasio de la escuela secundaria Our Lady of Perpetual Help, encontrarás el Centro Juan Neumann. Es el fruto de un sueño iniciado por el Padre Ruskin Piedra C.Ss.R., hace veinte años para asistir a la población inmigrante en el espíritu de nuestro Saint John Neumann mediante la creación de una oficina de inmigración para educar y brindar servicios de inmigración a precios asequibles a la población. local. P. Piedra comenzó con la ayuda de estudiantes de derecho y abogados voluntarios. Él mismo obtuvo un certificado universitario en derecho migratorio para convertirse en representante acreditado ante la Comisión de Apelaciones de Inmigración. Hoy se le une el P. Karl Esker, C.Ss.R., quien también tiene un certificado universitario en derecho de inmigración y un equipo de tres mujeres.

Karl Esker C.Ss.R. at his desk in the Center

El Centro Juan Neumann atiende a una cincuentena de personas al mes. Entre nuestros clientes hay algunos europeos y algunos asiáticos, pero la mayoría de ellos provienen de América Latina y el Caribe. Para muchos no hay forma de convertirse en residentes legales, pero saben que encontrarán respuestas honestas a sus preguntas, sin ningún intento de sacarles ningún dinero. P. Piedra se ocupa de los casos más difíciles, relacionados con el asilo y la protección contra la deportación. Es muy conocido en la comunidad gitana. P. Esker supervisa otros casos de petición de residencia legal para personas dentro y fuera del país, renovación de tarjeta de residencia, acción diferida, estatus temporal para víctimas de delitos, en su mayoría domésticos, y adquisición de ciudadanía. Estos servicios se brindan por alrededor del veinte por ciento del costo de ir a un estudio de abogados, gracias a donaciones y una beca de la provincia de Baltimore. La oficina ha solicitado subvenciones a la ciudad de Nueva York, pero hasta ahora los obstáculos burocráticos han sido demasiado elevados.

La actual administración del gobierno de los Estados Unidos ha hecho que el trabajo sea cada vez más difícil. Y el Corona virus obstaculizó nuestro trabajo ya que las oficinas de inmigración cerraron en los Estados Unidos y los consulados se cerraron para el procesamiento de visas de inmigración. Seguimos trabajando, siguiendo la normativa del Departamento de Salud, desde que se abrieron las Oficinas de Migración; y ahora han vuelto a un horario de trabajo completo. Necesitamos más cohermanos jóvenes que muestren interés en el campo. Hay un bosque de papeleo, pero nos encontramos y tratamos con personas en momentos muy vulnerables de sus vidas. San Juan Neumann ruega por nosotros.

*********

Algunos comunicados de los medios sobre el ministerio del Centro Juan Neumann – enlaces a artículos y vídeos suministrados por el P. Ruskin Piedra C.Ss.R:

El ministerio del padre Ruskin Piedra para los inmigrantes fue el tema del artículo que apareció en “The New York Times” – The Very Busy Life of an Immigrants’ Rights Priest in 2018 di F. Robinet. En enero de este año, el P. Feuerherd escribió sobre él y su ministerio en el “St. Anthony Messenger” – ‘I Was a Stranger and You Welcomed Me’.

Algunos videos disponibles en Internet:

Print Friendly, PDF & Email