“Fratelli tutti” para preparar la Navidad

0
181

(Roma) Del 18 al 20 de diciembre vivimos, como estudiantes de la Conferencia de Europa, el retiro de preparación para la Navidad. Este año tuvimos un predicador excepcional: el Superior General P. Michael Brehl.

Debido a la pandemia actual, el Padre General se encontraba en Roma y, al no poder viajar, inmediatamente aceptó nuestra invitación.

Llegó a nuestra comunidad de San Gioacchino el viernes 18 de diciembre por la tarde y con la oración de las Vísperas comenzó el retiro.

Fueron días llenos de encuentros, conferencias pero sobre todo de momentos de oración y adoración, que terminaron con el compartir en comunidad.

El tema del retiro fue el mensaje de “Fratelli tutti” del Papa Francisco, pero hubo frecuentes referencias a la liturgia (que nos hizo escuchar la Anunciación a Zacarías y María en los últimos días) y a la Novena de Navidad compuesta por San Alfonso. El P. Brehl dio una lectura “redentorista” a la encíclica que nos invita a meditar sobre los males de nuestra sociedad para llegar a ser como el buen samaritano que cura las heridas de los demás.

Fue interesante la explicación de los “principios” de la Encíclica que estamos llamados a encarnar en nuestra vida y misión redentorista: el amor responsable, que nos llama a salir de nosotros mismos y a entablar relaciones con los demás; amor que genera dignidad y respeto, que invita a no distinguirnos de los demás y que busca siempre el bien común. En resumen, el principio básico es el amor que nos empuja a la solidaridad; es decir, “pensar y actuar en comunidad” (Fratelli Tutti, 116): nos resultó interesante este aspecto, que parece explicar bien el tema del sexenio “Testigos del Redentor: en solidaridad por la misión en un mundo herido”.

La referencia del Padre General a la vida y obra de San Alfonso, que proclama la Encarnación como el mayor acontecimiento de la solidaridad y el amor de Dios por nosotros. Dice: “El Verbo Eterno se hizo hombre de Dios, de grande se hizo pequeño, de señor se hizo siervo, de inocente se hizo culpable, de fuerte se hizo débil, de suyo se hizo a sí mismo nuestro, de bendecido se angustió, de rico se hizo pobre, de sublime se volvió humilde ”(títulos de las nueve primeras Meditaciones de la Novena de la Santa Navidad).

Se hizo una última referencia a la figura de San José, de quien celebramos este Año Jubilar. “Que él, guardián del Redentor y de María Santísima, nos ayude a superar las crisis para realizar los sueños de Dios en nuestra vida”, concluyó el P. Brehl.

Gianluigi Colucci C.SS.R.

Print Friendly, PDF & Email